Última hora
This content is not available in your region

Angela Merkel pide empatía ante el plan de recuperación para Europa tras la COVID-19

Charles Michel, Angela Merkel, Ursula von der Leyen and David Sassoli pose for photographers prior to a meeting at EU headquarters in Brussels.
Charles Michel, Angela Merkel, Ursula von der Leyen and David Sassoli pose for photographers prior to a meeting at EU headquarters in Brussels.   -   Derechos de autor  Stephanie Lecocq/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

"Todo el mundo debe ser capaz de ponerse en el lugar del otro". Angela Merkel ha defendido con estas palabras, en Bruselas, que la cohesión entre los países de la Unión Europea para superar la crisis económica por el coronavirus "no es un gesto humanitario, sino una inversión sostenible". Entretanto, en Madrid, Sánchez y Conte urgían a la UE a cerrar un acuerdo sobre el fondo de reconstrucción tras la COVID-19.

"Imaginen lo que significaría no perseguir, no lograr una respuesta europea fuerte y coordinada. Destruiríamos el mercado común. Destruríamos las cadenas de valor europeas. Destruiríamos, también, nuestras economías. Y, toda Europa, sería menos competitiva a nivel mundial", declara el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte.

En una reunión virtual, bajo el título de 'Europa sin censura', los líderes de los países de Europa del Este abogaban por obtener un compromiso en relación con el Marco Financiero Multianual.

"A los húngaros no nos gusta abordar las crisis con préstamos. Pero, en estos momentos, tenemos que aceptar este enfoque para ayudar a los países que se encuentran en apuros. Por eso, la posición de Hungría es muy clara. Si se quiere crear ese tipo de crédito, la distribución debe ser justa. Debe ser flexible y no política. Por ello, creo que vamos a tener negociaciones muy intensas, la semana que viene, en Bruselas", afirma el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán.

El fondo para la recuperación de la UE centrará los debates en la próxima cumbre europea; la primera reunión a la que los políticos acudirán en persona desde que la COVID-19 paralizase el 'Viejo Continente'.