Última hora
This content is not available in your region

Las compañías aéreas se unen al castigo a Bielorrusia con la exclusión de su espacio aéreo

euronews_icons_loading
Las compañías aéreas se unen al castigo a Bielorrusia con la exclusión de su espacio aéreo
Derechos de autor  Ben Curtis/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La recomendación de la Unión Europea de evitar en lo posible sobrevolar Bielorrusia supone una complicación más para un buen número de compañías aéreas generalmente acostumbradas a hacer malabares con este tipo de limitaciones.

A esta petición a las aerolíneas del bloque se suma a su vez la prohibición a los aviones bielorrusos de sobrevolar espacio aéreo comunitario, medida a la que suman también Reino Unido y Ucrania.

Así, compañías como Air France o su hermana neerlandesa KLM, Lufthansa, Finnair o SAS ya han anunciado la suspensión, hasta nuevo aviso, de sus vuelos sobre Bielorrusia. Y no solo las europeas: Singapore Airlines o la japonesa ANA también se suman a la drástica decisión.

Según datos de Eurocontrol, la Organización Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea, una media de 2.500 vuelos comerciales utilizan cada semana el espacio aéreo bielorruso, y eso a pesar de la actual pandemia y el claro descenso de vuelos de larga distancia.

Lee: Las posibles sanciones a Bielorrusia requieren de consenso dentro de la Unión Europea

La UE castiga a Bielorrusia con sanciones y el cierre de su espacio aéreo

La medida tiene también graves consecuencias para un sinfín de ciudadanos rusos, que ven afectados sus planes de viaje de cara al verano. El experto ruso en aviación, Vadim Lukashevich, recuerda como hoy por hoy los rusos "no podemos volar de Moscú a Kiev, así que volábamos a través de Minsk o de Turquía". Lukashevich constata que "para los pasajeros, todo esto lo pone aún más dificil, y lo mismo ocurre con Bielorrusia. Si eres residente en Bielorrusia y vuelas a algún sitio, resulta que simplemente no tienes ninguna compañía aérea con la que volar. Bielorrusia también recibe dinero por el tránsito a través de su espacio aéreo, y eso también desaparecerá".

Desde Bielorrusia, por su parte, insisten en que lo ocurrido nada tiene que ver con motivos políticos, y este martes invitaban tanto a los reguladores internacionales de aviación civil como a Estados Unidos y la Unión Europea a investigar los hechos. El Gobierno de Lukashenko mantiene que en verdad fue el piloto del aparato quién decidió aterrizar en Minsk, sin recibir ningún tipo de presión desde tierra.