Última hora
This content is not available in your region

El Gobierno de Etiopía declara un alto el fuego unilateral en Tigray

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
El Gobierno de Etiopía declara un alto el fuego unilateral en Tigray
Derechos de autor  Ben Curtis/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

El Gobierno de Etiopía ha declarado este lunes un alto el fuego unilateral inmediato en la región de Tigray, al norte del país. Según diferentes informaciones, poco antes el Frente de Liberación Popular de Tigray, el FLPT, habría recuperado el control de la capital Merkele, provocando la desbandada del ejecutivo interino regional nombrado por el central y de sus tropas.

Un respiro para permitir cultivar y la entrada de ayuda humanitaria

"Pedimos, en nombre de Tigray y de la gente que ama la paz, al gobierno federal un alto el fuego por humanidad, de forma que evite daños mayores", rogaba el jefe de la administración huida Abraham Belay. "Para que sea posible que el pueblo tenga un respiro y se convierta en parte de la solución".

Según las autoridades etíopes, el cese el fuego permitirá a los granjeros cultivar sus tierras y a las ONG distribuir ayuda humanitaria.

Durará, dicen, hasta el final de la temporada de siembra, en septiembre.

Ocho meses de conflicto

"La plaga de langostas destruyó casi toda la producción en Tigray el año pasado", explica Belay. "No sepudo recolectar lo que quedaba porque comenzó la guerra. Si no pueden cultivar esta temporada de lluvias, el problema para la comunidad no se podrá resolver fácilmente, la comunidad tendrá problemas durante los años venideros".

Esto sucede tras casi ocho meses de intensos enfrentamientos. Y durante la peor hambruna de los últimos diez años.

El conficto comenzó el pasado noviembre, cuando el primer ministro y nobel de la Paz Abiy Ahmed Ali, ordenó una ofensiva contra el FLPT que gobernaba la región acusándolo de haber atacado una base militar.

La lucha ha provocado miles de muertos entre los civiles y casi dos millones de desplazados. Se acusa a ambos bandos de cometer matanzas y violaciones en masa.