EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

"Tenía miedo cada segundo": Así fue el principio de la guerra de Ucrania y la ocupación de Jersón

Anastasiia.
Anastasiia. Derechos de autor Photo provided by Anastasiia.
Derechos de autor Photo provided by Anastasiia.
Por Johanna UrbancikEuronews en español
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Anastasiia vivía en Jersón y se preparaba para dar a luz a su segundo hijo cuando Rusia comenzó su invasión a gran escala de Ucrania. No quería vivir bajo la ocupación, así que decidió arriesgarse y marcharse.

PUBLICIDAD

Anastasiia recuerda que se despertó conmocionada e incrédula a las cinco de la mañana del 24 de febrero de 2022. "Me desperté porque nuestros amigos nos llamaron para decirnos que los tanques rusos estaban llegando desde la Crimea ocupada", recuerda, y añade que solo comprendió realmente la gravedad de la situación cuando la guardería de su hija les informó un par de horas después de que no abrirían.

"Normalmente siempre abren, incluso en vacaciones", explica.

"No sabíamos si Kiev estaba ocupada"

Anastasiia pensó que las fuerzas rusas darían la vuelta. A los pocos días, Jersón, donde vivía, fue ocupada y Anastasiia, que estaba embarazada, su marido y su hija pequeña se encontraron viviendo bajo la ocupación rusa.

Recuerda que en las primeras semanas, los suministros ucranianos no llegaban a la ciudad, escaseaban los alimentos y la gente tenía miedo de morir de hambre.

Soldados rusos frente a manifestantes en Jersón
Soldados rusos frente a manifestantes en JersónAnastasiia

"Era un caos. La gente intentaba robar en los supermercados y nadie podía culparles", recuerda. "No era seguro salir de casa", dice, y añade que quedarse dentro, sin embargo, no era más seguro. Alrededor de un mes después, los suministros rusos llegaron desde la Crimea ocupada y la situación se estabilizó un poco.

Además del limitado acceso a los alimentos durante el primer mes, Anastasiia recuerda que sus tarjetas SIM ucranianas ya no funcionaban, lo que implicaba que no tenían ni idea de lo que ocurría en el resto del país. "No sabíamos si Kiev estaba ocupada", dice.

"Jersón es Ucrania": Protestas locales

Los residentes salieron a la calle para protestar a las pocas semanas de la ocupación rusa de Jersón. Llevaban banderas ucranianas y pancartas como "Jerson está en Ucrania". Anastasiia recuerda la protesta con admiración.

Hemos tenido dos revoluciones en las últimas dos décadas. Cuando algo no nos gusta: Protestamos
Anastasiia

Al final, la protesta de marzo de 2022 fue dispersada por los soldados rusos por la fuerza, con disparos, granadas de aturdimiento y balas de goma. Al parecer, varias personas resultaron heridas.

Manifestantes en Jersón
Manifestantes en JersónPhoto provided by Anastasiia.

Según una carta supuestamente filtrada de un informante del FSB, había planes para poner en práctica un "gran terror" para reprimir las protestas en Jersón, en la que se afirmaba que los residentes serían "sacados de sus casas en mitad de la noche", como informó 'The Times'.

Sin embargo, los actos de protesta no cesaron. "Hay un movimiento llamado 'Lazo Amarillo'. Algunas personas ponen pequeños lazos amarillos (o banderas ucranianas) en la calle, en los árboles o en las barandillas, y cuando lo ves, es una señal de resistencia, y sabes que no estás solo", dice Anastasiia.

El fundador del movimiento, Ivan, declaró en una entrevista a 'Kyiv Independent' que el concepto de "Lazo Amarillo" era garantizar que los actos de resistencia fueran sencillos, seguros y accesibles para la gente corriente. Según Kyiv Independent, el movimiento cuenta ahora con 12 coordinadores en las principales ciudades ocupadas.

Las personas sorprendidas participando en el movimiento "Lazo Amarillo " se enfrentan a graves repercusiones por parte de las autoridades controladas por Rusia, que incluyen acusaciones secretas y probablemente fabricadas que conducen al encarcelamiento. Esta represión forma parte de un esfuerzo más amplio de Rusia por sofocar la oposición popular ucraniana a su ocupación del territorio ucraniano.

