Última hora
This content is not available in your region

Nathan Law, activista hongkonés en Londres: "Nuestra libertad de expresión está siendo aniquilada"

euronews_icons_loading
Nathan Law, activista hongkonés en Londres: "Nuestra libertad de expresión está siendo aniquilada"
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Las protestas continúan una semana más en Honk Kong contra la polémica Ley de Seguridad Nacional impuesta por China a los ciudadanos del territorio autónomo. Los manifestantes tienen claro que la nueva ley, que sobre el papel persigue "la traición, la sedición y la subversión" no tiene otro objetivo que acabar con la libertad de expresión.

Desde Londres, ciudad a la que huyó la semana pasada, el activista prodemocrático Nathan Law cuenta desde un lugar secreto a Euronews lo que, a su juicio, está pasando en la antigua colonia británica. Al ser preguntado sobre si este es el fin de Hong Kong tal y como lo conocía, Law lo tiene claro: "Definitivamente sí. Hong Kong fue un faro de libertad en Asia. Pero como estamos viendo, bajo la Ley de Seguridad Nacional, nuestra libertad de expresión está siendo aniquilada. El concepto de "un país, dos sistemas" llega a su fin una vez aplicada la Ley de Seguridad Nacional".

Reacciones ante la polémica ley

Reino Unido ya ha reaccionado. Este miércoles, el ministerio de Interior informaba de cuales serán las opciones para aquellos hongkoneses, casi tres millones, con pasaporte de ciudadano británico de ultramar. Estas personas solo podían permanecer y trabajar en Reino Unido mediante visado por espacio de seis meses, pero ahora ese plazo se ampliará a cinco años, tras los cuales podrá solicitarse directamente la ciudadanía británica.

Pero muchos no se fían, ya que en principio la Ley de Seguridad Nacional China puede ser aplicada a cualquiera de sus ciudadanos en cualquier lugar del mundo. Los activistas hongkoneses piden a Londres medidas más drásticas para hacer frente a las más que posibles replesalias chinas.

"Por supuesto podrían darse casos de vigilancia, de acoso personal o de abuso físico contra el hongkonés afincado en Reino Unido", nos dice Law. "Yo me muevo regularmente y lo hago siendo extremadamente cauteloso con mis vecinos, me mantengo seguro".

Lee: China amenaza con represalias después de que Trump pusiera fin al trato preferencial con Hong Kong.

La pregunta es: ¿puede el Gobierno británico hacer más? Tom Tugenhadt, del Comité de Asuntos Exteriores del Parlamento británico, asegura que ha estado "trabajando estrechamente con mi homólogo alemán y también con los Comités de Asuntos Exteriores de muchos otros lugares para asegurarnos de actuar de manera conjunta. Pero creo que podemos hacer aún más. Me gustaría vernos usando sanciones al estilo de la Ley Global Magnitsky contra aquellos que están violando los Derechos Humanos en Xinjiang".

Nathan, por su parte, insta a los ciudadanos europeos a presionar a su Gobiernos para mover ficha. "Es un asunto que debería verse como una responsabilidad colectiva", dice el activista hongkonés. A la espera d euna reacción internacional conjunta y seria, su batalla y la de otros muchos miles de hongkoneses continúa.