EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Las negociaciones sobre la financiación de la lucha contra el cambio climático se estancan en Bonn: ¿Qué significa esto para la COP29?

En esta foto de archivo del 6 de noviembre de 2020, un residente que camina por una calle inundada mira hacia atrás a los daños causados por la tormenta del huracán Eta en Planeta, Honduras.
En esta foto de archivo del 6 de noviembre de 2020, un residente que camina por una calle inundada mira hacia atrás a los daños causados por la tormenta del huracán Eta en Planeta, Honduras. Derechos de autor AP Photo/Delmer Martinez, File
Derechos de autor AP Photo/Delmer Martinez, File
Por Rosie Frost
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Está previsto que los países asuman un nuevo compromiso en materia de financiación de la lucha contra el cambio climático en la conferencia de la ONU sobre el clima que se celebrará en noviembre de este año.

PUBLICIDAD

Las negociaciones sobre la financiación de la lucha contra el cambio climático en la Conferencia sobre el Clima celebrada en Bonn terminaron el martes en un punto muerto, ya que los países no lograron ningún avance concreto en esta cuestión.

El tema ha estado en el centro de los debates en Alemania, ya que los países necesitan llegar a un acuerdo sobre el Nuevo Objetivo Cuantificado Colectivo (NCGQ) en la COP29 de Bakú el próximo mes de noviembre. Esta es la cantidad de dinero que los países desarrollados deben movilizar cada año a partir de 2025 para apoyar la acción climática en los países en desarrollo.

Pero ha habido serios desacuerdos sobre cuánto debe ser, a quién debe darse prioridad en la financiación, qué forma adopta este dinero y qué se considera un país "desarrollado".

"Es urgente que esta semana se produzcan avances en las negociaciones de la CMNUCC sobre el clima, ya que cada día que pasa las conversaciones se están convirtiendo en un pozo negro de inacción", afirmaba el lunes la Red de Acción por el Clima. Países de ambos lados de las negociaciones expresaron su decepción en el ecuador de la COP29.

¿Qué países deben contribuir?

Garantizar las contribuciones a los fondos para el clima ha sido durante mucho tiempo un punto de fricción en este tipo de negociaciones.

Algunos, como Noruega, defienden que los países con altas emisiones y capacidad económica como China o los petroestados deberían formar parte del grupo que contribuya. Actualmente, se definen a sí mismos como naciones en desarrollo bajo el Acuerdo de París, lo que significa que no tienen que aportar dinero a los fondos.

Estados Unidos también se encuentra entre los países que han defendido que el grupo de donantes debería ampliarse para incluir a las economías emergentes. En el otro lado de este debate, el tema de quién debe recibir los fondos es otro punto conflictivo. Muchos países desarrollados, como Estados Unidos, creen que deberían ir a parar a los más vulnerables a los efectos del cambio climático: los países menos adelantados (PMA) y los pequeños Estados insulares en desarrollo. Pero los países en desarrollo afirman que todos ellos deberían poder optar a la financiación.

¿La financiación de la lucha contra el cambio climático debe adoptar la forma de fondos o de préstamos?

Los países en desarrollo también han cuestionado lo que constituye realmente la financiación de la lucha contra el cambio climático. Dicen que los préstamos no deberían incluirse en las contribuciones de los países desarrollados.

Según un informe reciente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), los países desarrollados cumplieron su promesa de 100.000 millones de dólares (93.200 millones de euros) al año en 2022 con el "mayor incremento interanual observado hasta la fecha".

Sin embargo, el 69% de estos fondos se proporcionaron en forma de préstamos. Grupos como la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS) y los PMA afirman que esto no hace sino aumentar la carga de la deuda de las naciones más vulnerables.

"Desde nuestro punto de vista, es justicia, es reparación, es responsabilidad de los países ricos", declaró en rueda de prensa Harjeet Singh, activista climático y observador en la conferencia de Bonn. "Mientras que ellos lo ven como otra oportunidad de hacer dinero. De hecho, el informe de la OCDE cuenta esa historia".

