Emmanuel Macron y su apuesta por una voz propia europea sobre Taiwán: ¿un riesgo o un acierto?

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, pronuncia un discurso en la universidad Sun Yat-sen de Guangzhou, China, el viernes 7 de abril de 2023
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, pronuncia un discurso en la universidad Sun Yat-sen de Guangzhou, China, el viernes 7 de abril de 2023 Derechos de autor Thibault Camus/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Euronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Algunos expertos opinan que las declaraciones del presidente francés son peligrosas, pues podrían llegar a resquebrajar la unidad europea y la solidaridad transatlántica con respecto a Pekín.

PUBLICIDAD

La polémica en torno a la postura europea respecto a Taiwán defendida por Emmanuel Macron está servida. Tras su importante viaje a Pekín, el presidente francés pedía a la Unión que se alejara del "seguidismo" a Estados Unidos y China. Que no se plegara, en definitiva, a las opiniones que estos dos países puedan tener en la siempre delicada cuestión de Taiwán.

Para algunos, estas declaraciones son peligrosas, pues podrían llegar a resquebrajar la unidad europea y la solidaridad transatlántica con respecto a Pekín. Otros observadores, sin embargo, se muestran más comprensivos con esa autonomía estratégica defendida por París.

Tal es el caso por ejemplo de Dan Baer, vicepresidente senior y director de investigación política del Fondo Carnegie para la Paz Internacional.

Baer considera que "desde hace varios años, el presidente Macron ha insistido repetidamente en su opinión de que Europa debería desarrollar lo que él llama autonomía estratégica. Y creo que depende de lo que se quiera ver en ese concepto", matiza el experto. "Diferentes personas ven cosas diferentes. Por mi parte, no lo veo en absoluto como una amenaza para la unidad transatlántica. Creo que hay mucha gente en Estados Unidos que apoyaría la idea de que Europa debería hacer más para ser un actor estratégico por derecho propio. Que Europa se esforzara más, especialmente a la luz de las amenazas tanto próximas como globales en el área actual, sería algo positivo", alega Baer.

Una cuestión de valores

Baer señala también que ciertos elementos del análisis presentado por la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, resuenan con fuerza en Washington. Von der Leyen habló de la necesidad de preservar el statu quo en el Estrecho de Taiwán. Sin embargo, justo después de la visita de los líderes europeos, Pekín llevó a cabo un ejercicio militar para rodear la isla.

En este contexto, la idea de una tercera vía europea parece muy difícil, porque la seguridad de la Unión depende de Estados Unidos.

Así opina entre otros el analista del Real Instituto Elcano y titular del Centro de Estudios de Asia Oriental de la Universidad Autónoma de Madrid, Mario Esteban. "Debemos seguir a Estados Unidos en la medida en que nos interese", recuerda Esteban. "Es obvio que nuestros valores y nuestros intereses no son los mismos que los de Estados Unidos, pero están más cerca de este país que de China. No creo que debamos seguir ciegamente a Washington, pero hablar aquí de neutralidad o equidistancia no es muy realista, porque ni nuestros valores ni nuestros intereses son equidistantes de Washington y Pekín".

Para la Unión Europea, la prioridad sigue siendo mantener abiertos los canales con Pekín. Estaba previsto que el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, viajara a China esta misma semana, pero su viaje ha sido cancelado tras dar positivo por covid.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Brasil y China inician una nueva era de cooperación con el dólar como principal enemigo

La UE y Reino Unido acuerdan "líneas políticas generales" sobre Gibraltar

Semana Europea: Decisiones sobre clima, transparencia y migración