Última hora
This content is not available in your region

Activistas alertan sobre el riesgo del funcionamiento de las antiguas centrales de energía nuclear

euronews_icons_loading
Activistas alertan sobre el riesgo del funcionamiento de las antiguas centrales de energía nuclear
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La central eléctrica de Bugey es la más antigua de Francia y hasta el día de hoy sigue funcionando a plena capacidad.

Después de 40 años, Bugey, situada al este de Lyon, sigue proporcionando 2 mil puestos de trabajo y representa el 7% de la producción nuclear nacional.

En 15 años, 2 de sus 4 reactores podrían ser apagados. Sin embargo para Jean-Pierre no es suficiente. Este activista antinuclear lleva años pidiendo su desmantelamiento.

"Lo que nos moviliza es el impacto en la salud. La planta emite radiactividad todo el tiempo, no nos damos cuenta por supuesto. Pero esa radioactividad estará siempre presente y hasta ahora no sabemos cómo reprocesarla", dijo el activista a Euronews.

En 2019, la Autoridad de Seguridad Nuclear identificó deficiencias en las áreas de radioavicuidad y gestión de desechos. la principal empresa de generación y distribución eléctrica de Francia, EDF, respondió que toda desviación estaba siendo investigada y cualquier riesgo llevaría al cierre de las plantas.

El recuerdo de Fukushima

Está previsto que 14 de los 57 reactores nucleares actualmente en funcionamiento cierren para el año 2035, mientras que las últimas centrales eléctricas de carbón cerrarán para el año 2022.

El objetivo del gobierno es aumentar la proporción de energía nuclear del 70 al 50% y aumentar la proporción de energía renovable a alrededor del 40%.

Esta es una promesa hecha por dos presidencias sucesivas a raíz del desastre de Fukushima de 2011, que dejó su huella en la opinión pública.

Un riesgo latente

Si una central nuclear emite poco CO2 en comparación con el carbón, el gas o incluso la hidroelectricidad, según las cifras del IPCC, es la edad de estas centrales la que supone un riesgo para los habitantes de los alrededores, según los grupos ecologistas.

"Cerca de la central de Bugey, a unos 30 km de distancia, hay más de un millón de habitantes, por lo que en caso de un accidente habría un gran riesgo para los locales, pero también para los países vecinos", dice el vocero de Greenpeace Roger Spautz.

Las energías renovables, una fuente de diversificación energética con sus ventajas y limitaciones. Karine de Koursson, jefa de desarrollo sostenible de EDF, Francia ha dado pasos importantes en el desarrollo de estas energías "verdes", pero matiza que el cambio climático podría ser un factor negativo para el cambio total del sistema de energía francés.

"Tenemos un objetivo muy importante de desarrollar la energía solar y eólica, así que cuando estemos en un 50% de energía nuclear y 50% de energías renovables, con un consumo de energía controlado, conseguiremos satisfacer las necesidades francesas",

"Los costos han bajado significativamente en los últimos 10 años, pero a diferencia de la energía nuclear, las energías renovables son menos controlables, ya que dependen más de los peligros climáticos", explicó de Koursson

Otra fuente de preocupación es la disminución de las exportaciones de energía de origen nuclear. Francia es el principal exportador de electricidad de Europa. Pero para algunos expertos, una disminución demasiado grande de la energía nuclear podría tener efectos contraproducentes.

Con el riesgo, según algunos expertos, de ver aumentar las emisiones de CO2n Todo dependerá de lo que hagan nuestros vecinos y de la velocidad a la que intenten ir, en una Europa donde la energía se ha interconectado.