EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

La inflación empuja a los ciudadanos de República Checa a cruzar la frontera para comprar en Polonia

Los checos optan por cruzar la frontera para comprar alimentos y productos básicos
Los checos optan por cruzar la frontera para comprar alimentos y productos básicos Derechos de autor Laszlo Balogh/Laszlo Balogh
Derechos de autor Laszlo Balogh/Laszlo Balogh
Por Euronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Alemania, Eslovaquia o Austria son otros de los destinos elegidos para llenar la bolsa de la compra.

PUBLICIDAD

En la República Checa, la inflación ha empujado a muchos ciudadanos a comprar en el extranjero, especialmente en Polonia. Los precios en las tiendas del país vecino son hasta un 30 % más baratos. Y no solo los de los alimentos, sino también los de los artículos caros, la ropa, la electrónica o los muebles. 

"Solemos venir una vez a la semana", reconoce a la salida de un supermercado polaco Renata, ciudadana checa, "porque aquí los productos son más baratos, o igual de caros, pero mejores".

"Compro una cesta completa aquí y en la República Checa, por el mismo precio, llenaría solo la mitad de la cesta", nos dice por su parte Zdnek.

La pandemia de covid y la guerra de Ucrania dispararon la inflación en la República Checa a cifras inimaginables hace no mucho. Tanto que, a pesar de haber bajado de casi el 30 al 14,3 %, sigue siendo una de las más altas de los países de la OCDE. Los comerciantes, por supuesto, también lo notan.

Vit Hradil, economista, revela que "no sólo la inflación ha sido muy alta aquí, sino que lo que probablemente también sea muy preocupante para los checos es que el crecimiento salarial no ha sido ni de lejos lo suficientemente alto como para compensar la inflación".

Por supuesto, el propio estado checo se ve perjudicado por este éxodo masivo de compradores. Los expertos calculan que este año podría perder hasta 3000 millones de coronas checas, 124 millones de euros, en lo correspondiente al IVA.

La fortaleza de la corona checa contribuye a su vez a facilitar las compras, por lo que los checos también se hacen con alimentos básicos y otros bienes en Alemania, Austria o Eslovaquia.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Argentina | Cafés con información de la tasa de cambio del "dolar blue" para sortear la inflación

Sigue bajando la tasa de inflación en la UE pero los precios al consumo continúan subiendo

El presidente Pavel ve la ampliación de la UE como una "necesidad geoestratégica" frente a Rusia