EventsEventosPodcast
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Desembarco de una patera en la playa de Tarifa

Desembarco de una patera en la playa de Tarifa
Derechos de autor 
Por Lucia Riera Bosqued
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Una treintena de migrantes subsaharianos han huido a pie ante la mirada de los bañistas

PUBLICIDAD

Una patera cargada hasta el límite logra llegar a la costa gaditana de Tarifa y en cuanto toca tierra, la treintena de personas que viajaban en ella salen corriendo ante la atónita mirada de los bañistas.

La lancha inflable llegaba a toda velocidad, cruzando el Estrecho de Gibraltar desde Marruecos. Ha sido interceptada por un barco de la Guardia Civil, que no ha podido impedir que llegara a su destino. Los jóvenes subsaharianos han lanzado ropa y chalecos salvavidas al mar preparándose para la huida a pie.

Es solo el último ejemplo de la intensificación de la llegada de migrantes a las costas españolas. Sólo en la jornada del viernes se ha rescatado a cerca de 700 personas de una cuarentena de pateras, la mayoría en la costa andaluza.

España es el país que más migrantes ha recibido en lo que llevamos de año, cerca de 21.000. Más del triple que a lo largo de todo el año pasado. Le sigue Italia, que ha recibido a 18.000, según los datos de la Organización Internacional para las Migraciones.

Ante el aumento de la presión, España busca aliados en el continente vecino. El Ministro del Interior Grande Marlaska tratará de reforzar la cooperación con Mauritania, uno de los principales países desde los que parten los cayucos hacia las islas Canarias.

La agencia europea Frontex estima que alrededor de la mitad de los inmigrantes proceden de países del África Occidental.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Las islas Canarias miran a Europa en busca de soluciones a la crisis migratoria

Más jóvenes migrantes tratan de alcanzar su sueño europeo a través de las islas Canarias

Latinos cambian el éxodo hacia EEUU por una vida en Europa