Los eurodiputados progresistas interrogan al primer ministro finlandés por su alianza con la extrema derecha

El Primer Ministro finlandés, Petteri Orpo, fue duramente criticado por los diputados progresistas del Parlamento Europeo.
El Primer Ministro finlandés, Petteri Orpo, fue duramente criticado por los diputados progresistas del Parlamento Europeo. Derechos de autor Jean-Francois Badias/Copyright 2024 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor Jean-Francois Badias/Copyright 2024 The AP. All rights reserved.
Por Jorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El discurso del primer ministro finlandés derivó rápidamente en acusaciones y recriminaciones por su alianza con el Partido Finlandés, un partido populista y euroescéptico salpicado por escándalos de racismo, antisemitismo y neonazismo.

PUBLICIDAD

"Mi Gobierno está comprometido con una Unión Europea fuerte. Una UE que actúe y no sólo reaccione. Queremos construir una Unión que se ocupe de nuestra seguridad común y trabaje por nuestra economía". Así se pronunció el primer ministro finlandés, Petteri Orpo, durante un discurso en el Parlamento Europeo.

Pero las palabras del primer ministro derivaron rápidamente en acusaciones y recriminaciones por su alianza con el Partido Finlandés, un partido populista y euroescéptico salpicado por escándalos de racismo, antisemitismo y neonazismo.

El Partido Finlandés forma parte del grupo de extrema derecha Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) en el hemiciclo de Estrasburgo, mientras que la Coalición Nacional de Orpo pertenece al Partido Popular Europeo (PPE), la formación de centro-derecha con mayor número de escaños. 

Una dimisión por chistes sobre Hitler

El año pasado, uno de los ministros del Partido Finlandés, Vilhelm Junnila, dimitió tras revelarse que había hecho chistes sobre "Heil Hitler" y que había promovido los abortos en África como método para combatir el cambio climático. La líder del partido, Riikka Purra, también se vio obligada a disculparse por haber hecho comentarios racistas sobre los inmigrantes turcos y somalíes.

Las fuerzas progresistas en Europa ven en el Gobierno de Helsinki una prueba de la línea cada vez más difusa entre la derecha tradicional y la extrema derecha, un fenómeno que, según dicen, se está extendiendo rápidamente por el bloque y amenaza la viabilidad de la integración europea.

Iratxe García Pérez, líder de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D), cargó contra el invitado de honor y le dijo: "Su único enemigo es la extrema derecha", y se refirió al presidente del PPE, Manfred Weber, a quien considera el cerebro del acercamiento ideológico entre la derecha y la extrema derecha.

"Su alianza con la extrema derecha es la verdadera amenaza para nuestra democracia y para el proyecto europeo. Por eso está en juego el futuro de la Unión Europea", dijo García Pérez.

"En tiempos de incertidumbre y de grandes transformaciones, no basta con intentar resistir a la ola reaccionaria. Tenemos que avanzar", apuntó la líder socialista. "Señor Orpo, señor Weber: pongan fin a su alianza con quienes quieren destruir Europa", añadió.

El Pacto Verde sigue en el centro del debate

Otro punto de discordia fue la propuesta de Orpo de replantear el Pacto Verde tras las elecciones al Parlamento Europeo, que se celebrarán entre el 6 y el 9 de junio. El primer ministro finlandés instó al bloque a "recalibrar nuestra política climática y pasar de una regulación excesivamente detallada a fomentar la innovación".

"Necesitamos zanahorias e incentivos, no palos y burocracia", dijo entre aplausos de los legisladores del PPE, que han adoptado una postura más crítica con el Pacto Verde encabezado por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que es la política más destacada del partido.

Philippe Lamberts, copresidente de Los Verdes, se opuso al discurso de Orpo y argumentó que la frugal postura finlandesa sobre el gasto público está en "contradicción" con los objetivos de despliegue de las energías renovables, ya que conllevan importantes gastos para todos los Estados miembros.

"La regulación nos fija objetivos y crea mercados. Así que necesitamos regulación", le dijo Lamberts, "no se puede decir al mismo tiempo que necesitamos más zanahorias, pero luego no queremos gastar dinero en ello. Quiero decir, ¿qué son las zanahorias si no es dinero público?".

Lamberts también denunció al Gabinete de Orpo, diciendo que "la gente como nosotros nunca, nunca debería aliarse con gente que de factoconsidera a algunos seres humanos como inferiores".

"Eso es lo que hicieron en Finlandia. Y me alegro, Manfred (Weber), de que sus colegas en Portugal no van a hacer eso", dijo, en referencia al reciente resultado de las elecciones legislativas en Portugal. Los conservadores portugueses ganaron las elecciones, pero descartaron entrar en un gobierno de coalición con el partido de extrema derecha Chega.

Finland's Petteri Orpo addressed the European Parliament in Strasbourg, France.
Finland's Petteri Orpo addressed the European Parliament in Strasbourg, France.European Union, 2024.

Las críticas contra Orpo, sus alianzas políticas y sus reformas económicas fueron ampliamente secundadas por otros eurodiputados progresistas durante la hora que duró el debate en Estrasburgo, aunque ocasionalmente se vieron interrumpidas por expresiones de apoyo de legisladores de la derecha y extrema derecha europea.

La extrema derecha da la bienvenida a Orpo

Nicola Procaccini, copresidenta del grupo ECR, dio una calurosa bienvenida al primer ministro finlandés y dijo que su victoria electoral era "más importante de lo que puedas imaginar".

"Y aún más significativa ha sido su elección para gobernar junto al Partido Finlandés. Un miembro notable de nuestra familia política. Lograste resistir la presión de quienes no querían una coalición entre el PPE y ECR", dijo Procaccini. "Si el centro derecha está unido, gana en todas partes de Europa y la izquierda lo sabe muy bien".

El grupo ECR se considera más tolerable ideológicamente para el PPE que la otra formación euroescéptica del Parlamento, Identidad y Democracia (ID), que engloba a partidos como la Agrupación Nacional (Francia), Alternativa para Alemania (Alemania), Interés Flamenco (Bélgica) y el Partido de la Libertad de Austria.

PUBLICIDAD

Von der Leyen y Weber han tachado a ID de "amigos de Putin" y han rechazado cualquier posible cooperación con ellos. Sin embargo, algunos miembros del ECR, como los Fratelli d'Italia (Italia), el Partido Cívico Democrático (República Checa) y los Demócratas Suecos (Suecia) se consideran socios más adecuados para los conservadores.

Las encuestas prevén un giro a la derecha

Los sondeos de opinión prevén un aumento sustancial de escaños para los grupos ECR e ID en las elecciones europeas en junio, lo que debilitaría la gran coalición entre conservadores, socialistas y liberales.

Al final del debate, el primer ministro finlandés volvió a tomar la palabra para defender a su coalición y su programa político, en particular en lo relativo al apoyo a Ucrania, una cuestión que el PPE utiliza para distinguir entre lo que considera "partidos aceptables" y los que no lo son.

"Señora García Pérez y muchos otros: (en mi Gobierno) no hay partidos de extrema derecha", dijo Orpo en el hemiciclo. "(El) Gobierno finlandés está a favor del Estado de derecho. Está a favor de la democracia. Está a favor de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Es pro Ucrania. Es pro Unión Europea", aseguró.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Análisis: El centro-derecha europeo abre la puerta a los populistas en pleno auge de la ultraderecha

Imposible trabajar con los "amigos de Putin" tras las elecciones europeas, según von der Leyen

Los populistas de derechas podrían controlar el Parlamento de la UE tras las elecciones