Última hora
This content is not available in your region

España impide a residentes británicos volar de vuelta a sus hogares ante la confusión del Brexit

Access to the comments Comentarios
Por Alasdair Sandford
Viajeros británicos que regresan a sus casas en España esperan para hablar con el personal de la aerolínea después de que se les negara la entrada a los aviones.
Viajeros británicos que regresan a sus casas en España esperan para hablar con el personal de la aerolínea después de que se les negara la entrada a los aviones.   -   Derechos de autor  AP Photo/Max Duncan
Tamaño de texto Aa Aa

Los pasajeros británicos que volvivían a sus domicilios en España vivieron momentos de tensión y confusión en los aeropuertos después de que el Brexit entrara en vigor.

Las autoridades británicas y españolas han tenido que tranquilizar a los ciudadanos británicos residentes en España sobre sus derechos de viaje después de que varios se quejaran de que se les había negado la entrada este fin de semana, en medio de las restricciones de la pandemia y la confusión sobre la documentación que había que presentar para entrar al país.

La Embajada británica en Madrid pidió a las autoridades españolas que mostraran flexibilidad tras las angustiosas experiencias de los pasajeros. A algunos se les negó presuntamente el permiso para embarcar en un vuelo de Londres a Madrid, mientras que a otros se les mandó de vuelta después de llegar a Barcelona.

"Esto no debería estar sucediendo", dijo la Embajada británica en una publicación de Facebook. Y añadió que los documentos que los residentes británicos en España estaban presentando en los aeropuertos eran válidos.

Bajo las actuales restricciones del coronavirus, España está limitando los viajes desde el Reino Unido a solo los nacionales españoles y a las personas que residen legalmente en España, hasta el 19 de enero. Mientras tanto, el período de transición posterior a Brexit terminó en Año Nuevo, lo que ha supuesto un cambio en las reglas de viaje y residencia.

Max Duncan, un periodista, dice que estaba entre las nueve personas a las que no se les permitió embarcar en un vuelo conjunto de British Airways e Iberia desde el aeropuerto de Heathrow en Londres a Madrid el sábado porque se les dijo que no tenían la documentación correcta.

Tanto el Gobierno británico como la información de las autoridades españolas habían dicho previamente que los documentos de residencia - el NIE (o DNI para extranjeros) y una nueva versión, el TIE (Tarjeta de Identidad de Extranjero) - serían válidos después de Brexit.

Duncan dice que a los pasajeros se les dijo en el aeropuerto que España sólo aceptaba la nueva tarjeta TIE, en contra de la recomendación oficial.

Otros se quejaron en las redes sociales de que las autoridades de Barcelona no aceptaban el documento NIE.

Patricia Moody, una jubilada de 69 años que lleva viviendo en Zurgena, en el sur de España, desde hace casi cuatro años, estaba entre el grupo al que se le prohibió embarcar a Madrid.

Moody dijo que ella y su marido, que según ella necesita ver a su médico en España, han gastado 1.900 libras esterlinas (2.140 euros) en hacerse la prueba de la COVID-19, viajar al aeropuerto y reservar nuevos billetes después de que se les denegara el embarque. Su segundo intento también fue inútil.

"Durante todos los meses de negociación de Brexit, siempre se nos aseguró que nada cambiaría para nosotros", dijo. Refiriéndose a las aerolíneas y a las autoridades de ambos países, añadió: "Es horrible y estamos sufriendo por su incompetencia".

La Embajada española en el Reino Unido emitió un comunicado el domingo por la tarde, refiriéndose a los problemas experimentados por las personas a las que se les ha denegado el embarque.

"El Certificado de Registro de Ciudadano de la Unión Europea (también conocido como "certificado verde") y la nueva "Tarjeta de identidad de Extranjero" son una prueba de residencia válida para los ciudadanos del Reino Unido que deseen volver a sus hogares en España. Todos los viajeros deben llevar también un pasaporte válido", dice la declaración.

Añadió que los nacionales del Reino Unido que habían iniciado el proceso de solicitud de residencia, pero que aún no tenían su nueva documentación, también deberían ser autorizados a embarcar en los vuelos.

El Gobierno español ha introducido un período de gracia de siete días a partir del 4 de enero, dijo la Embajada española.

La Embajada británica dijo que tras contactar con las autoridades españolas "se complace en compartir esta importante aclaración".

Antes de esto dijo que había recibido "comentarios y mensajes de muchos residentes del Reino Unido en España", como estudiantes y personas que cuidan de sus familiares, que aún no tenían los documentos necesarios bajo las restricciones actuales.

Alrededor de 300.000 ciudadanos británicos están registrados como residentes permanentes en España, aunque antes de Brexit, muchos más habían estado viviendo a tiempo completo o parcial en el país sin registrarse oficialmente.

España ha lanzado el nuevo sistema TIE para registrar a los residentes extranjeros permanentes, pero tiene retrasos debido al alto número de solicitudes.

Euronews pidió comentarios a las oficinas de prensa de Iberia y British Airways.

Iberia respondió que había recibido un correo electrónico de la policía de fronteras el 1 de enero, declarando que el documento de registro de la UE (el "certificado verde") no era una prueba válida de residencia para los ciudadanos del Reino Unido.

La aerolínea añadió que luego recibió un segundo correo electrónico el sábado a las 7.30pm rectificando y añadiendo que el documento podía ser usado si no estaba caducado.