Última hora
This content is not available in your region

El alto coste de la electricidad para los españoles respecto al resto de Europa

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
Archivo. Protesta contra la precariedad energética y los precios de la electricidad en España en 2016
Archivo. Protesta contra la precariedad energética y los precios de la electricidad en España en 2016   -   Derechos de autor  Francisco Seco/Copyright 2016 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

El nuevo precio de la luz en España va a suponer un incremento de la factura para muchos ciudadanos. Estarán entre aquellos que tengan contratada la tarifa del Precio Voluntario del Pequeño Consumidor del mercado regulado. Los que tienen contrato con sus compañías, podrían ver incrementado también el precio. Esta posibilidad de elegir acabará en 2022 en países como Italia, que para ese año tiene prevista una liberalización completa del mercado.

Desde el uno de junio, el Gobierno español ha establecido tres franjas horarias en las cuales el precio varía para los consumidores, siendo de 00:00 a 08:00 la más barata. Durante el primer día de puesta en marcha del nuevo sistema y según la asociación de consumidores FACUA, el precio ha oscilado un 113% entre la hora más cara (33,55 céntimos de euro por kilovatio) y la menos costosa (14,51 céntimos por kilovatio)

Las autoridades han defendido esta medida alegando el cumplimiento de los propósitos de liberalizar el mercardo enregético establecidos por Bruselas y también argumentan que de esta forma la ciudadanía está concienciada de las horas de más gasto y, por tanto, de más actividad en la red. La Comisión Nacional del Mercado de Valores considera que es una forma de evitar sobrecargas y necesidad de realizar nuevas inversiones en el sistema.

Diferentes valores del IVA

El impuesto sobre el Valor Añadido, además, es otro de los factores diferenciales entre los países de la Unión Europea. España paga un 21%, superada, según datos de Eurostat de la segunda mitad del 2020, por Hungría (27%) Croacia, Dinamarca y Suecia (25%), Finlandia (24%), Portugal y Polonia (23%) y Eslovenia (22%).

Un 21% también abonan por este impuesto los consumidores de Bélgica, República Checa, Letonia. Lituania y Países Bajos, La tasa más baja la tienen los malteses y algunos tramos del Reino Unido (solo un 5% para los hogares, aunque en el caso de las empresas alcanza el 20%), Grecia (6%), Francia (un 5,5% el tipo reducido) y Luxemburgo (8%).

Italia todavía dispone de una opción para permanecer en un mercado eléctrico "protegido", pero terminará en breve cuando se aplique la liberalización total del mercado de la energía que promueve la Unión Europea, el año que viene.

El mes pasado Portugal bajo el impuesto del 23% al 6%, pero solo en la parte fija de la factura y para aquellos consumidores que tuvieran contratada una potencia de hasta 3.45 kilovatios. El Ejecutivo de Pedro Sánchez está trabajando en una ley que abarataría el precio de la luz entre un 15% y un 17%, pero que no entrará en vigor hasta al menos el año que viene.

El coste del kilovatio hora

El kilovatio/hora no es el único precio de la factura, ya que, dependiendo de los diferentes impuestos, no se trata de un valor definitivo en el coste total. El primer día de la nueva tarifa los españoles alcanzaron un precio máximo de 31,55 céntimos el kilovatio/hora.

Un valor muy superior al de los países de nuestro alrededor. Los inmediatos seguidores, según cifras de Eurostat del segundo trimestre de 2020 serían Chipre (13,96) Reino Unido (12,44), Irlanda, (12,31), Italia (11,10), Grecia (10,80). El único país que no supera los 6 céntimos por kilovatio/hora es Finlandia, que solo abona 5,82 céntimos por kilovatio hora.

Lo que paga el consumidor

Independientemente de lo que decidan los Gobiernos, el pagador tiene que sumar todos los costes (impuestos, kilovatio, red….) para comprobar que el precio real de su factura. Aunque todavía habrá que esperar a final de mes para conocer la repercusión real en el bolsillo de los españoles tras los nuevos cambios, todo apunta a que la electricidad será de las más caras del continente.

Ya el segundo trimestre del pasado año, España fue el quinto país comunitario que más pagó por la electricidad, solo superada por Alemania, Dinamarca, Bélgica e Irlanda, según Eurostat. La cuestión es más preocupante al tener en cuenta el poder adquisitivo de los ciudadanos en los diferentes territorios. La misma fuente indica que el poder adquisitivo de los españoles, medido en PIB per cápita, fue de algo más de 22.000 euros, lo que supone 30% menos que Bélgica, su más inmediato seguidor.