EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Las elecciones francesas provocan una caída del euro tras la victoria de la izquierda

El político de extrema izquierda Jean-Luc Melenchon asiste a una manifestación el jueves 6 de abril de 2023 en París.
El político de extrema izquierda Jean-Luc Melenchon asiste a una manifestación el jueves 6 de abril de 2023 en París. Derechos de autor AP/Christophe Ena
Derechos de autor AP/Christophe Ena
Por Eleanor Butler
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Una inesperada victoria del izquierdista Nuevo Frente Popular provoca la caída del euro, ya que los mercados temen una ola de gasto radical.

PUBLICIDAD

El euro cayó un 0,3% en las primeras horas de la negociación asiática del domingo, después de que el partido francés Nuevo Frente Popular (NFP) se alzara con la victoria en las elecciones legislativas del país.

Según un sondeo de Ipsos, el partido de extrema izquierda NFP obtuvo entre 177 y 192 escaños en la Asamblea Nacional, de un total de 577.

Por su parte, el partido del presidente Macron obtendría entre 152 y 158 escaños. El resultado supone una humillante derrota para el grupo Ensemble, que ha provocado la dimisión del primer ministro Gabriel Attal.

Aunque los mercados habían subido recientemente al creer que la ultraderechista Agrupación Nacional (AN) no alcanzaría la mayoría absoluta en Francia, parece que la incertidumbre volverá a apoderarse de ellos. La ultraderechista Agrupación Nacional obtuvo 143, aunque los inversores tienen ahora nuevas caras por las que preocuparse.

"Parece que los partidos contrarios a la extrema derecha han obtenido un gran apoyo", dijo Simon Harvey, jefe de análisis de divisas de Monex Europe, citado por 'Reuters'.

"Pero fundamentalmente, desde la perspectiva del mercado, no hay diferencia en cuanto al resultado. Realmente va a haber un vacío en lo que respecta a la capacidad legislativa de Francia".

Los mercados odian la incertidumbre, y el panorama político francés dista mucho de ser estable. Con la probabilidad de un Parlamento indeciso y poca claridad en cuanto a qué forma de coalición podría ser posible, alguna forma de gobierno en minoría o "cohabitación" - donde el poder se comparte entre un primer ministro y un presidente de partidos opuestos - parece probable.

Esto podría presagiar un bloqueo legislativo. Además, la alianza de izquierdas Nuevo Frente Popular (NFP) no es conocida por su prudencia fiscal. Ya este verano, el líder Jean-Luc Mélenchon ha dicho que podrían publicarse decretos para derogar la reforma de las pensiones de Macron y aumentar el salario mínimo de Francia.

También quiere aplicar una subida salarial del 10% a los funcionarios, aumentar un 10% las ayudas a la vivienda y contratar a más profesores y personal sanitario. Las medidas adicionales supondrán un aumento progresivo del gasto público de 150.000 millones de euros. El partido dice que esto se financiará con mayores impuestos para los ricos.

La confianza de la coalición en el gasto público ha asustado a los mercados, sobre todo teniendo en cuenta la salud actual de las finanzas francesas.

Sin embargo, el partido de Mélenchon Francia Insumisa sólo representa una parte -aunque la mayor- del NFP. Queda por ver si la alianza se mantendrá unida ahora que ha desplazado a la Agrupación Nacional al tercer puesto en las elecciones. Además, cualquier intento de formar gobierno podría pasar por alto a Francia Insumisa.

El país saltó a los titulares en marzo al anunciar las cifras de déficit para 2023, con unas cuentas públicas que muestran un déficit fiscal del 5,5% de la producción económica. Esta cifra es superior al 4,8% del año anterior y significativamente mayor que el objetivo del Gobierno del 4,9%.

El Gobierno de Macron se había comprometido a reducir el déficit por debajo del 3% de la producción nacional para 2027, lo que le permitiría mantenerse en línea con los objetivos de la UE. Alexandre Ouizille, un responsable del Nuevo Frente Popular, dijo antes de la votación del domingo que su partido no aumentaría el déficit. "No lo reduciremos", añadió no obstante.

Las operaciones con bonos y acciones francesas comenzarán esta semana en Europa. Los inversores seguirán de cerca los acontecimientos en París para ver cómo esta nueva era política podría afectar a la estabilidad fiscal.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Elecciones francesas en directo: La izquierda, aliviada tras el resultado

Boeing acepta declararse culpable de fraude por dos accidentes de aviones 737 Max

Jaguar da el salto hacia el coche eléctrico abandonando el motor de combustión en 2025