EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

¿Con quién puede comerciar Rusia bajo las sanciones?

Baltimore. Seis meses después de la guerra en Ucrania, las empresas estadounidenses, incluidos los contratistas federales, continúan comprando de todo.
Baltimore. Seis meses después de la guerra en Ucrania, las empresas estadounidenses, incluidos los contratistas federales, continúan comprando de todo. Derechos de autor Julio Cortez/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor Julio Cortez/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.
Por euronews
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

¿Puede Rusia encontrar otros mercados, dada la ruptura de gran parte de sus lazos comerciales con Europa y Estados Unidos?

PUBLICIDAD

La Unión Europea prepara ya su undécimo paquete de sanciones contra Rusia. Muchos políticos y empresarios rusos utilizan la expresión "paquete de medidas", dando a entender que las sanciones no están funcionando como Occidente desearía.

El 29 de marzo, el Presidente ruso, Vladimir Putin, señaló que las sanciones podrían tener un impacto negativo en la economía rusa a medio plazo.

Pero al mismo tiempo, el Kremlin también ha dicho periódicamente que Rusia se beneficiaría de las restricciones occidentales, ya que ayudarían a "reforzar la soberanía económica y financiera".

¿Podrá Rusia compensar la brecha con Occidente con lazos con otros países?

Es obvio que el país está buscando activamente nuevos mercados, porque Europa occidental fue una parte importante no solo de la economía de exportación rusa, sino también de su inversión interna. Y ahora está, si no completamente cortado, en gran medida. Y por eso Rusia está buscando alternativas. No tantos buenos.
Ian Lesser
Vicepresidente del German Marshall Fund

"Pivotar hacia el Este"

Uno de los principales objetivos de las sanciones occidentales han sido los recursos energéticos rusos. En un principio, la UE pretendía reducir al máximo las importaciones procedentes de Rusia. A principios de marzo, la jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, declaró que "la dependencia del petróleo y el gas rusos es cosa del pasado": el suministro de gas ha caído un 80% y la UE ha conseguido compensarlo con otras fuentes.

El Kremlin afirmó que "girará hacia el Este" reorientando sus exportaciones hacia China y otros países asiáticos, y "en condiciones más favorables".

De hecho, el año pasado China, India y Turquía se convirtieron en los mayores compradores de petróleo ruso. Al mismo tiempo, India casi nunca compraba petróleo ruso antes de la guerra.

Los expertos occidentales ofrecen una visión diferente. En primer lugar, la cuota de esos países ha aumentado de forma tan espectacular porque ya no quedan otros compradores importantes. En segundo lugar, su demanda creció bruscamente sólo en los primeros meses tras el comienzo de la invasión: de hecho, "interceptaron" cargamentos, que estaban destinados a otros países, con grandes descuentos. Ya a finales de año la misma Turquía redujo drásticamente sus compras.

Y no se habla en absoluto de "mejores condiciones". Estos países, al ser los principales compradores, dictarán sus propias condiciones. India y Turquía compraron petróleo ruso precisamente porque el precio era muy inferior al del mercado. En otras palabras, Rusia está en la misma situación en Oriente que en Occidente, si vende petróleo dentro del "techo de precios" sancionado.

Además, el "pivote hacia el Este" gira en torno al petróleo. Sin embargo, hasta ahora Rusia no ha conseguido compensar la pérdida de exportaciones de gas a Europa. Según los analistas, el año pasado las exportaciones de gas por gasoducto cayeron un 45%, y este año podrían caer un 90% respecto a 2021. El gasoducto Power of Siberia-2 a China sigue en construcción.

Europa ha encontrado en parte una solución en el desarrollo de infraestructuras de GNL. Tanto en la UE como en Rusia se ha pensado poco en el gas licuado precisamente por las "tuberías rusas". Pero Europa -con la ayuda de Estados Unidos- está ahora bien situada para establecer un sistema de este tipo. Rusia, en cambio, lo tendrá mucho más difícil ante las sanciones tecnológicas.

Si Europa occidental continúa alejándose de las fuentes de energía rusas, y en cierto modo estamos solo al comienzo de este proceso, será muy difícil para Rusia reemplazar este mercado.
Ian Lesser
Vicepresidente del German Marshall Fund

Intercambio de experiencia “sancionada”

Irán es un país que vive bajo sanciones desde hace cuatro décadas. En este contexto, en el pasado, Teherán ha desarrollado lazos con Moscú y, a principios del año pasado, los contactos se intensificaron aún más. Según el gobierno iraní, en 2022 Rusia se convirtió en el mayor inversor extranjero, con dos tercios de la inversión extranjera procedente de Moscú. La Federación Rusa ha invertido casi $3 mil millones en proyectos industriales, mineros y de transporte.

Y además, los representantes rusos vinieron a la República Islámica para aprender de la experiencia de la vida bajo sanciones integrales.

El propio Irán se ha convertido, según Occidente, en un proveedor de armas para el Kremlin: Rusia está utilizando activamente aviones no tripulados "kamikaze" iraníes contra Ucrania. Tanto Moscú como Teherán lo niegan.

