Nueva ola de huelgas en el Reino Unido | De los ferrocarriles a la sanidad, el malestar se extiende

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
Una joven espera su tren en Londres, Reino Unido
Una joven espera su tren en Londres, Reino Unido   -   Derechos de autor  Kin Cheung/Copyright 2022 The AP. All rights reserved

El Reino Unido comienza enero como terminó el caótico diciembre, sumido en las huelgas, que se multiplicarán a lo largo del todo el mes sacudiendo a infinidad de sectores.

El sector ferroviario ha marcado la pauta, con cuatro días de parón convocado por el sindicato RMT, que representa a decenas de miles de trabajadores del operador estatal de ferrocarriles y de 14 empresas ferroviarias privadas, y otro día más de huelga convocado por los conductores de trenes.  

RMT, que lanzó en junio la mayor huelga de los últimos 30 años en el sector, exige mejoras salariales frente a la inflación, que se acerca al 11% en el país, y también garantías sobre las condiciones laborales. El sindicato acusa al Gobierno conservador, que quiere reformar el sector, de bloquear las negociaciones.

Network Rail ha advertido de que se esperan "graves perturbaciones" en varios tramos de la red ferroviaria esta semana, y ha pedido a los británicos que "solo viajen si es absolutamente necesario".

El ministro de transportes, Mark Harper, ha calificado la movilización de "profundamente inútil y perjudicial".

Múltiples sectores en huelga

Y a los trabajadores del sector ferroviario se van a sumar a lo largo de este mes otros muchos: los de los autobuses de Londres o los de las autopistas. También volverán a la huelga los conductores de ambulancias y las enfermeras, en plena crisis del sistema sanitario británico y con los servicios de urgencias desbordados.

El descontento social se extiende, mientras el Gobierno se mantiene inflexible ante las reivindicaciones de los huelguistas e incluso estudia endurecer la normativa sobre el derecho de huelga.

El primer ministro, Rishi Sunak, declaró a finales de diciembre que la lucha contra la inflación implicaba "ser responsables a la hora de fijar los salarios del sector público" para no alimentar aún más la subida de precios.

Según un sondeo de YouGov publicado a finales de diciembre, dos tercios de los británicos apoyan las huelgas de enfermeros, y el 63%, las de ambulancias. La huelga ferroviaria es menos popular, apoyada por el 43% de los encuestados.