Los científicos creen haber encontrado una relación entre las bacterias de nuestro intestino y la rapidez con la que envejecemos

Una nueva investigación sugiere que las bacterias intestinales influyen en la rapidez con que envejecemos
Una nueva investigación sugiere que las bacterias intestinales influyen en la rapidez con que envejecemos Derechos de autor Canva/Euronews
Por Camille Bello
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los hallazgos sugieren que unos niveles más altos de bacterias inflamatorias están relacionados con un envejecimiento acelerado y un peor rendimiento físico.

PUBLICIDAD

El intestino humano es un ecosistema complejo, hogar de billones de microorganismos que desempeñan un papel vital en el mantenimiento de nuestra salud.

Recientes hallazgos publicados en la revista Developmental Cognitive Neuroscience han descubierto que la diversidad de microbios del intestino no sólo puede influir en nuestra forma física, sino también en lo rápido que envejecemos.

Las revelaciones de un equipo de la Universidad Húngara de Ciencias del Deporte abren nuevas posibilidades de aprovechar el poder de los probióticos para promover la salud y la longevidad, afirmó el profesor Zsolt Radak, autor principal del estudio.

Con su equipo de Budapest, Radak examinó la relación entre la diversidad del microbioma intestinal, la edad biológica -nuestra edad determinada por el estado de nuestra salud general, y no por nuestros años de vida- y la forma física de 80 remeros aficionados.

Para realizar el estudio, cada participante se sometió a una serie de evaluaciones de su forma física y proporcionó una muestra de heces para analizar las bacterias de su intestino, así como muestras de sangre para determinar su edad biológica mediante marcadores epigenéticos.

Los marcadores epigenéticos son como interruptores en nuestro ADN que pueden controlar si ciertos genes se activan o desactivan, y desempeñan un papel crucial a la hora de determinar cómo se desarrollan, funcionan y responden nuestras células a nuestro entorno.

La calidad de nuestras células puede verse influida por factores como el estilo de vida, la dieta y la exposición a factores ambientales, que en última instancia pueden repercutir en nuestra salud y en cómo envejecemos.

Los marcadores epigenéticos permiten a los científicos medir este declive celular, lo que proporciona una instantánea de nuestros "relojes epigenéticos" o "edad biológica".

Resultados inesperados

"Descubrimos que las bacterias inflamatorias aceleran en realidad el proceso de envejecimiento, de modo que si tienes más bacterias inflamatorias. Entonces tienes un envejecimiento avanzado", explicó Radak a Euronews Next, añadiendo que el envejecimiento acelerado "significa que eres mayor que tu edad cronológica".

Asimismo, al analizar las bacterias específicas presentes en el microbioma intestinal de los remeros, los investigadores descubrieron que los niveles más altos de bacterias antiinflamatorias se correlacionaban con mejores indicadores de forma física y un ritmo de envejecimiento más lento.

Por el contrario, la presencia de bacterias inflamatorias se asociaba a un peor rendimiento en las pruebas de forma física.

Los deportistas tenían entre 38 y 84 años y habían participado en la World Rowing Masters Regatta 2019, una competición internacional de remo diseñada específicamente para remeros expertos.

Un vínculo crucial entre el intestino y el envejecimiento

Los hallazgos sugieren un vínculo crucial entre las bacterias intestinales, la inflamación, el estado físico y el proceso de envejecimiento, desafiando la suposición común de que más bacterias simplemente significan mejor salud, dice Radak.

Sin embargo, el estudio no determina una relación causa-efecto. Es muy posible que las opciones dietéticas presumiblemente más saludables de los deportistas influyan positivamente en la abundancia de bacterias beneficiosas en sus intestinos.

Sin embargo, "estas bacterias no guardan relación con el envejecimiento cronológico, lo  cual me parece una observación muy interesante, porque significa que estas bacterias están implicadas en el envejecimiento por metilación del ADN [envejecimiento epigenético], [y por tanto] no son el resultado del envejecimiento [cronológico]", asegura Radak.

En otras palabras, las bacterias inflamatorias, cuando son abundantes, están relacionadas con el envejecimiento acelerado.

"Creo que estos hallazgos son importantes porque primero tenemos que identificar las relaciones. Y luego, por supuesto, si se puede confirmar, el siguiente paso es modificar [tratar] este tipo de abundancia [de bacterias inflamatorias] y luego hacer modificaciones en el microbioma intestinal que permitan, tal vez, una desaceleración del envejecimiento y una vida más sana", dijo.

El equipo de Radak está realizando actualmente un estudio de seguimiento de seis meses en el que han alterado el microbioma intestinal de los remeros utilizando probióticos para evaluar si esta intervención afecta directamente a la edad biológica.

PUBLICIDAD

Se espera que los resultados se publiquen a principios de 2024.

Mientras tanto, también están trabajando en otro estudio con 60 campeones olímpicos de entre 25 y 102 años, cuyo objetivo es explorar el impacto de la actividad física temprana de alto nivel en el proceso de envejecimiento.

Los resultados preliminares ya han revelado que los atletas de élite tienen una edad epigenética más joven que su edad cronológica, declaró Radak a Euronews Next.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La sonda rusa Luna-25 se estrella contra la luna al asumir una órbita no prevista

Eris: lo que hay que saber sobre EG.5, la última subvariante de COVID que domina los casos

Viena repite en 2023 como la mejor ciudad del mundo para vivir. Dos urbes europeas se cuelan entre las 10 primeras