Última hora
This content is not available in your region

La amenaza invisible del coronavirus para las personas con discapacidad en Europa

euronews_icons_loading
Imagen de ilustración
Imagen de ilustración   -   Derechos de autor  AP / Chris Carlson
Tamaño de texto Aa Aa

César Giménez ingresó en el hospital en 2003 con un dolor de cabeza y salió meses después con un grave daño cerebral.

El profesor de latín, griego e inglés, de 46 años, trabaja ahora como activista y vive con sus padres en Málaga, España. Cuenta con su apoyo y con un asistente personal que viene todos los días.

Pero el brote de Coronavirus está causando que gente como él tema por su independencia y dignidad.

"Si mi asistente personal se enfermara, ellos, mis padres, no podrían meterme en la ducha o hacer cosas para que yo pudiera cuidar mi higiene personal", dijo César Giménez a Euronews.

También es un temor muy real para Alice Jorge, una persona con discapacidades que vive en Bélgica y que actualmente recibe el apoyo de su hermana cuando normalmente cuenta con una enfermera y un asistente personal todos los días.

Alice dice que una de sus enfermeras de apoyo se infectado de coronavirus.

"Me está pidiendo que decida si puede venir y quitarle este peso de encima a sus demás colegas y a mi hermana". Como dependo de todo eso, no es una decisión fácil de tomar".

Sus temores se reflejan en la Red Europea de Vida Independiente (R.E.V.I.) que trabaja para promover el acceso de las personas discapacitadas a vivir en comunidades en Europa en lugar de en hogares institucionalizados.

"Sabemos que en los centros de atención hay un alto grado de aislamiento y también un mayor riesgo de infección porque las personas están muy cerca", dice Frank Sioen, responsable de promoción y comunicación de R.E.V.I..

Los asistentes personales que no son "esenciales" para Europa

La red está pidiendo a los gobiernos europeos que sean más claros en cuanto al apoyo y el asesoramiento a los asistentes personales y a las personas discapacitadas a las que apoyan.

No todos los países de la Unión Europea (UE) han designado a este tipo de asistentes personales como trabajadores médicos esenciales, lo que significa que muchos no tienen acceso a ropa de protección personal y mascarillas a través de los sistemas sanitarios, a pesar de estar en contacto físico y regular con las personas con las que trabajan.

En la Unión Europea, la asistencia sanitaria es tratada por los gobiernos nacionales, lo que significa que cada país tiene su propio consejo médico.

La Comisión Europea dijo a Euronews que se ha comprometido a garantizar que los derechos de todos, incluidos los europeos con discapacidades, se respeten durante toda esta crisis.

El Comisario de la UE para el Empleo y los Derechos Sociales, Nicolas Schmit, afirma que "el Fondo Social Europeo y el Fondo de Ayuda Europea para los más desfavorecidos deberían ser utilizados plenamente por los países de la UE que pueden solicitar dinero para apoyar a las personas discapacitadas en este momento".

El brote de Coronavirus ha sido especialmente difícil para personas como Herman Hillen, de 62 años, que vive en una residencia cerca de Amberes (Bélgica). Se rompió la pierna en Río de Janeiro, en Brasil y después de complicaciones con su cirugía, fue repatriado a Bélgica. Su discapacidad lo llevó a un centro de asistencia.

Uno de los 14 residentes donde vive contrajo el virus y Herman se siente desmoralizado: "esto se siente muy mal. Significa 14 días en la habitación. Se siente como si todo nos fuera arrebatado. Me siento muy deprimido y estoy seguro de que no soy el único".

Ofrecer certeza y respaldo sanitario a nivel europeo

Si bien los hogares de atención son necesarios para apoyar a algunas personas discapacitadas en los sistemas actuales, las organizaciones que trabajan con personas discapacitadas creen que las vidas son más satisfactorias cuando están en comunidad y viven de forma independiente.

Pero en los tiempos de crisis, R.E.V.I. también se preocupa por la forma en que los sistemas de salud tratarán a los discapacitados que contraigan coronavirus.

Frank Sioen se pregunta: "¿se considerará a los discapacitados, por defecto, como un grupo de personas que no tiene las mismas posibilidades de sobrevivir y que, por tanto, no tiene acceso a un tratamiento de urgencia?".

Se ha informado ampliamente de que los médicos de España e Italia, donde los sistemas de atención de la salud se han visto desbordados, han tenido que decidir si un paciente u otro debe recibir respiradores que le salven la vida.

Expertos en asistencia social como el Dr. Ossie Stuart en el Reino Unido creen que podría haber un margen para desarrollar lo que está sucediendo en los sistemas sanitarios de toda Europa, para redirigirlo hacia el apoyo domiciliario comunitario y la asistencia personal tanto durante como después de la crisis.

Él dice, "Estamos construyendo mucha capacidad en el sistema de salud y los sistemas sociales en este momento. No creo que debamos perder eso. Tenemos que pensar en cómo podemos explotar eso en el futuro para crear una sociedad en la que pueda participar más gente".

Por el momento, sin embargo, las personas que viven con discapacidades en Europa y en todo el mundo esperan que esta crisis termine lo antes posible y que sus redes de apoyo estén intactas una vez que termine.