Última hora
This content is not available in your region

Cientos de temporeros marroquíes salvan la cosecha de mandarinas y clementinas de Córcega

euronews_icons_loading
Recolección de mandarinas en Córcega
Recolección de mandarinas en Córcega   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Es tiempo de recogida de mandarinas y clementinas y en Córcega estos días cientos de personas trabajan a destajo. Pero no son recolectores franceses, sino marroquíes.

Hasta 90 granjas de la isla cuentan este año con temporeros del país africano ante la dificultad de encontrar trabajadores en suelo francés. A estos recolectores marroquíes, 829 en total, se les paga el alojamiento y el viaje de ida y vuelta, además por supuesto de por un trabajo con el que han salvado la cosecha del año.

"Estamos felices de venir a ayudarles porque es algo bueno para su economía", decía un temporero marroquí a su llegada a la isla. "Así son las cosas".

La mayoría de estos temporeros marroquíes llevan años viniendo a Córcega. Se les paga algo más de 1200 euros al mes, cuando en su país el salario mínimo agrícola garantizado no llega a los 200 euros al mes.

La cosecha de este año será buena, alrededor de 27.000 toneladas frente a las 20.000 del año pasado. Así que el trabajo es intenso, ya que además el tiempo para la recolección es muy corto.

"Realmente era muy, muy importante contar con esta mano de obra para poder recoger todos estos frutos que no deben permanecer en el árbol durante mucho tiempo, ya que de lo contrario acabarían pudriéndose", confiesa Christophe Fouilleron, uno de los productores de estas cosechas.

A pesar de un año marcado por el coronavirus que, como en tantos otros sectores, se ha traducido en déficit, se espera que las próximas cuatro o cinco semanas se produzca un importante repunte de ventas. En Navidad siempre apetece una de estas exquisitas frutas.