Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

'La marcha de la cólera' de los policías franceses

'La marcha de la cólera' de los policías franceses
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Este miércoles la policía francesa se ha puesto del otro lado y ha tomado las calles de París en una protesta multitudinaria contra la degradación de sus condiciones de trabajo.

y contra una polémica reforma de las pensiones decidida por el Gobierno de Emmanuel Macron.

"Su seguridad está en peligro"

"La policía francesa ya no trabaja con los medios necesarios", denuncia Gregory Hugue, del sindicato Unité SPG Police. "Actualmente es muy complicado enviar una patrulla, tenemos problemas de efectivos, de material, tenemos a agentes que están exhaustos... Hoy hacemos sonar las alarmas y decimos al Gobierno, pero también a nuestros conciudadanos: Atención, la policía va a derrumbarse, ya ha comenzado a hacerlo. Su seguridad está en peligro. Sépanlo".

La llamada "Marcha de la cólera", en la que se estima han participado unos veintemil policías y gendarmes, es su mayor movilización en casi veinte años. Es también un grito de socorro ante el elevado número de suicidios registrados entre estos profesionales.

"No es normal que se hayan suicidado cincuenta agentes de policía desde principios de año. Muestra un malestar muy importante en nuestra profesión", se lamenta Bruno Bartocetti, del sindicato Unité SGP Police.

"Es una verdadera masacre", decía Eric Roman, del movimiento 'Policiers en colère'. "En Dinamarca se registran diez veces menos suicidios. ¿Por qué tantos en Francia? Demuestra que tenemos un problema".

Años de mucha presión

Las fuerzas de seguridad han estado sometidas a una creciente presión desde 2015, cuando una oleada de ataques terroristas golpeó la capital y otras importantes ciudades del país.

Las cosas se pusieron aún peor más recientemente, con las concentraciones de los chalecos amarillos, muchas veces de gran violencia.

Uno de los cabecillas de este movimiento antigubernamental se ha presentado en esta protesta asegurando que las fuerzas de seguridad deberían replantearse su postura.

El Gobierno de Macron no puede ignorar sus peticiones

"Deberían haberse unido a nosotros hace mucho tiempo", decía Eric Drouet. "Sus condiciones de trabajo son igualmente precarias. Deberían haber estado llevando un chaleco amarillo desde hace tiempo. Y hoy, no creo que llevar un chaleco amarillo fuera demasiado para ellos".

"Esta advertencia de los policías pone al Gobierno en una situación muy delicada al no poder permitirse ignorar las peticiones de las fuerzas del orden cuando las necesitan para hacer frente a los movimientos de protesta social. Además de los chalecos amarillos y de las marchas por el clima, la reforma de las pensiones podría llevar a muchos franceses a la calle en los próximos meses", asegura Anelise Borges, corresponsal de Euronews en París.