¿Anteponer la salud mental al salario?: Los españoles cambian sus prioridades

Durante 2022 el 27% de los trabajadores se planteaba dejar su empleo.
Durante 2022 el 27% de los trabajadores se planteaba dejar su empleo. Derechos de autor Annie Spratt/ Unsplash
Por Laura Llach
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Durante 2022, el 27% de los trabajadores se planteaba dejar su empleo, lo que supone un incremento del 4% con respecto al año pasado. ¿El principal motivo? Cuidar su bienestar emocional.

PUBLICIDAD

Le costó meses tomar la decisión, pero después de siete años trabajando como camarera Eugenia Causarás dijo basta. “No es una decisión que se toma de un día para otro, estuve mucho tiempo debatiendo qué hacer”, asegura.

Llegó un punto en el que las condiciones laborales y los turnos interminables le suponían un estrés con el que no podía lidiar.

“Llegué a hacer tres turnos en una jornada laboral, con solo seis horas de descanso entre ese día y el siguiente”, asegura Eugenia.

“Hacía más horas que un reloj, así que era imposible compaginar mi trabajo con mi vida personal”, añade.

A pesar del miedo que le daba dimitir y cambiar de sector en el ya de por sí tensionado mercado laboral español, no le quedó más remedio que hacerlo para recuperar su salud mental.

Según el último estudio Estado del mercado laboral en España publicado este miércoles por Infojobs y Esade, durante 2022, el 27% de los trabajadores se planteaba dejar su empleo, lo que supone un incremento del 4% con respecto al año pasado.

El principal motivo, para un 32% de ellos, es la salud mental y el cuidado de su bienestar emocional.

Unos puntos más abajo quedaba lo que tradicionalmente se ha impuesto como el motivo más común: buscar un aumento salarial.

“Ansiedad al mirar el calendario”

Desde enero de 2022 la Organización Mundial de la Salud reconoce el burnout como una enfermedad laboral.

Esto fue justo lo que le pasó a Noelia Gallego darse cuenta de que su trabajo le estaba drenando. Cada vez que su empresa dedicada al márketing digital tenía una crisis con uno de sus clientes comenzaban las jornadas maratonianas.

Esto empezó a pasarle factura. Cuando terminaba la jornada laboral sentía una presión en el pecho y le generaba ansiedad mirar el calendario con el número de reuniones que tenía agendadas para el día siguiente.

“Ya no disfrutaba de mi trabajo como al principio. Pensé que, con el paso del tiempo se me pasaría, pero todo lo contrario, fue a más”, asegura.

Noelia acudió a su médico y se cogió la baja por depresión. Hace tan solo dos semanas se dio cuenta de que esto era un parche y no la solución al problema, así que se armó de valor y dejó su trabajo.

Para Amparo Ballester, Catedrática de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Valencia, hay tres factores que favorecen una mayor conciencia de los trabajadores sobre su propio bienestar emocional: mayor estabilidad laboral, un cambio en la tipología del trabajo y la importancia de la salud mental.

La experta apunta que la reforma laboral de 2021 que aprobó el Gobierno socialista y que pretendía reducir las elevadas tasas de temporalidad en el empleo ha logrado su objetivo.

Poco más de un año desde su aprobación, ha logrado reducir los contratos temporales al mínimo histórico del 15%, aumentando a su vez los contratos indefinidos.

“La mejora en la calidad de los trabajos hace que los trabajadores no se conformen con lo que hay por miedo a perderlo”, afirma.

A esto se le suma el hecho de que ahora los trabajos sean más creativos y menos mecánicos también supone un desgaste para el trabajador. “Esto supone un mayor cansancio, no tanto en términos físicos, como intelectuales o mentales”, sostiene.

PUBLICIDAD

Lo que se agrava con la falta de desconexión digital. “Te llaman del trabajo y te envían un correo electrónico a cualquier hora. La desconexión digital no existe. Eso te afecta emocionalmente”, señala Encarna Abascal, secretaria nacional de Prevención de Riesgos Laborales en CSIF.

Tanto Abascal como Ballester coinciden en que hay una mayor conciencia sobre la salud mental entre los trabajadores y, mientras que antes se aspiraba a ganar dinero como fuera, ahora la tendencia es distinta.

Unsplash
La falta de desconexión digital afecta emocionalmente a los trabajadores.Unsplash

Los jóvenes priorizan menos la salud mental

El estudio realizado por Infojobs en 2021 preguntaba a los encuestados cuál sería la razón principal para cambiar de trabajo. La respuesta fue abrumadora. Más del 50% eligieron razones económicas y mejora del salario.

Este año, aunque es el primero que se pregunta el motivo para abandonar un empleo, ha mostrado la relevancia del bienestar emocional y ha reducido el número de encuestados motivados por el tema económico.

Pero no todos los grupos de edad lo ven de la misma forma. Según el documento recientemente publicado, la preocupación por la salud mental es mayor entre los trabajadores de mayor edad.

PUBLICIDAD

Esta supone la motivación principal para cambiar de empleo entre los que tienen de 45 a 54 años. También ha logrado situarse como la segunda razón entre los de 25 y 34 años.

Noelia pertenece a este último grupo de edad y ha aprendido a la fuerza a valorar su estabilidad emocional, tal y como lo describe ella. “He aprendido que la calidad de vida no tiene precio. Muchas veces nos olvidamos de vivir y solo trabajamos, cuando debería ser al revés”, apunta.

Por el momento la joven está en paro y se encuentra buscando trabajo. Ahora es muy consciente de las condiciones laborales que busca y filtra las ofertas mucho más que cuando entró en el mercado de trabajo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Cuáles son las mejores ciudades para conciliar vida laboral y familiar?

Nuevos antibióticos "cambiantes", la solución contra las superbacterias resistentes a los fármacos

¿Qué países europeos tienen las tasas más altas de educación superior?