Según la organización Derechos Humanos en Ucrania, Mykola Onuk, de 35 años, fue condenado el mes pasado a cinco años de prisión por "cargos secretos, y casi con toda seguridad inventados, iniciados varios meses después de su detención, probablemente por pintadas proucranianas asociadas al movimiento de resistencia pacífica 'Lazo Amarillo'".

Un par de semanas después, a los habitantes de Jersón se les ofrecieron tarjetas SIM rusas, que muchos aceptaron por desesperación. Fue entonces cuando pudo ponerse al día de todo lo que había ocurrido hasta entonces, como el asedio de Mariúpol.

Refugio antibombas en un hospital de maternidad
Refugio antibombas en un hospital de maternidadAnastasiia

Anastasiia da a luz mientras vive bajo la ocupación

El 9 de marzo de 2022, las fuerzas rusas bombardearon un hospital infantil y de maternidad en Mariúpol. Al menos cuatro personas murieron, 16 resultaron heridas y el ataque provocó al menos un mortinato. Anastasiia, que estaba embarazada en la época en que Jersón estaba bajo ocupación rusa, iba a dar a luz en breve. Ver las fotos y leer lo ocurrido en Mariúpol la aterrorizó.

PUBLICIDAD

"Tenía mucho miedo. Salir de casa por la noche era peligroso, así que mi médico y yo decidimos hacer una cesárea en lugar de esperar al parto", recuerda.

Fue aterrador. Sentí que no solo arriesgaba mi propia vida, sino también la de mi bebé
Anastasiia

Por suerte, el nacimiento de su segundo hijo fue bien y Anastasiia y su hijo estaban sanos. Debido a que las fuerzas rusas quemaron la oficina regional del Servicio Estatal de Migración de Ucrania, no pudo obtener los documentos de su hijo.

Anastasiia y su marido después de dar a luz a su segundo hijo
Anastasiia y su marido después de dar a luz a su segundo hijoAnastasiia

Los hospitales amenazan con retirar los recién nacidos a las madres

En los territorios ocupados temporalmente de Lugansk y Donetsk, la posesión de un pasaporte ruso es esencial para demostrar la propiedad de bienes y conservar el acceso a las prestaciones sanitarias y de jubilación.

No obtener el nuevo pasaporte obligatorio antes del 1 de julio de 2023, tal y como exige una nueva ley rusa en los territorios ocupados, puede conllevar el encarcelamiento como "ciudadano extranjero", con el riesgo de perder la custodia, ser encarcelado o algo peor.

PUBLICIDAD

El Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW, por sus siglas en inglés) informó recientemente de que en la región de Lugansk, ocupada por Rusia, los hospitales amenazan con quitar a las madres los recién nacidos si ninguno de los progenitores puede demostrar la ciudadanía rusa, según Artem Lysohor, de la Administración Militar Regional de Lugansk.

A partir del 6 de mayo de 2024, será necesario demostrar la ciudadanía rusa para que los padres puedan ser dados de alta con sus recién nacidos. El ISW informa de que esta medida viola la Convención sobre el Genocidio, que prohíbe las medidas para impedir los nacimientos dentro de un grupo.

"Tenía miedo todos los días"

Mientras vivía bajo la ocupación en Jersón, Anastasiia recuerda que estaba aterrorizada todos los días.

La vida era incierta y peligrosa. Incluso algo normal, como enviar mensajes de texto, se convertía en algo que podía poner en peligro tu vida. "Revisaban los teléfonos con regularidad. Comprobaban los mensajes, a qué canales de Telegram estaba uno suscrito e incluso las fotos", añade Anastasiia.

PUBLICIDAD

"Teníamos que borrarlo todo. Cualquier cosa proucraniana era peligrosa. Si encontraban algo que te relacionara con las Fuerzas Armadas ucranianas, te llevaban a un campo de filtración".

Cualquier cosa pro-ucraniana era peligrosa
Anastasiia

Los ucranianos que viven ahora bajo la ocupación rusa pueden enfrentarse a penas de hasta 20 años de cárcel por expresar opiniones proucranianas; además, ha habido informes de redadas en hogares y de secuestro y deportación de niños y adultos a la Federación Rusa.

En un discurso pronunciado en la conferencia del Foro de Medios de Comunicación de Lviv de este año, la Premio Nobel de la Paz y abogada defensora de los derechos humanos Oleksandra Matviichuk afirmó: "La ocupación no reduce el sufrimiento humano, simplemente lo hace invisible".

