Última hora
This content is not available in your region

Entrevista al ministro de Exteriores de Bielorrusia sobre la represión policial: "fue necesaria"

euronews_icons_loading
Entrevista al ministro de Exteriores de Bielorrusia sobre la represión policial: "fue necesaria"
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El 9 de agosto de 2020 Bielorrusia se convirtió en el centro de atención después de que las elecciones presidenciales desencadenaran protestas masivas y una represión sin precedentes en la nación de Europa del Este. En la última edición de The Global Conversation, el ministro de Asuntos Exteriores bielorruso, Vladimir Makei, accedió conversar con nuestra periodista Anelise Borges.Es el primer funcionario del Gobierno de Aleksandr Lukashenko que es entrevistado por Euronews desde que comenzó la crisis.

Vea la entrevista completa dando click a la imagen principal del artículo

Pregunta: La administración de la que usted forma parte ha sido acusada de violaciones "masivas y sistemáticas" de los derechos humanos tras las polémicas elecciones presidenciales del año pasado.... Estuve en Minsk y vi la brutal represión contra los manifestantes que salieron a la calle para protestar contra lo que creían que eran unas "elecciones robadas". La ONU ha condenado las acciones de su gobierno y ha dicho que "los bielorrusos deben de tener el derecho de expresar su disidencia". ¿Lamenta las acciones de su gobierno?

Respuesta: El problema es que usted y yo tenemos puntos de vista diferentes sobre lo que ocurrió en Bielorrusia el pasado agosto y, por desgracia, hoy las acusaciones mutuas han llegado tan lejos que no hay vuelta atrás. Vemos los acontecimientos del último año desde puntos de vista absolutamente diferentes. Sí, tal vez las autoridades actuaron en ocasiones de forma excesiva, pero fue una reacción adecuada a todas las protestas no pacíficas y violentas que tuvieron lugar en Bielorrusia el año pasado tras las elecciones presidenciales.

De hecho, hubo un intento de golpe de Estado. Por tanto, la actuación de las fuerzas del orden y de las autoridades fue absolutamente adecuada y necesaria. El destino del país estaba en juego. Y si la elección fuera entre el destino del país o estas cosas de las que hablas -incluidos los derechos humanos-, estoy convencido de que el gobierno de cualquier país habría elegido mantener la independencia del Estado y la soberanía. Eso es exactamente lo que hicieron las autoridades bielorrusas.

AP / Archivo
Agentes de policía patean a un manifestante durante una protesta masiva tras las elecciones presidenciales en Minsk, Bielorrusia. Foto tomada el 10 de agosto de 2020.AP / Archivo

P: Pero, ¿han elegido la soberanía por encima de su propio pueblo? Unas 30.000 personas han sido detenidas desde el inicio de esta crisis... Cientos siguen entre rejas hoy en día. La ONU ha pedido la liberación inmediata de todos los presos políticos de su país y, sin embargo, la gente sigue saliendo a la calle, aunque en menor número... este movimiento de oposición no va a desaparecer, ¿verdad? ¿Cuál es su plan para salir de esta crisis?

R: Hoy, la situación en Bielorrusia es de absoluta normalidad. Se ha estabilizado y normalizado, y no hay las protestas que usted menciona. En cuanto a las personas que fueron detenidas en el pasado, debo asegurarle que fueron detenidas por delitos y violaciones de derechos específicos.

Por ejemplo, creo que en los países de la Unión Europea estos delitos de terrorismo se evaluarían de forma diferente. Hemos tenido 8 casos de terrorismo relacionados con ataques incendiarios contra edificios, atentados con coches bomba, etc. Ha habido 10 casos de bloqueos de vías férreas y un gran número de bloqueos de carreteras.

Todo esto tiene una motivación política. También está claramente relacionado con violaciones de la legislación específica de la República de Bielorrusia, como los ataques a los agentes de policía y las amenazas a los familiares de los funcionarios y agentes de la ley, incluidos los niños.

