Última hora
euronews_icons_loading
El COVID-19 deja sin ningún ingreso a un 35% de los peruanos

La pandemia provocada por el COVID-19 ha provocado un aumento en la demanda de los bancos de alimentos en Lima, la capital de Perú. Después de que el Gobierno peruano declarara el estado de emergencia, el 16 de marzo, se cerraron las cocinas comunitarias y aumentó el número de personas sin hogar que buscan comida.

REMAR, una organización caritativa cristiana, es la única que ofrece comida en las calles de Lima, durante la cuarentena, a las personas necesitadas.

Muchas de estas personas son vendedores ambulantes que ya no tienen ingresos, porque la cuarentena ha eliminado por completo la vida diurna y nocturna de la ciudad.

El director de REMAR en Lima, Miguel Mate, ha señalado que antes de la cuarentena proporcionaban unas 250 comidas al día, cifra que ha aumentado en 500 platos más.

Una encuesta de la organización de Investigación Social de Perú, IPSOS, revela que más de un tercio de la población peruana (35%) ha dejado de recibir cualquier tipo de ingreso.

Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo, la semana pasada el COVID-19 destruyó al menos 14 millones de empleos en América Latina, especialmente en sectores como el comercio y los servicios.

El Banco Mundial estima que la pandemia podría causar una disminución del PNB de un 4,6% en los países de América Latina y el Caribe.