EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Politica de la UE. ¿Cumplió las expectativas el 'Pacto Verde' de la Comisión Europea?

John Thys
John Thys Derechos de autor John Thys/Copyright 2020 The AP. All rights reserved
Derechos de autor John Thys/Copyright 2020 The AP. All rights reserved
Por Marta Pacheco
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El Pacto Verde dio forma al mandato de Ursula von der Leyen con la esperanza de establecer al bloque como pionero en la lucha contra el cambio climático. ¿Cuáles han sido los principales logros 'verdes'? ¿Qué leyes han sido frenadas por los eurodiputados?

PUBLICIDAD

El aumento de los objetivos en materia de energías renovables y eficiencia energética, la reducción de la contaminación atmosférica y la lucha contra los delitos medioambientales fueron algunos de los logros aclamados por los legisladores de la Unión Europea, impulsados por el 'Pacto Verde Europeo', principal agenda climática del bloque comunitario, que fue anunciada en 2019. El plan de neutralidad climática de la UE se comprometió a reducir para 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero, en al menos un 55% con respecto al valor de referencia de 1990, y a alcanzar el objetivo de cero emisiones netas para 2050.

Simone Tagliapetra, miembro del grupo de reflexión Bruegel y catedrática de Política Energética y Climática de la Universidad Johns Hopkins, afirma que Von der Leyen ha logrado "con éxito" orientar a la Unión Europea hacia la neutralidad climática.

"Con el 'Pacto Verde Europeo', la UE ha fijado objetivos climáticos claros y ambiciosos para 2030 y 2050, y para alcanzarlos, ha adoptado una amplia legislación. Se han movilizado cientos de miles de millones de euros en fondos verdes de la UE", declaraba Tagliapetra a 'Euronews'.

A pesar de los importantes avances logrados hasta ahora, el camino recorrido no ha estado exento de dificultades. ¿Cuáles han sido los principales logros? ¿Qué leyes han frenado los legisladores?

¿Qué medidas del 'Pacto Verde Europeo' se han tomado?

A pesar de la repetida erosión de los objetivos durante las negociaciones políticas, el plan 'verde' de la Unión Europea ha conseguido varias leyes para descarbonizar el sector energético, los inmuebles, la industria y el transporte de aquí a 2050.

En 2021, los legisladores votaron para que los objetivos climáticos fueran jurídicamente vinculantes mediante la adopción de una 'Ley Europea del Clima'. Poco después, el Ejecutivo de la UE anunció el denominado 'Objetivo 55', un programa de 13 expedientes legislativos diseñados para ayudar a todos los sectores de la economía de la UE y facilitar la aplicación del 'Pacto Verde', que fue rápidamente aprobado.

El llamado 'paquete del gas' de la Comisión Europea abrió la puerta al despliegue de 'gases renovables' y bajos en carbono, como el biometano y el hidrógeno, en el sector energético, con nuevas normas para mitigar las emisiones de metano, un 'gas de efecto invernadero' que atrapa más calor en la atmósfera que el CO₂, todo ello acordado por los colegisladores en diciembre de 2023.

La revisión de la Directiva Europea de Eficiencia Energética de los Edificios, acordada provisionalmente en diciembre de 2023, tiene como objetivo renovar los edificios antiguos y establecer la eliminación progresiva de los sistemas de calefacción de combustibles fósiles para 2040. Adoptadas en marzo y julio de 2023, respectivamente, la Directiva de Energías Renovables fija un objetivo de al menos un 42,5% de energías renovables en la combinación de la UE para 2030, y la Directiva de Eficiencia Energética establece un esfuerzo conjunto vinculante de la UE de reducción del 11,7% del consumo energético para 2030. Estos son algunos ejemplos de distintas leyes que pretenden unirse para descarbonizar varios sectores de la economía de la UE.

Los legisladores también aprobaron una serie de leyes para garantizar la responsabilidad de quienes dañen el medioambiente. La ley de delitos ambientales, aprobada el pasado mes de marzo, castigará a empresas y particulares por comportamientos imprudentes con la naturaleza, y se alinea con la ley de contaminación en origen, acordada provisionalmente por el Consejo y el Parlamento europeos en febrero de este año, y la de traslados de residuos, aprobada en marzo de 2024. Ambas están destinadas a proteger la contaminación marina. La directiva sobre tratamiento de aguas residuales urbanas, acordada por los colegisladores el pasado mes de marzo, hará que las industrias farmacéutica y cosmética paguen al menos el 80% de los costes relacionados con sus propios residuos.