El problema es que los países tienen poco que ofrecerse unos a otros. Las principales partidas de ingresos de ambos países son la venta de hidrocarburos.

Grano para "tráfico prohibido"

En Rusia, el movimiento talibán está reconocido como una organización terrorista y sus actividades en Rusia están prohibidas. Moscú, como todas las demás capitales del mundo, no reconoció a los talibanes como una autoridad legítima en Afganistán.

Pero esto no impidió que las partes comenzaran a establecer vínculos poco después de que los talibanes llegaran al poder. Y en septiembre de 2022, los talibanes firmaron un acuerdo comercial con Rusia, que para ellos se convirtió en el primer y hasta ahora el mayor acuerdo internacional. Rusia planea suministrar anualmente a Afganistán 2,5 millones de toneladas de productos derivados del petróleo y gas y 2 millones de toneladas de trigo.

Es cierto que, según los expertos, en el caso de Afganistán, los intereses de Rusia son más políticos que económicos: los talibanes aún no podrán pagar mucho por los productos rusos.

PUBLICIDAD

Moscú, aunque etiqueta oficialmente a los talibanes como extremistas, ve al grupo Estado Islámico como una amenaza mucho mayor. Fue un grupo cercano a ISIS el que protagonizó una explosión frente a la embajada rusa en Kabul el año pasado. Moscú considera que el apoyo a los talibanes, incluso a través del comercio, contrarresta a los islamistas radicales.

"Punto de transferencia"

Las relaciones entre Rusia y Turquía en los últimos años han cambiado repetidamente de frías a cálidas.

Turquía es miembro de la OTAN, pero no apoyó las sanciones contra el Kremlin y, por ejemplo, no interrumpió los enlaces de transporte con Rusia ni prohibió los viajes de los ciudadanos rusos. Y como resultado, hace un año, en realidad resultó ser un "intermediario de transporte" entre Rusia y Occidente.

Y según varios funcionarios occidentales, en particular el Departamento del Tesoro de EE. UU., también es un "punto de tránsito" para eludir las sanciones. Se ha informado repetidamente que Turquía (junto con, por ejemplo, Kazajstán y los Emiratos Árabes Unidos) reexporta mercancías prohibidas por las sanciones a Rusia.

Ankara niega tales acusaciones. Sin embargo, bajo la presión de los Estados Unidos, por temor a sanciones secundarias de Washington, Turquía está comenzando gradualmente a seguir al menos algunas restricciones.

PUBLICIDAD

Entonces, en el otoño del año pasado, los bancos turcos dejaron de dar servicio a las tarjetas del sistema de pago ruso Mir. Y a mediados de marzo, las autoridades de aviación turcas anunciaron que, a pedido de los Estados Unidos, dejarían de prestar servicio y repostar aviones de fabricación estadounidense registrados en Rusia y Bielorrusia.

La fuerte caída en las compras de petróleo ruso en Turquía también está asociada con temores de sanciones secundarias.

Modernización

En Rusia, están (nuevamente) discutiendo la posibilidad de "usar" sanciones para cambiar radicalmente la estructura del comercio exterior ruso: alejarse de la exportación de materias primas, ya que se está volviendo cada vez más difícil bajo las sanciones, y modernizar la economía. Pero son las sanciones las que harán que este proceso sea extremadamente difícil.

Rublo y yuan

La visita del presidente chino Xi Jinping a Moscú a fines de marzo fue presentada por muchos medios rusos como "el fin de la hegemonía estadounidense".

Vladimir Putin ni siquiera descartó que Rusia en los acuerdos de comercio exterior cambiaría cada vez más al yuan, abandonando el dólar y el euro. Según el Banco de Rusia, en 2022 la participación del yuan ya aumentó del 0,5% al ​​16%. Al mismo tiempo, sin embargo, se indica que estamos hablando de la moneda en la que se realizaron las liquidaciones reales, y no en la que se celebraron los contratos.

PUBLICIDAD

Rusia espera que China pueda reemplazar en gran medida los lazos comerciales de exportación e importación con Occidente.

En Occidente, creen que la visita del presidente Xi puede indicar unanimidad política, pero no una expansión a gran escala de la cooperación económica. Los presidentes firmaron comunicados sobre el desarrollo de alianzas antes del final de la década, pero no se reportaron proyectos específicos de ningún tamaño.

Para Rusia, China ha sido y sigue siendo el mayor socio comercial (entre países individuales). Pero para China, Rusia ni siquiera está entre los cinco primeros.

Además, de hecho, el volumen del comercio con China incluso disminuyó el año pasado: esto es lo que escriben los autores del informe de septiembre sobre la asociación estratégica entre Rusia y China, realizado en el marco del Club Valdai. Según ellos, aunque el Beijing oficial no apoya las sanciones contra Rusia y llama a las empresas a resistir la presión occidental, los empresarios en algunos casos prefieren no correr riesgos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Von der Leyen "advierte" a terceros países que ayudan a Rusia a eludir las sanciones

La UE prepara su nueva ronda de sanciones y apunta a aquellos que intentan evitarlas

Una militar estadounidense, detrás de Donbass Verushka, una famosa cuenta prorrusa en redes sociales