"La cultura puede ser una herramienta de resistencia"

"Creo que querían utilizar Jersón como 'modelo'", dice Anastasiia. En comparación con la Donetsk ocupada, la Lugansk ocupada y la Crimea ocupada, en la ciudad no hubo combates activos ni bombardeos, recuerda.

PUBLICIDAD

Los saqueos rusos de museos, como el Museo de Arte Contemporáneo de Kherson, y la destrucción de libros ucranianos están bien documentados. Artistas como Viacheslav Mashnytskyi, que desapareció misteriosamente durante la ocupación de Jerson. Actualmente, no hay información sobre su paradero o su suerte.

"La cultura puede ser una herramienta de expansión, de desplazamiento de otra cultura, una herramienta de poder. Por eso, en los territorios ocupados, los agentes culturales se convierten en objetivo prioritario de los soldados rusos", afirma la comisaria Natalia Matsenko.

La cultura puede ser una herramienta de resistencia, un portador de memoria y autodeterminación, libertad y pensamiento independiente
Natalia Matsenko

"Los ocupantes intentan a menudo atraer a su lado a personas de la esfera creativa, obligándolas a colaborar. Y en caso de negativa, los destruyen o encarcelan, les privan de su voz de cualquier forma. No se trata de una tradición nueva: en la época soviética, especialmente bajo la represión de Stalin, se exterminaba precisamente a las figuras de la cultura que discrepaban de las autoridades por ser la mayor amenaza para la estabilidad del régimen. Miles de escritores, artistas, teatreros, músicos fueron fusilados, encarcelados o enviados al exilio", añade.

Natalia Matsenko.
Natalia Matsenko.Daniel Sadrowski

La Comisión de Cultura de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE ) ha reconocido recientemente que el borrado de la identidad cultural ucraniana está siendo utilizado por Rusia como arma en su guerra contra Ucrania. Este acto se considera una faceta de una política genocida destinada a aniquilar a la nación ucraniana.

PUBLICIDAD

Asumir el riesgo: Abandonar la Jersón ocupada

Viviendo en esas condiciones y temiendo constantemente por su vida y la de su familia, Anastasiia quiso abandonar Jersón. "Tenía un niño de dos años y un recién nacido, no quería que crecieran en estas circunstancias", dijo.

Hay corredores humanitarios que deberían permitir a los ucranianos abandonar el territorio o la ciudad ocupados por Rusia, pero no son seguros. "Estos corredores suelen ser bombardeados o los soldados disparan a la gente que intenta salir en sus coches", afirma Anastasiia.

No hay garantías de seguridad y supervivencia para los ucranianos que intentan alcanzar la libertad. Esto demuestra, por tanto, lo desesperadas que están las personas que intentan abandonar los territorios ocupados, como una mujer de 98 años, que caminó casi 10 kilómetros para llegar a territorio controlado por Ucrania.

A pesar de conocer este riesgo, Anastasiia decidió organizar el viaje de su familia para escapar de la ocupación en el verano de 2022. Su marido se mostró inseguro al principio, considerando los riesgos de ser asesinados por las fuerzas rusas en su camino.

PUBLICIDAD

Al final, decidieron abandonar su hogar y se embarcaron en un peligroso viaje que les obligó a cruzar unos 40 puestos de control rusos. Cuando por fin llegaron al último control para ponerse a salvo, se encontraron con una larga fila de cientos de coches.

Vehículos militares rusos en Jersón
Vehículos militares rusos en JersónAnastasiia

"Tenemos dos niños pequeños, por favor, déjennos ir"

"En el último puesto de control, casi 700 coches esperaban para ponerse a salvo en Ucrania. Procesaban unos 100 coches al día. Nosotros éramos el 690", recuerda Anastasiia. Desesperada, preguntó a un soldado si podían abrir de alguna manera otra línea, ya que llevaban con ellos a un niño pequeño y a un recién nacido.

"Les supliqué: Tenemos dos niños pequeños, por favor, déjenos ir". Anastasiia tuvo suerte y se abrió una segunda vía para personas con niños menores de un año. Sólo tuvieron que esperar un día para llegar al último control.