En materia de transporte, los legisladores aprobaron la Euro7, cuya adopción por el Consejo Europeo está prevista para el próximo 12 de abril. Este es un proyecto criticado por los ecologistas por su falta de ambición para reducir las emisiones del transporte por carretera. Al final, se alcanzó un acuerdo en febrero para el fin de los camiones y autobuses con motores diésel en 2040. También se dio luz verde a nuevas normas sobre transporte aéreo y marítimo, en los meses de julio y octubre de 2023, respectivamente, que permiten un mayor volumen de combustibles renovables y bajos en carbono, como los llamados combustibles sostenibles para la aviación, y los combustibles renovables de origen no biológico.

Los legisladores también llegaron a un acuerdo en el pasado marzo para frenar la contaminación atmosférica con la Directiva de Calidad del Aire, y acordaron, en febrero, prohibir un gran número de gases fluorados, sustancias químicas artificiales que provocan el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Fiascos legislativos

Destinada a construir sistemas alimentarios sostenibles en la UE, y a recuperar el empleo de la tierra, la estrategia 'De la granja a la mesa', lanzada en 2020, se topó con la oposición de la industria, la de los partidos de derechas y los conservadores del Parlamento, y la de los agricultores. El Reglamento sobre Uso Sostenible de Plaguicidas fue el primer proyecto de ley en caer, víctima de una feroz oposición, mientras que el futuro de la Ley de Restauración de la Naturaleza, un proyecto de ley para restaurar la biodiversidad, sigue actualmente en el limbo, tras su rechazo por Hungría y otros Estados miembros de la UE.

La Comisión anunció medidas para impulsar la resiliencia hídrica a principios de 2024, pero el Ejecutivo comunitario dio marcha atrás posteriormente. "Queremos una agenda de inclusión, no de polarización", declaró Veronica Manfredi, funcionaria del departamento de Medioambiente de la Comisión Europea, en alusión a los grupos de agricultores que salieron a la calle. 

Aclamada en un principio como una gran victoria para el medioambiente, la ley de deforestación, concebida para garantizar que productos básicos clave como la soja, la carne de vacuno, el aceite de palma, la madera, el cacao, el café y el caucho dejen de venderse en la UE si proceden de zonas afectadas por prácticas de deforestación o degradación forestal, ahora también se ve amenazada tras la petición de Austria, respaldada por varios países de la UE, de una exención general sobre prácticas de diligencia debida, en virtud de la ley que entrará en vigor el próximo 30 de diciembre de 2024.

¿Qué queda para la próxima legislatura de la Unión Europea?

Queda por delante el trabajo sobre la 'economía circular'. El proyecto de ley destinado a reducir los residuos alimentarios y textiles, y otro para atajar la contaminación por microplásticos y pélets de plástico, descansarán, probablemente, hasta finales de año, cuando se forme una nueva Comisión Europea. Una propuesta de control obligatorio y medidas correctoras para restaurar los suelos de la UE, también está en trámite para el próximo mandato, al igual que la Directiva sobre alegaciones ecológicas, una propuesta destinada a atajar el 'lavado de imagen verde', y proteger a los consumidores de las alegaciones engañosas. 

En la próxima legislatura también se adoptará la ley de vigilancia forestal para desarrollar un marco de observación de los bosques a escala de la Unión Europea, destinado a proporcionar acceso abierto a información detallada sobre el estado y la gestión de los bosques de la UE, y se seguirá negociando el objetivo climático para 2040.

Sin embargo, el bloque comunitario necesita hacer algo más para convertir el 'Pacto Verde' en su "nueva estrategia de crecimiento", según Tagliapetra, quien afirma que la política industrial de la UE está ahora en el punto de mira. Así, requiere que la próxima Comisión Europea trabaje en un 'Pacto Verde Industrial' que "hasta ahora no se ha cumplido", en referencia a la Ley de Industria Neta Cero y la Ley de Materias Primas Fundamentales, ambas diseñadas para aumentar la producción nacional de tecnologías limpias.

La Ley de Industria Neta Cero, que recibirá el visto bueno del Parlamento Europeo en sesión plenaria el próximo 23 de abril, es el plan de la UE para aumentar la capacidad de fabricación de tecnologías de emisión neta cero, y superar los obstáculos a la ampliación de los servicios en Europa. 

PUBLICIDAD

Adoptada en marzo de 2024, la Ley de Materias Primas Fundamentales establece las normas para garantizar un suministro "seguro y sostenible" de materias primas fundamentales, fijando como objetivos para el consumo anual de materias primas de la UE que el 10% se extraiga localmente, el 40% se procese en la UE y el 25% proceda de materiales reciclados.

Euronews
EuronewsEuronews
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Qué debe hacer la UE para alcanzar sus ambiciones climáticas?

Los ministros europeos dan luz verde a las nuevas normas del mercado eléctrico

El asfalto con olor a mango de Madrid reaviva el enfado de los vecinos por los árboles talados