Última hora
This content is not available in your region

La vacuna experimental de Oxford produce una respuesta inmune frente al coronavirus

euronews_icons_loading
La vacuna experimental de Oxford produce una respuesta inmune frente al coronavirus
Derechos de autor  AP/University of Oxford
Tamaño de texto Aa Aa

Los científicos de la Universidad de Oxford dicen que su vacuna experimental contra el coronavirus ha demostrado, en una prueba inicial, que provoca una respuesta inmunológica protectora en cientos de personas que recibieron la inyección.

Los investigadores británicos comenzaron a probar la vacuna en abril en unas 1.000 personas, la mitad de las cuales recibieron la vacuna experimental.

Estos primeros ensayos suelen estar diseñados sólo para evaluar la seguridad, pero en este caso, los expertos también buscaban ver qué tipo de respuesta inmunológica se provocaba.

En una investigación publicada este lunes en la revista médica The Lancet, los científicos dijeron que descubrieron que su vacuna experimental COVID-19 producía una respuesta inmunológica dual en personas de 18 a 55 años.

Doble inmunización en dos dosis

La vacuna de Oxford utiliza un virus inofensivo, dijo el doctor Adrian Hill, director del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford.

Se trata de un virus del resfriado de los chimpancés, diseñado para que no pueda propagarse, que lleva la proteína de punta del coronavirus al cuerpo, lo que debería desencadenar una respuesta del sistema inmunológico.

La vacuna parece producir un nivel comparable de anticuerpos a los producidos por las personas que se recuperaron de una infección por COVID-19 y se espera que la respuesta de las células T proporcione una protección adicional.

Hill dijo que la vacuna produce dos tipos de protección. Por una parte, anticuerpos neutralizantes, que se trata de moléculas clave para bloquear la infección. Por otro lado, la vacuna también causa una reacción en las células T del cuerpo que ayudan a combatir el coronavirus.

"Estamos viendo una buena respuesta inmunológica en casi todo el mundo", dijo el doctor Hill. "Lo que esta vacuna hace particularmente bien es desencadenar ambos brazos del sistema inmunológico".

"Cada vez hay más pruebas de que tener una respuesta de células T así como anticuerpos podría ser muy importante para controlar el COVID-19", añadió Hill, quien sugirió que la respuesta inmune podría ser potenciada después de una segunda dosis. En su ensayo se probaron dos dosis administradas con unas cuatro semanas de diferencia.

¿Cuándo podría estar lista?

Todavía se están realizando ensayos más amplios para evaluar la eficacia de la vacuna, en los que participan unas 10.000 personas en el Reino Unido, así como en Sudáfrica y Brasil.

Otro gran ensayo está a punto de comenzar en Estados Unidos, con el objetivo de que participen unas 30.000 personas.

La rapidez con la que los científicos puedan determinar la eficacia de la vacuna dependerá en gran medida de cuánta más transmisión haya, pero Hill estimó que podrían tener suficientes datos a finales de año para decidir si la vacuna debe ser adoptada para las campañas de vacunación masiva.

Hill dijo que Oxford se ha asociado con el fabricante de medicamentos AstraZeneca para producir su vacuna a nivel mundial, y que la compañía ya se ha comprometido a hacer 2 mil millones de dosis.

"Incluso 2 mil millones de dosis pueden no ser suficientes", apostilló, subrayando la importancia de tener múltiples inyecciones para combatir el coronavirus.

"Hay una esperanza de que si tuviéramos una vacuna lo suficientemente rápido, podríamos acabar con la pandemia", dijo Hill, señalando el continuo aumento de infecciones en todo el mundo.

"Creo que va a ser muy difícil controlar esta pandemia sin una vacuna".