Última hora
This content is not available in your region

Pruebas PCR obligatorias para ir a la peluquería en Austria

euronews_icons_loading
Una mujer en una peluquería de Viena, Austria, 8/2/2021
Una mujer en una peluquería de Viena, Austria, 8/2/2021   -   Derechos de autor  Ronald Zak/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La calles de Austria vuelven a la vida tras el fin del estricto confinamiento. Los negocios y escuelas han reabierto y la decisión del Gobierno ha sido recibida con agrado y alivio por parte de los empresarios. Uno de ellos es el peluquero de origen italiano, Michel Gargano.

"Por supuesto, es importante volver a abrir porque tenemos que trabajar. Antes de que el cliente ingrese comprobaremos si tiene una prueba COVID negativa de no más de 48 horas", dice Gargano.

La reapetura ha traído nuevas reglas sanitarias. Ahora es obligatorio presentar una prueba PCR negativa en las peluquerías y otros negocios de servicios. Para su cumplimiento, el Gobierno austriaco ha abierto de forma masiva centros de pruebas gratuitas, ya sea en la farmacia más cercana o en empresas privadas. La prueba obligatoria se ha convertido en la nueva arma contra la pandemia en el país.

"Esta prueba de acceso es una innovación absoluta. Si funciona, significará que tenemos una prueba muy amplia de la población todos los días, lo que significa que no es un determinado grupo de la población que está comprometido en la realización de pruebas, sino que de facto casi todo el mundo las hará", explicó el ministro de Sanidad, Rudolf Anschober.

Pero no todos han tomado como agrado el modelo austriaco. El líder del partido alemán Unión Social Cristiana de Baviera, Markus Blume, ha críticado a través de Twitter que Austria y República Checa ponen en peligro los esfuerzos de Alemania con sus "irresponsables reapeturas".

Recientemente, Baviera se planteó cerrar su frontera con Austria, en parte por los casos de la variante sudafricana presente en el país vecino. Por su parte, Austria ha reforzado los controles fronterizos y sigue defendiendo su nueva estrategia.

Austria está estudiando ampliar este nuevo modelo de acceso a otros sectores. Esto significa que quien no se someta a la prueba COVID tiene prohibida la entrada a la peluquería, y quizás más adelante al teatro o al cine.