EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

¿Hasta qué punto es grave la desinformación rusa para las elecciones europeas?

Aumenta la preocupación por la posibilidad de que actores extranjeros como Rusia o China intenten desestabilizar el proceso democrático en Europa en junio.
Aumenta la preocupación por la posibilidad de que actores extranjeros como Rusia o China intenten desestabilizar el proceso democrático en Europa en junio. Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Anna Desmarais
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Rusia y China no son los únicos actores que intentan interferir en las elecciones europeas. Según el SEAE, hay otros 80 países implicados, además de algunos grupos no estatales, como el Grupo Wagner.

PUBLICIDAD

Los rusos buscan desestabilizar una Europa "ansiosa" interfiriendo en las elecciones europeas a medida que se acerca la fecha de las votaciones, del 6 al 9 de junio, según afirman expertos en seguridad.

Aunque la injerencia exterior rusa no es algo nuevo, la guerra de Ucrania sí lo es, según asegura Rolf Nijmeijer, asistente de investigación y experto en desinformación rusa del Observatorio Europeo de los Medios Digitales (EDMO).

La invasión comenzó el 22 de febrero de 2022, por lo que no fue un factor de preocupación en las últimas elecciones europeas que se llevaron a cabo en 2019.

"Tenemos una Europa más ansiosa debido a los conflictos que la rodean en este momento y a la constatación de que el mundo es actualmente caótico e irreal", dijo Nijmeijer.

Hay un foco de conflicto en el que los actores extranjeros están muy interesados en influir para avanzar en sus objetivos estratégicos

A cuatro semanas de las elecciones europeas, ya se han hecho públicos numerosos casos de injerencia extranjera dirigida por Rusia: desde interferencias récord en las señales GPS, hasta sobornos a políticos en Bruselas y un sitio web falso en el que se pide a soldados franceses que se alisten para luchar en Ucrania.

¿De dónde proceden estas interferencias, qué son exactamente y qué se está haciendo para limitar su propagación?

Una amenaza "en rápida expansión"

El Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) describe la injerencia extranjera como un patrón de comportamiento manipulador y coordinado por parte de Estados o actores no estatales que "amenaza o tiene el potencial de afectar negativamente a valores, procedimientos y procesos políticos".

La interferencia extranjera, aunque siempre ha existido, se describió como una "amenaza en rápida expansión" para la UE y la seguridad internacional en la estrategia de la Brújula Estratégica del SEAE hasta 2030.

Eso se debe a que las nuevas tecnologías y el Internet están cambiando su "ámbito, naturaleza y alcance".

"Estamos aunando fuerzas y redoblando esfuerzos para protegernos porque es una amenaza para nuestras sociedades tal y como las conocemos", declaró Peter Stano, portavoz principal de Asuntos Exteriores y Política de Seguridad del SEAE. Según Nijmeijer y el SEAE, los rusos y los chinos son los principales protagonistas de las injerencias extranjeras en la Unión Europea.

Josep Borrell, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, escribió en el informe de enero del SEAE sobre las injerencias extranjeras antes de las elecciones que los rusos lo usan como una herramienta más entre otras "para justificar su guerra" contra Ucrania en todo el mundo.

La revelación por parte de las fuerzas francesas en febrero de una red de desinformación rusa llamada Portal Kombat dirigida a sitios web europeos, el pago a funcionarios de Bruselas para difundir propaganda pro-Kremlin y las interrupciones en los vuelos a través del Báltico debido al bloqueo de las señales GPS, son algunos ejemplos de presuntas injerencias rusas antes de las elecciones.

Según Jakub Kalensky, director adjunto del Centro Europeo de Excelencia para la Lucha contra las Amenazas Híbridas (CoE Híbrido), los rusos no han intensificado su injerencia para estas elecciones...

Las interferencias de Rusia en el Brexit y otras elecciones

Sólo en 2016, hay pruebas de que los rusos interfirieron en las elecciones estadounidenses, en la votación del Brexit en el Reino Unido y en los referendos de Países Bajos e Italia, afirma Kalensky.

Sin embargo, Jamie Shea, miembro sénior de Friends of Europe y funcionario retirado de la OTAN, asegura que no hay "pruebas concluyentes" de que la interferencia rusa haya cambiado un resultado electoral. "¿(Esa interferencia) explica por sí sola por qué (el expresidente estadounidense Donald) Trump fue elegido en 2016? Pues no", dijo Shea.

"Es importante no sobredimensionar esto, o sea, decir que los políticos ganaron o perdieron por culpa de Rusia. Cuanto más se exagera, más se demuestra a (Vladímir) Putin que es poderoso".

Para los chinos, continúan las campañas de desinformación que buscan publicitar una mejor imagen de China en todo el mundo. Durante estas elecciones, dijo Nijmeijer, también están atacando activamente a las instituciones escépticas hacia China "utilizando una retórica similar a la de los rusos".