Activistas participan en una manifestación por pérdidas y daños en la COP28.
Activistas participan en una manifestación por pérdidas y daños en la COP28.AP Photo/Kamran Jebreili

Cifras recién publicadas por el Centro para el Desarrollo Global (CGD) y compartidas con 'Carbon Brief' sugieren que el objetivo de 100.000 millones de dólares también podría haberse alcanzado reetiquetando la ayuda existente.

Se supone que los países desarrollados deberían haber aportado fondos "nuevos y adicionales" a los que ya proporcionan. Pero el CGD afirma que al menos 6.500 millones de dólares (6.400 millones de euros) del aumento récord de la ayuda al clima en 2022 se desviaron de otros programas de ayuda al desarrollo. Afirman que esto puede haber permitido a las naciones ricas alcanzar sus objetivos climáticos a pesar de recortar los presupuestos generales de ayuda exterior.

El Banco Mundial acuerda albergar un fondo de pérdidas y daños

Tras años de debate, en la COP27 de 2022 se acordó la creación de un fondo para pérdidas y daños, un mecanismo financiero diseñado para proporcionar un apoyo crucial a las naciones vulnerables que se enfrentan a la peor parte de los desafíos relacionados con el clima. El año pasado, países como Italia y los Países Bajos empezaron a prometer dinero para este fondo.

Mientras se desarrollaban las conversaciones en Bonn, el consejo de administración del Banco Mundial aprobó el martes un plan para que actúe como anfitrión provisional de los fondos para pérdidas y daños. Ha dicho que mantendrá el fondo intermediario durante cuatro años con una junta independiente del banco y con su propia estructura de gobierno y control sobre las decisiones de financiación.

PUBLICIDAD

El Banco Mundial dijo que se trataba de un "hito importante en el camino hacia la operatividad del fondo, en colaboración con la junta del fondo de respuesta a pérdidas y daños".

"Se trata de un importante paso adelante en el cumplimiento de los compromisos adquiridos en la COP28", añadió la presidencia de la COP28 en un post en las redes sociales.

Pero este también ha sido un punto de discordia para los países en desarrollo, que temen que los países desarrollados, incluido Estados Unidos, que nombra al presidente del Banco Mundial, puedan tener demasiada influencia.

¿Qué significa esto para la COP29?

La COP29, que se celebrará en Azerbaiyán el próximo mes de noviembre, ya ha sido bautizada como la "COP de las finanzas". Los países seguirán debatiendo sobre la consecución de un nuevo acuerdo de financiación para el clima tras haber alcanzado por fin los 100.000 millones de dólares prometidos.

PUBLICIDAD

Se espera que el NCGQ vaya más allá del objetivo original, con 100.000 millones de dólares como cantidad mínima, y que se base en las necesidades reales de los países afectados por el cambio climático. No será de extrañar que muchos de estos argumentos resurjan de nuevo en Bakú.

Toda esa palabrería apenas sirvió para crear consenso en torno a las cuestiones más polémicas.
Gaia Larsen
Directora de Acceso a la Financiación Climática del Instituto de Recursos Mundiales

"En Bonn, los delegados avanzaron bastante en la reducción del texto de negociación del nuevo objetivo de financiación de la lucha contra el cambio climático, pero toda esa palabrería no sirvió para llegar a un consenso en torno a las cuestiones más polémicas", afirma Gaia Larsen, directora de acceso a la financiación de la lucha contra el cambio climático del Instituto de Recursos Mundiales.

"Aunque a veces los negociadores se mostraron dispuestos a trabajar para llegar a un acuerdo, en la mayoría de los casos siguieron reiterando puntos de vista opuestos sobre las cuestiones más importantes, como quién paga, cuánto dinero se pretende conseguir con el objetivo y cuál es el equilibrio adecuado entre los distintos tipos de financiación". Larsen añade que el gran número de cuestiones sin resolver nos prepara para unas "tensas dos semanas en Bakú" a finales de este año.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Por qué tienen una sensación térmica mortal de 62ºC en Dubai?

¿Cuándo terminará la ola de calor en Europa? Los expertos predicen la fecha final y las tormentas que podrían seguir

21 Estados miembros advierten a la Comisión Europea de que no se puede ignorar la capacidad de recuperación del agua