This content is not available in your region

Sáhara Occidental | El presidente de Argelia visita en el hospital al líder del Frente Polisario

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
El presidente de Argelia visita en el hospital al líder del Polisario, Brahim Gali
El presidente de Argelia visita en el hospital al líder del Polisario, Brahim Gali   -   Derechos de autor  AP/AP

El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboun, ha visitado al líder del Frente Polisario, Brahim Gali, en la clínica de Argel en la que se recupera de la COVID-19, tras su complejo y embarazoso paso por España.

Tebboun acudió al centro acompañado por el jefe del Ejército argelino, Said Chengriha, uno de los hombres más poderosos del país. Ambos son amigos personales de Gali. Con este gesto, Argelia vuelve a mostrar su respaldo cerrado al Polisario, que defiende la independencia del Sáhara Occidental, frente a Marruecos.

El presidente de Argelia agradece a España haber acogido a Gali

"Debemos mostrar nuestra gratitud a España por haberte admitido y tratado. El resultado de sus cuidados es visible. Has recuperado tu salud", le dijo el mandatario a Gali.

Tebboun también elogió la decisión del líder del Frente Polisario de responder a los requerimientos de la Justicia española. Recordemos que, antes de abandonar España, Gali prestó declaración en relación con dos querellas que le acusaban de presuntos delitos de lesa humanidad, tortura y represión de opositores saharauis.

Gali afirmó que está "bien física y mentalmente. Estoy en Argel y no hay mejor lugar para mí en este momento", sentenció.

El Sáhara Occidental solo es uno de los puntos de confrontación entre Marruecos y Argelia, que mantienen una ancestral rivalidad por la influencia en el Magreb, el resto del África Occidental y el Sahel.

euronews
Mapa de Marruecos y Argeliaeuronews

Gali, líder del Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, llegó a España el pasado 18 de abril con un pasaporte diplomático argelino. Su hospitalización para ser tratado de la COVID-19, desató una gran crisis diplomática entre España y Marruecos, que desembocó en la llegada, favorecida por Rabat, de miles de inmigrantes al enclave español de Ceuta.