EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

"Haga comercio, no la guerra"

"Haga comercio, no la guerra"
Derechos de autor 
Por Ana LAZARO
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha hecho este llamamiento al presidente estadounidense para evitar una guerra comercial en el ámbito del acero

PUBLICIDAD

La decisión estadounidense de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio genera mucha incertidumbre, especialmente en la Unión Europea.

Pero también Brasil, Corea del Sur y Japón están preocupados, ya que podrían verse seriamente afectados.

El Presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha decidido incluir el tema del acero en la agenda de la cumbre que los jefes de estados y de gobierno celebran la semana próxima en Bruselas.

Y ha enviado un primer mensaje al otro lado del Atlántico: "Señor presidente, haga comercio, no la guerra", ha dicho. Y tras recordar las palabras de Trump prometiendo excluir a los amigos ha añadido: "Me gustaría enfatizar que el mundo libre ha sobrevivido a las décadas más difíciles sólo gracias al hecho de que los europeos y los estadounidenses han sido verdaderos amigos. Así pues, valore esta amistad, no la desafíe ".

El debate también ha llegado al plenario de la Eurocámara, donde la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, ha explicado que quiere coordinar la respuesta con otros países. "La cláusula de seguridad que ha invocado Estados Unidos está pensada para los tiempos de guerra y está siendo mal utilizada. Por tanto, creemos que podríamos ganar el caso ante la Organización Mundial del Comercio. Estamos contactando a dos amigos y aliados para ver si podemos coordinar una acción conjunta".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Ursula von der Leyen y el posible efecto de su apertura al partido de Meloni

Borrell: La UE se enfrenta a la "difícil" disyuntiva de apoyar el Estado de derecho o a Israel

Putin cuestiona la legitimidad del Gobierno de Zelenski en su visita a Bielorrusia