Rusia y China no son los únicos actores que intentan interferir en las elecciones de la UE: según el SEAE, hay otros 80 países implicados, además de algunos grupos no estatales, como el Grupo Wagner.

PUBLICIDAD

El impacto "no puede ignorarse"

Aunque los funcionarios de inteligencia conocen las amenazas, todos coincidieron en que es extremadamente difícil evaluar el impacto de la injerencia rusa o de otros países en las elecciones, pero también en las creencias del público en general.

"Es como luchar contra la COVID-19 sin saber cuánta gente está vacunada", afirma Kalensky. Uno de los únicos indicios, según Kalensky, es observar cómo responde el público a las preguntas de los sondeos en las que se utilizan argumentos habituales de la desinformación rusa.

Es como luchar contra la COVID-19 sin saber cuánta gente está vacunada

Según una serie de encuestas recientes, un tercio de los eslovacos cree que Occidente provocó la guerra contra Ucrania, una narrativa fabricada por los rusos.

La cifra es casi igual de alta en Bulgaria (26%) y en Hungría (alrededor del 18%). En Italia, el 17% de los encuestados culpa a la OTAN del conflicto.

Las cifras podrían ser aún más altas en Alemania: dos encuestas sitúan la cifra en el 18% o el 40% de la población de acuerdo o parcialmente de acuerdo en que Occidente tiene la culpa de la guerra en Ucrania.

PUBLICIDAD

"(Las campañas de desinformación) no captan al 50% (de la gente), pero el 20% es suficiente para elegir a un primer ministro en Eslovaquia", dice Kalensky, "no creo que podamos quedarnos de brazos cruzados".

Los efectos a largo plazo de la desinformación, según Nijmeijer, es la "erosión de la confianza" en las instituciones políticas y en cómo se crea el conocimiento.

La interferencia extranjera podría significar la apatía de los votantes, apunta Nijmeijer. A pesar de ello, las elecciones de la UE de 2019 tuvieron una participación del 50,6%, con un gran porcentaje de jóvenes y primerizos.

"La gente podría perder por completo el interés en la política porque cree que todo es mentira y no hay nada que ganar... o que los procesos electorales son inútiles porque el sistema es corrupto", dice Nijmeijer.

La injerencia exterior rusa también afecta a los países de manera diferente, afirma Kalensky y asegura que el impacto podría ser menor en los países bálticos, Polonia y los países nórdicos porque todos ellos tienen "experiencia histórica" con las campañas de influencia rusa y una fuerte confianza fundacional en las instituciones públicas y los medios de comunicación.

PUBLICIDAD

Cambio de tácticas de inteligencia

El SEAE es el organismo europeo que coordina con la OTAN y los Estados miembros la respuesta a las injerencias extranjeras del Kremlin. En 2015, el SEAE estableció un grupo de trabajo llamado 'East StratCom' que expondría los ataques a la UE mediante la "difusión de la conciencia" de la desinformación pro-Kremlin.

Una parte clave del grupo de trabajo es la base de datos EUvsDisinfo: una recopilación de más de 16.500 casos de injerencia exterior rusa o campañas de desinformación.

El SEAE también trabaja con un Sistema de Alerta Rápida (RAS) que permite a las instituciones de la UE y a los Estados miembros coordinar y compartir información sobre injerencias extranjeras y desinformación.

Pero el informe de enero del SEAE sobre las amenazas de injerencia extranjera señala que la actividad "se intensificará gradualmente" a medida que se acerque el día de las votaciones.

Stano, del SEAE, afirma que la mayor batalla se librará sobre el terreno en los Estados miembros de la UE, donde tiene lugar la mayor parte de la actividad a favor del Kremlin: en el idioma local, haciendo referencia al debate político local.

PUBLICIDAD

"El alcance del desafío es tan grande que nunca habrá trabajo suficiente para contrarrestarlo, pero estamos aunando fuerzas e intensificando los esfuerzos para protegernos".

También hay algunas técnicas que los jefes de Estado pueden utilizar. Shea, de Friends of Europe, asegura que ahora los jefes de gobierno están dispuestos a hacer pública información que normalmente permanecería clasificada.

Señala el ejemplo de las autoridades francesas, que informaron al público del cierre de un sitio web ruso falso que animaba a unos 200.000 ciudadanos a alistarse en la guerra de Ucrania.

Esa es una técnica que Kalensky describe como "nombrar y avergonzar" a los rusos. El experto cree que esta estrategia, si se utiliza correctamente, puede convencer a los rusos de que su injerencia tiene menos efecto del que pretenden.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Estonia está preparada para una escalada de la guerra: gasta más del 3% del PIB en Defensa

¿Qué haría si yo fuera eurodiputado... respecto al futuro de las nuevas generaciones?

Putin destituye a Shoigú como ministro de Defensa y a Pátrushev como jefe del Consejo de Seguridad