Todo ello está sujeto a sanciones penales en nuestros países. En Bielorrusia también actuamos de la misma manera. Así que no se trata de que alguien haya sido detenido injustificadamente. Los que fueron detenidos injustamente han sido liberados y están siendo liberados. En cuanto a los detenidos, están siendo juzgados y serán castigados de acuerdo con las leyes de la República de Bielorrusia.

P: Disculpe que le interrumpa. Entonces, ¿está diciendo que Katsiaryna Adreyeva[nombre real: Ekaterina Bakhvalova] y Daria Chultosva, las dos periodistas condenadas a dos años de prisión por hacer su trabajo, Mikita Zalatarou, de 17 años, Maria Kalesnikova, Viktor Babariko y su hijo Eduard Babariko, Yury Siarhei, Kiryl Kazei, Ivan Tsahalka, la lista sigue y sigue... está diciendo que todas estas personas están en la cárcel porque deberían estar allí y no por razones políticas?

AP
Las periodistas Katsiaryna Adreyeva, a la derecha, y Daria Chultsova se abrazan dentro de una jaula de acusados durante una vista judicial en Minsk, Bielorrusia, el 9/02/21.AP

R: No representamos a la comisión de investigación, sino al Ministerio de Asuntos Exteriores, así que no puedo hablar de cada caso en concreto. Podemos enviarle la información pertinente que confirma las violaciones de la ley por parte de estas personas concretas en cada caso particular.

P: Puedo citar algunos nombres, el señor Zinchenko, el señor Avtukhovich y el señor Olinevich están detenidos por actos específicos de terrorismo, un golpe de estado. Sobre esto, por cierto, los medios de comunicación occidentales y la opinión pública guardaron un vergonzoso silencio.

R: No es ningún secreto que hace unos días las fuerzas especiales de la República de Bielorrusia, en cooperación con las fuerzas especiales rusas, descubrieron un complot contra las autoridades bielorrusas que incluía un plan para asesinar al Jefe del Estado, la destitución de 37 miembros del gobierno y su posterior asesinato. ¿Por qué Occidente no habla de esto? ¿Por qué los medios de comunicación europeos no hablan de ello?

Las sanciones que la Unión Europea y otros países occidentales están aplicando contra Bielorrusia sólo contribuyen a un mayor desarrollo y fortalecimiento de los procesos de integración sobre una base bilateral con Rusia
Vladimir Makei
Ministro de Asuntos Exteriores de Bielorrusia.

P: Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea han dicho que las elecciones presidenciales del año pasado en su país no fueron libres ni justas, y muchas potencias occidentales no reconocen hoy a Alexander Lukashenko como presidente legítimo de Bielorrusia. ¿Cómo son hoy las relaciones entre Bielorrusia y algunas de estas potencias occidentales?

R: Sí, por desgracia, en este momento, tengo que admitir que nuestras relaciones con la Unión Europea, con Occidente en general, están en crisis. Pero siempre hemos considerado a la Unión Europea como nuestro segundo socio comercial y económico, como fuente de tecnologías e innovaciones para Bielorrusia. Y créanme, en los últimos cinco años, desde el levantamiento de las sanciones contra Bielorrusia, hemos conseguido mucho más que en los 15 años con sanciones contra el régimen bielorruso. Todo el mundo lo reconoce. En el comercio y la economía, en las esferas humanitaria y de derechos humanos, etc.

Hoy lo que tenemos es que, incluso organizaciones de derechos humanos muy conocidas, como Freedom House, que no simpatiza con Bielorrusia, declaró el 28 de abril que la idea de una Bielorrusia más democrática es ahora una perspectiva más lejana que antes. Estoy absolutamente de acuerdo con esta conclusión. La única pregunta es ¿por qué ha ocurrido? ¿Por qué Bielorrusia ha retrocedido y gracias a quién? La pregunta es retórica. Está dirigida en primer lugar a los defensores de los derechos humanos en Europa.

