Última hora
This content is not available in your region

La noche internacional de observación lunar reúne a entusiastas y curiosos de todo el mundo

euronews_icons_loading
Luna
Luna   -   Derechos de autor  Michael Probst/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

El planeta celebra la Noche de Observación de la Luna. Este año todo ha sido a través de las redes donde entusiastas y curiosos de todo el mundo han compartido su pasión por el astro. Varios eventos virtuales promovidos por la NASA han fomentado el intercambio cultural y científico.

"No importa en qué parte del mundo vivas, puedes disfrutarla porque si vives en una gran ciudad o vives en una parte aislada del mundo, puedes verla. Es una gran oportunidad para conectar con un astro que ha significado mucho para la gente de todo el mundo y para muchas culturas.", destaca Kelsey Young, científica de la Nasa.

Esta noche tiene varios objetivos:

Nuevas mediciones muestran que la luna tiene niveles de radiación peligrosos

Los futuros exploradores lunares serán bombardeados con dos o tres veces más radiación que los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional, un peligro para la salud que requerirá refugios de paredes gruesas para su protección, informaron el viernes los científicos.

El módulo de aterrizaje de China en el lado más alejado de la luna está proporcionando las primeras mediciones completas de la exposición a la radiación de la superficie lunar, información vital para la NASA y otros que tienen como objetivo enviar astronautas a la luna, señaló el estudio.

"Este es un logro inmenso en el sentido de que ahora tenemos un conjunto de datos que podemos utilizar para comparar nuestra radiación" y comprender mejor el riesgo potencial para las personas en la luna, dijo Thomas Berger, un físico del instituto de medicina de la Agencia Espacial Alemana.

Los astronautas se expondrían en la Luna a entre 200 y 1.000 veces más radiación que la que experimentamos en la Tierra, o entre cinco y 10 veces más que los pasajeros de un vuelo de una aerolínea transatlántica, señaló Robert Wimmer-Schweingruber de la Universidad Christian-Albrechts de Kiel, Alemania.