Última hora
This content is not available in your region

El clima extremo y los desastres naturales desplazaron tres veces más personas que la guerra en 2019

Un hombre está de pie sobre los escombros de su casa en el barrio haitiano, tras el paso del huracán Dorian en Abaco, Bahamas, el lunes 16 de septiembre de 2019.
Un hombre está de pie sobre los escombros de su casa en el barrio haitiano, tras el paso del huracán Dorian en Abaco, Bahamas, el lunes 16 de septiembre de 2019.   -   Derechos de autor  Ramon Espinosa/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Los ciclones Idai y Kenneth obligaron a cientos de miles de personas a abandonar sus hogares en el sudeste de África. El huracán Dorian desencadenó un desplazamiento de personas sin precedentes desde las Bahamas a las islas vecinas, Estados Unidos y Canadá. Sólo en la India y Bangladés, más de cinco millones de personas tuvieron que irse de sus casas tras los ciclones Fani y Bulbul.

También se produjeron emergencias similares en Europa. Los peores incendios en las Islas Canarias en una década provocaron la evacuación de alrededor de 10.000 personas en agosto pasado.

Los desastres climáticos o naturales han desplazado a casi 70.000 personas en Europa en 2019, más del doble que el año anterior.

España fue el país más afectado de Europa Occidental, registrando más de 23.000 nuevos desplazamientos por desastres sólo el año pasado.Alrededor de 18.000 fueron provocados por incendios forestales de verano que quemaron casi 90.000 hectáreas de tierra. En las Islas Canarias, el clima inusualmente cálido y seco incrementó la virulencia del fuego.

Pero también las tormentas eléctricas y lluvias torrenciales en septiembre provocaron que alrededor de 5.000 personas se vieran obligados a dejar sus hogares en las comunidades autónomas de Valencia y Murcia.

El Informe Mundial sobre el Desplazamiento Interno, publicado anualmente por el Centro de Vigilancia de los Desplazamientos Internos (IDMC), que forma parte del Consejo Noruego para los Refugiados, arroja una balance preocupante sobre la situación de las personas desplazadas en todo el mundo, que alcanza un máximo histórico.

El IDMC calcula que 45,7 millones de personas siguen viviendo en condiciones de desamparo, migrantes en sus propios países, como resultado de las guerras y la violencia. Sin embargo, a pesar de que los conflictos de larga duración producen situaciones de desplazamiento prolongadas, desde 2009 los desastres naturales y los eventos climáticos extremos son la principal causa de preocupación.

En el último decenio, más personas perdieron sus hogares a causa de una tormenta que de una guerra a nivel mundial.

Los desastres provocaron casi tres cuartas partes de los nuevos desplazamientos registrados en todo el mundo en 2019, que representan 24,9 millones. Más del 95% fueron el resultado de peligros relacionados con el clima, como tormentas e inundaciones.

AP Photo/Ramon Espinosa
La gente camina junto a un ataúd destrozado y lleno de agua tras el huracán Dorian, en el cementerio de Mclean's Town, Gran Bahama, el 13 de septiembre de 2019.AP Photo/Ramon Espinosa

En Europa, la mayoría de los nuevos desplazamientos fueron el resultado de inundaciones e incendios forestales de verano, pero tres terremotos en Albania desplazaron al mayor número de personas a la vez.

A pesar de que en Europa la gente suele poder regresar a sus hogares en un corto período de tiempo, en las zonas más pobres del continente -como Moldavia, Bosnia y Herzegovina, pero también en las zonas rurales de España o Portugal- los eventos climáticos extremos pueden desencadenar una migración hacia otros países, como reveló Euronews en su investigación exclusiva Europe's Climate Migrants (Los Migrantes Climáticos de Europa).

Detrás de Albania y España, Reino Unido y Francia (con 12.000 y 6.200 nuevos desplazamientos respectivamente) son los países europeos donde el clima causó más estragos.

Treinta y dos desastres provocaron más de 6.200 nuevos desplazamientos en Francia. Alrededor de 3.400 fueron el resultado de una serie de inundaciones que requirieron evacuaciones en la mitad de los casos en el sur del país en noviembre. Las fuertes lluvias y los fuertes vientos del sur y el oeste también provocaron 635 desplazamientos en diciembre.

Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Los servicios de rescate en un edificio dañado después de un terremoto de magnitud 6.4 en Thumane, Albania occidental, el martes 26 de noviembre de 2019.Copyright 2019 The Associated Press. All rights reservedVisar Kryeziu

Las cifras pueden parecer bajas y, en general, la gente puede reconstruir sus vidas gracias a la ayuda de las instituciones; sin embargo, el trauma y las cicatrices que deja la pérdida de tu hogar de la noche a la mañana siguen siendo latentes incluso una década después, como descubrimos en nuestra investigación, al visitar pequeñas ciudades devastadas por desastres en Francia y Alemania.

Europa representa menos del 1% del total de desplazamientos climáticos en todo el mundo; sin embargo, en algunos países como Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, Chipre, Georgia, Kosovo, Rusia y Turquía, millones de personas siguen viviendo en situación de vulnerabilidad. Más de 2,8 millones de personas no pudieron regresar a sus hogares, algunos durante 20 años, como resultado de la guerra en Ucrania o de conflictos anteriores.

IDMC - Global Report on Internal Displacement

En países como Estados Unidos y Brasil, gobernados por presidentes escépticos al cambio climático, 916.000 y 295.000 personas se convirtieron en desplazados internos, respectivamente.

Sólo en 2019, Estados Unidos duplicó en número de nuevos desplazados a Afganistán, devastado por la guerra; la gran mayoría como consecuencia de tormentas e incendios forestales.

El huracán Dorian provocó la evacuación de más de 450.000 personas en los estados de Carolina del Norte y del Sur, Florida, Georgia y Virginia entre finales de agosto y principios de septiembre, y los incendios forestales desencadenaron 421.000 desplazamientos, 400.000 de ellos en California en octubre.

El IDMC también estimó el coste económico de estos desplazamientos forzosos en el interior de los países en 20.000 millones de dólares, o 390 dólares al año por cada persona desplazada.

¿Y qué hay de las personas desplazadas durante la crisis de COVID-19?

La pandemia de coronavirus ya ha provocado desplazamientos internos, dice Alexandra Bilak, directora del IDMC. "Por ejemplo, hasta un millón de trabajadores migrantes se fueron de las ciudades de India y volvieron a sus pueblos".

Según Bilak, algunas personas que desean desplazarse dentro de su propio país no han podido hacerlo, por lo que se han creado centros de emergencia para alojarlos, por ejemplo en Perú. Otros han tratado de volver a casa desde fuera de su país y lo han hecho, por ejemplo venezolanos en Colombia, pero, al hacerlo, se encuentran como desplazados internos.

El nuevo virus ha multiplicado la vulnerabilidad de muchas de esas personas desplazadas, especialmente las que viven en espacios superpoblados con acceso limitado a la atención médica, como los asentamientos improvisados o los campamentos de refugiados.

"Las inundaciones en Ninewa en el Iraq, las lluvias torrenciales en el Yemen, la supertormenta Harold en el Pacífico y los tornados en los Estados Unidos ya están planteando la cuestión de qué medidas adoptar ante los desastres, ya que es probable que los centros de evacuación y los refugios se conviertan en terrenos perfectos para la propagación del virus", escribe Bilak.

"Nuestra esperanza es que los desplazados internos no sean olvidados, sino que el coronavirus pueda ser un motivador y acelerador para que los gobiernos aborden el problema de los desplazados dentro de sus propias fronteras", añade.