Última hora
This content is not available in your region

Europa necesita mejorar su capacidad para hacer frente a una segunda ola de infecciones

euronews_icons_loading
Europa necesita mejorar su capacidad para hacer frente a una segunda ola de infecciones
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

A medida que los países relajan el confinamiento, aumenta el temor a una nueva ola de infecciones después del verano. El descenso de los contagios, sumado a la subida de las temperaturas, podrían llevar a una cierta complacencia a la hora de respetar las medidas de distanciamiento e higiene social.

Bruselas recuerda lo que está en juego. “Los Estados miembros deben prepararse para eventuales segundas olas de infecciones y deben aprovechar cualquier oportunidad para mejorar los sistemas de vigilancia existentes”, afirma Stefan de Keersmaecker, portavoz de la Comisión Europea. “La Comisión sigue trabajando con el Centro Europeo de Prevención de Enfermedades para garantizar que la información recién estrenada sigue circulando, porque es clave para garantizar que los ciudadanos son conscientes del riesgo".

La Unión Europea pide a los Estados miembros que levanten las restricciones de forma gradual, teniendo en cuenta los datos epidemiológicos de cada país.

Algunos eurodiputados creen que en el futuro, Bruselas debería tener más competencia en materia de sanidad.

“La crisis del coronavirus ha favorecido la cooperación entre los Estados miembros en materia de sanidad. Y ahora necesitamos abrir un debate sobre cómo aumentar las competencia a nivel comunitario”, explica Jytte Guteland, eurodiputada sueca del grupo Socialista.

Europa necesita mejorar su capacidad para producir y almacenar material sanitario, y desarrollar una estrategia farmacéutica con la que evitar la escasez cuando se dispara la demanda. También es importante que todos los países tengan a punto un número suficiente de unidades de cuidados intensivos.

"Definitivamente tenemos que ganar tiempo para encontrar terapias”, afirma Klaus Cichutek, doctor del Instituto Paul-Ehrlich, en Alemania. “Estamos organizando muchos consejos científicos sobre biomedicinas y estamos reduciendo el tiempo para desarrollar una vacuna, que es, por supuesto, la medida de salud pública que más ayudaría a la larga".

En su opinión, la cuestión no es si la segunda ola llegará, sino cuándo . “No podemos relajarnos, a menos que el virus desaparezca, lo cual no es de esperar, o a menos que tengamos muy buenas terapias y vacunas disponibles, y eso llevará tiempo".

Los estudios existentes sobre las pandemias precedentes hacen pensar a los expertos que hay muchas posibilidades de que llegue la temida segunda ola.