Allí registraron su coche. "Se llevaron nuestros teléfonos, portátiles y demás aparatos electrónicos a otro guardia que los revisó", recuerda. "Otros soldados revisaron todo lo que había en nuestro coche, hasta el último zapato". Aterrorizada ante la posibilidad de que los devolvieran o, peor aún, los mataran, Anastasiia sintió que se quitaba un enorme peso de encima cuando les permitieron pasar a ella y a su familia.

PUBLICIDAD

El 23 de septiembre de 2022, Rusia inició "referendos" para anexionarse cuatro regiones ocupadas de Ucrania. Funcionarios ucranianos informaron de que se impidió a la gente salir de algunas zonas ocupadas durante los cuatro días que duró la votación, grupos armados entraron en las casas y se amenazó a los empleados con perder su trabajo si no participaban.

Menos de un mes después, Jersón fue liberada por las fuerzas armadas ucranianas el 11 de noviembre de 2022. Parte de la región de Jersón, concretamente el territorio de la orilla izquierda del río Dniéper, sigue bajo control ruso.

Vehículo militar ruso destrozado en Jersón
Vehículo militar ruso destrozado en JersónAnatasiia

"El terror ruso se basa en la imprevisibilidad"

Anastasiia y su familia acabaron trasladándose a Kiev. Allí, Anastasiia tuvo que conseguir por fin la documentación de su hijo, lo que le llevó cerca de un mes de pruebas con escáneres y otros documentos de que ella era su madre. Sin embargo, el hecho de no vivir bajo la ocupación no le ha quitado el miedo constante.

"Tengo miedo todos los días. El terror ruso se basa en la imprevisibilidad, y sé que mis posibilidades de morir son mucho menores que en un accidente de coche. Pero tengo la sensación de que puedo influir en mi seguridad en un coche siendo precavida". Mientras tanto, la fuente de peligro sigue siendo impredecible y aterradora", dice Anastasiia.

PUBLICIDAD

Mudarse a Kiev no fue el único cambio en su vida. El ruso es su lengua materna, pero desde la invasión total ya no quiere hablarlo. "Desde la invasión total, he leído sobre la historia de Ucrania y sobre cómo los rusos suprimieron la identidad y la cultura ucranianas a lo largo de los siglos. Ahora hablo ucraniano, la lengua materna de mis hijos es el ucraniano. Siento que por fin he recuperado mi identidad ucraniana", dice Anastasiia.

Congelar la guerra

Desde el comienzo de la invasión rusa a gran escala, se han hecho llamamientos a la negociación y al apaciguamiento con el presidente ruso Vladimir Putin. En marzo, el Papa Francisco "aconsejó" a Ucrania que tuviera el valor de izar la "bandera blanca" y negociar el fin de la guerra con Rusia.

Para los ucranianos, "congelar la guerra" significa vivir bajo ocupación. Vivir bajo la ocupación rusa significa vivir con miedo constante, enfrentarse a amenazas de violencia y soportar profundas penurias, como demuestran los desgarradores relatos de violaciones y otros crímenes de guerra.

Anastasiia no entiende los llamamientos a congelar la guerra. "Congelar la guerra en los territorios ocupados provocaría un éxodo masivo de los que pueden permitírselo. Sólo se quedarían los ancianos, los enfermos y los que no tienen medios para empezar de nuevo, que eventualmente obtendrían pasaportes rusos. El aspecto más alarmante es que los rusos se harían cargo de las escuelas y utilizarían libros de texto rusos, reescribiendo de hecho la historia para los niños", explica Anastasiia.

PUBLICIDAD
Congelar la guerra en los territorios ocupados llevaría a un éxodo masivo de quienes puedan permitírselo
Anastasiia

El 8 de mayo de 2024, el Presidente ruso Vladimir Putin firmó un decreto por el que se establecía la política estatal de educación histórica, haciendo hincapié en la difusión de conocimientos históricos fiables y el fomento del patriotismo. La política pretende contrarrestar los intentos extranjeros de distorsionar la historia rusa e incluye medidas como la actualización de los programas educativos, la creación de libros de texto de historia unificados y la promoción del patrimonio histórico y cultural.

El decreto también prevé desarrollar plataformas digitales para los materiales educativos, apoyar a los museos históricos no estatales y regular los medios de comunicación para "evitar las falsificaciones históricas".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Alcalde de Járkov en una entrevista con 'Euronews': "Tenemos que blindar el cielo de la ciudad"

Los ataques rusos matan a dos personas en la ciudad de Jersón

Jersón bajo las bombas un año después de su liberación