EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Un tóxico corrimiento de tierras amenaza a un pueblo danés mientras se recrudece la polémica sobre los costes de limpieza

La zona afectada por un corrimiento de varios millones de toneladas de tierra contaminada cerca del pueblo de Oelst, Randers, Dinamarca.
La zona afectada por un corrimiento de varios millones de toneladas de tierra contaminada cerca del pueblo de Oelst, Randers, Dinamarca. Derechos de autor Bo Amstrup/Ritzau Scanpix via AP
Derechos de autor Bo Amstrup/Ritzau Scanpix via AP
Por Euronews Green con AP
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Al cabo de nueve días, Nordic Waste -la empresa que explotaba la obra- renunció a controlar el desprendimiento.

PUBLICIDAD

Las autoridades danesas trabajan contrarreloj para evitar que un deslizamiento de tierra contaminada llegue a una fuente de agua cercana. Los gobernantes y la empresa que explotaba el lugar discuten sobre quién debe pagar la limpieza masiva.

El montículo de tierra de 75 metros de altura se encuentra en la planta de reprocesamiento Nordic Waste, al sur de la ciudad de Randers, en el noroeste de Dinamarca. Contiene unos 3 millones de metros cúbicos de tierra contaminada con metales pesados y derivados del petróleo, y avanza lentamente hacia el pueblo de Ølst, de 400 habitantes.

Al principio, el desprendimiento avanzaba a un ritmo de hasta 40 centímetros por hora hacia un arroyo conectado con el mar Báltico a través del fiordo de Randers, y desde entonces se ha ralentizado a unos 2 metros por día.

Un montículo de tierra de 75 metros de altura en la planta de reprocesamiento de Nordic Waste con 3 millones de metros cúbicos de suelo contaminado.
Un montículo de tierra de 75 metros de altura en la planta de reprocesamiento de Nordic Waste con 3 millones de metros cúbicos de suelo contaminado.Bo Amstrup/Ritzau Scanpix via AP

El vertido comenzó el 10 de diciembre y, nueve días después, Nordic Waste renunció a controlarlo, dejando la tarea en manos del Ayuntamiento de Randers, que ha desviado la corriente colocando tuberías para que pueda pasar sin peligro.

El ministro de Medio Ambiente, Magnus Heunicke, señaló el viernes que las autoridades están trabajando en la ampliación de esas tuberías y que se está construyendo un muro junto con varias balsas para el agua contaminada.

El agua de las precipitaciones y la nieve derretida son los mayores problemas, dijo Heunicke. La semana pasada llovió y nevó mucho en el oeste de Dinamarca. "Se trata de separar el agua contaminada del agua limpia", indicó en rueda de prensa, añadiendo que el trabajo es "enormemente difícil".

La primera ministra Mette Frederiksen dijo que "por supuesto, sería totalmente injusto si los niños en Randers o los ancianos tienen que pagar esta factura".
La primera ministra Mette Frederiksen dijo que "por supuesto, sería totalmente injusto si los niños en Randers o los ancianos tienen que pagar esta factura".Bo Amstrup/Ritzau Scanpix via AP

¿Se trata de un fenómeno natural o causado por la actividad humana?

United Shipping and Trading Company (USTC), que está detrás de Nordic Waste, culpó anteriormente del desprendimiento a unas condiciones climáticas fuera de su control. La zona "ha estado expuesta a enormes cantidades de lluvia, ya que 2023 ha sido el año más lluvioso de la historia en Dinamarca. Esto ha provocado un desastre natural de un calibre nunca visto en Dinamarca", afirmó.

El lunes, un informe del Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia (GEUS) señalaba que el depósito continuo de tierra sobre un pozo de arcilla inclinado en Nordic Waste era la causa principal del corrimiento de tierras. El deslizamiento "no puede considerarse un 'acontecimiento natural raro e inevitable'", afirmó el GEUS. Se cree que contiene material procedente de Noruega. GEUS añadió que se habían producido desprendimientos en la región desde 2021.

Se estaba moviendo a un ritmo de hasta 40 centímetros hacia un arroyo conectado al mar Báltico a través del fiordo de Randers.
Se estaba moviendo a un ritmo de hasta 40 centímetros hacia un arroyo conectado al mar Báltico a través del fiordo de Randers.Bo Amstrup/Ritzau Scanpix via AP

¿Quién pagará la limpieza?

Aún no está claro quién tendrá que pagar la limpieza. Nordic Waste se declaró en quiebra a principios de esta semana después de que la Agencia Danesa de Protección del Medio Ambiente le ordenara depositar una fianza de más de 200 millones de coronas (17,7 millones de euros) para evitar una catástrofe medioambiental.

La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, visitó las instalaciones el lunes y declaró que sería injusto que tuvieran que pagar los contribuyentes daneses.

Nina Østergaard Borris, directora general de Nordic Waste, declaró que la restauración del vertedero llevaría cinco años y podría costar miles de millones de coronas. Afirmó que la situación "es mucho más grave de lo que nadie podía imaginar, y la tarea de salvar la zona es mucho mayor de lo que Nordic Waste o USTC pueden asumir".

El caso ha abierto un debate sobre si Nordic Waste tiene la responsabilidad moral de pagar. El Gobierno ha arremetido contra el sexto hombre más rico de Dinamarca, Torben Østergaard-Nielsen, que está detrás de USTC, por no pagar. "Queremos hacer todo lo que esté en nuestra mano para que los contaminadores paguen", declaró Heunicke. Una investigación sobre quién debe

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Nuevo récord mundial de temperatura: El planeta alcanza su día más caluroso

¿Por qué tienen una sensación térmica mortal de 62ºC en Dubai?

¿Cuándo terminará la ola de calor en Europa? Los expertos predicen la fecha final y las tormentas que podrían seguir