P: La Bielorrusia de Alexander Lukashenko sigue teniendo amigos, o mejor dicho, un amigo importante: Rusia. El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, recibió a Alexander Lukashenko la semana pasada. ¿Puede decirnos algo más sobre el contenido de la reunión entre los dos líderes? Y lo que es más importante, ¿es Rusia su último recurso a la hora de aferrarse al poder?

R: No se trata de que Rusia ayude al gobierno a mantenerse en el poder. En absoluto. Nuestra relación con Rusia está dictada por nuestra situación geográfica y nuestra historia. Rusia es nuestro vecino. Es un Estado poderoso tanto económica como militarmente y es un actor geopolítico en la escena mundial, lo que explica la necesidad de establecer relaciones habituales y amistosas con esta potencia. Además, nuestras relaciones se remontan a mucho tiempo atrás y nos unen siglos de contacto humano e historia. Esto también es muy importante y hemos logrado, en el marco del estado de unión, prácticamente la igualdad de derechos para los ciudadanos bielorrusos y rusos.

En cuanto a nuestras relaciones con Rusia, estamos interesados en reforzar el desarrollo de dichas relaciones, en primer lugar desde el punto de vista comercial y económico. Queremos garantizar la igualdad de derechos de las entidades económicas de Bielorrusia y Rusia en el marco del Estado de la Unión.

Durante la reunión que usted mencionó, se habló de seguir fortaleciendo el Estado de la Unión, de una mayor integración, del desarrollo de la cooperación industrial, de la igualdad de precios de los hidrocarburos, etc. Y por supuesto, dado que es beneficioso para Bielorrusia, que fortalece su soberanía e independencia, tenemos la intención de seguir desarrollando los procesos de integración con nuestro hermano vecino Rusia. Además, debo decirles sin ambigüedad que las sanciones que la Unión Europea y otros países occidentales están aplicando contra Bielorrusia sólo contribuyen a un mayor desarrollo y fortalecimiento de los procesos de integración sobre una base bilateral con Rusia, y no sólo sobre una base bilateral, sino también sobre una base multilateral en toda la zona que hizo parte de la antigua Unión Soviética.

Tal vez las autoridades actuaron en ocasiones de forma excesiva, pero fue una reacción adecuada a todas las protestas no pacíficas y violentas que tuvieron lugar en Bielorrusia el año pasado tras las elecciones presidenciales.
Vladimir Makei
Ministro de Asuntos Exteriores de Bielorrusia

P: Tengo una última pregunta, siento interrumpirle, muy brevemente. ¿Cuál es su plan para restaurar la confianza de su pueblo? ¿Tiene algún mensaje hoy para el pueblo de Bielorrusia?

R: Si siguen de cerca los acontecimientos en Bielorrusia, sabrán que este mensaje lleva mucho tiempo transmitiéndose a la opinión pública del país. Hay un diálogo absolutamente inclusivo y abierto que tiene como objetivo la mejora del proceso constitucional y la introducción de enmiendas a la constitución. Todo el mundo puede participar en este proceso.

Antes del 1 de agosto, se prepararán propuestas de enmiendas a la Constitución. Luego se presentarán para un amplio debate público. Por tanto, quien quiera participar en este diálogo es bienvenido. Y creemos que sólo a través del diálogo que se basa, no en intentos de hacer una revolución o de tomar el poder a través de las calles con manifestaciones, sino a través del marco legal del país, podemos tener éxito. Sólo a través de este tipo de diálogo podremos tener éxito y contar con una verdadera democracia en la República de Bielorrusia, una democracia que no se imponga con palos, sino una democracia que madure en la mente de los ciudadanos.

Apuesto a que hay mucha gente que no está de acuerdo con usted, especialmente los líderes de la oposición en el exilio hoy en día. Desgraciadamente, se nos ha acabado el tiempo. Quiero agradecerle ministro Vladimir Makei que nos haya acompañado. Muchas gracias por su tiempo.