Siete ciudades europeas increíbles para visitar en tren

Viajar en tren entre ciudades puede ser más fácil de lo que cree.
Viajar en tren entre ciudades puede ser más fácil de lo que cree. Derechos de autor Pixabay
Por Euronews Travel
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Las vacaciones de Semana Santa se acercan rápidamente y si está pensando en reservar una escapada, podría ser el momento perfecto para una aventura en tren

PUBLICIDAD

Las vacaciones de Semana Santa se acercan y, si está pensando en reservar una escapada, podría ser el momento perfecto para una aventura en tren.

Las rutas en tren pueden ser sorprendentemente rápidas -sólo 3,5 horas de Londres a Ámsterdam- e incluso las más largas tienen lujosos trayectos en coche cama que las hacen recomendables.

Los viajeros comparten cada vez más el placer de viajar despacio. Ir de A a B es un placer cuando uno se sumerge en los variados paisajes de Europa. Y se están abriendo más rutas que nunca por Europa, lo que significa que puede hacer el viaje con facilidad.

Desde los centros culturales del norte hasta los destinos soleados del sur, hemos seleccionado siete fantásticas ciudades europeas a las que no es necesario volar.

Pexels
Vista de la ciudad de BernaPexels

Para paisajes de montaña: Berna

La capital suiza de postal está situada a orillas del cristalino río Aar y rodeada por la imponente belleza de los Alpes nevados.

Aproveche el tiempo primaveral para embarcarse en una excursión en bicicleta eléctrica por la ruta Radwanderroute 888 - Grünes Band Bern o pasear por el Rosengarten.

También alberga 6 kilómetros de galerías comerciales de arenisca repletas de bodegas independientes, cafés y tiendas de artesanía. Para disfrutar de las mejores vistas de la Altstadt (Ciudad Vieja) medieval, suba los 344 escalones hasta la cima de la catedral de Berna, la torre de iglesia más alta del país, con 101 metros.

Hay trenes directos a Berna desde París y Fráncfort en cuatro horas y media. Desde Bruselas y Londres, el viaje dura siete horas y media con un cambio en la capital francesa.

Para delicias gastronómicas: Florencia

Es imposible elegir sólo un lugar gastronómico en Europa, pero la encantadora ciudad italiana de Florencia es una opción especialmente apetitosa.

La gastronomía toscana, que hace hincapié en los alimentos locales, sostenibles y de temporada, incluye a menudo en su menú delicias como el pan plano schiacciata y el sabroso filete florentino. Saboree los tagliatelle con trufa y setas porcini de la zona, o la pasta pappardelle de jabalí, seguida del que posiblemente sea el mejor helado de todo el país.

Las temperaturas comienzan a subir en marzo, pero siguen siendo suaves en primavera: el tiempo perfecto para hacer turismo. Los trenes nocturnos llegan a Florencia en 10 horas desde Múnich, por lo que la ciudad es un destino ideal para unas vacaciones en tren-cama. Desde Ginebra, el viaje dura menos de seis horas y. media.

Para empaparse de la cultura: Ámsterdam

Gracias a pintores famosos como Van Gogh y Rembrandt, Ámsterdam es una ciudad de arte emblemático.

Hogar de las obras de los maestros holandeses en el Rijksmuseum y de las igualmente atractivas piezas modernas en el Stedelijk, es fácil entender por qué la capital de los Países Bajos está considerada uno de los centros culturales de Europa. Si sigue explorando, descubrirá muchas más cosas, desde esculturas al aire libre hasta pequeñas galerías independientes.

Pixabay
Un canal de Amsterdam en primavera.Pixabay

Ámsterdam y sus alrededores se llenan de vida en primavera. Los canales se llenan de árboles de un verde intenso, los parques de la ciudad están en su mejor momento y los tulipanes, uno de los productos de exportación más famosos de Holanda, empiezan a florecer.

Para contemplar estas emblemáticas flores, visite los jardines de Keukenhof, a poco más de una hora al suroeste de Ámsterdam, entre marzo y mayo.

Puede coger un tren directo desde Fráncfort a Ámsterdam en cuatro horas, desde Londres en poco más de tres horas y media y desde París en tres.

Para hacer turismo bajo el sol: Sevilla

Aunque un poco alejada, Sevilla, en el sur de España, es un destino vibrante que recompensa generosamente a los visitantes dispuestos a recorrer esos kilómetros de más.

Es una de las ciudades más calurosas de España, lo que significa que las temperaturas alcanzan regularmente los 40°C en verano, haciendo casi imposible explorarla. Sevilla es mucho más suave en primavera, con temperaturas más bajas.

PUBLICIDAD
Pexels
Una vista de Sevilla desde el edificio Metropol Parasol.Pexels

Se trata de una ciudad cargada de historia, en la que destacan desde la catedral gótica más grande del mundo hasta los exquisitos Reales Alcázares. Un entorno sensual, bañado por el sol, de callejuelas sinuosas, tapas celestiales y baile flamenco, que sin duda le dejará huella. Sevilla está a 2 horas y media en tren directo desde Madrid. Un viaje desde París o Lisboa dura entre 12 y 13 horas.

Por su intrigante arquitectura: Colonia

La ciudad alemana de Colonia es una fascinante mezcla de antiguas murallas romanas e iglesias medievales. Las agujas gemelas de su catedral Kölner Dom son un icono de la ciudad, y la vista de la llamativa expansión de la ciudad desde la Torre Sur bien merece la subida de 533 escalones. Esta estructura también alberga la campana de oscilación libre más grande del mundo, con un peso de 24 toneladas.

Aunque no tan cálido como otros destinos de la lista, el tiempo empieza a mejorar en Colonia en primavera. Pero prepárese para la lluvia e incluso las tormentas, así que traiga ropa impermeable.

Puede viajar a Colonia desde Londres en cuatro horas y media, haciendo transbordo en Bruselas. Desde París, el trayecto directo es de 3 horas, lo que la convierte en una opción ideal para sus vacaciones en tren por Europa.

Por sus exuberantes viñedos: Burdeos

Podría decirse que Burdeos es la capital del vino de Francia, y deleita a los visitantes con sus cuidados y bonitos viñedos.

PUBLICIDAD

Aquí podrá recorrer algunos de los cientos de fincas vinícolas aristocráticas, o châteaux, para aprender más sobre el proceso de elaboración del vino y degustar el producto final.

Pixabay
Burdeos ofrece una amplia variedad de actividades turísticasPixabay

En la propia ciudad, el ultramoderno museo Cite du Vin es un impresionante recinto dedicado a acercar el vino y su patrimonio a las nuevas generaciones a través de exposiciones envolventes.

Si planea visitarla en abril, quizá le interese programar su viaje para que coincida con alguno de los numerosos festivales del vino e inauguraciones de viñedos que tienen lugar durante el mes.

Burdeos está a dos horas en tren de París. Puede llegar desde Londres o Ámsterdam en unas 5,5 horas con un transbordo o en cuatro horas y media desde Bruselas.

Para la grandeza imperial: Viena, Austria

PUBLICIDAD

La capital de Austria es conocida como la Ciudad de la Música gracias a un patrimonio que incluye a Mozart, Beethoven, Brahms y Strauss.

Visite el mundialmente famoso Musikverein, donde toca la Orquesta Filarmónica de Viena, o explore las exposiciones interactivas del innovador museo Haus der Musik. También puede descubrir el legado imperial de los Habsburgo en el Palacio de Hofburg, que data del siglo XIII y es uno de los complejos palaciegos más grandes del mundo.

Y si visita la ciudad en primavera, podrá contemplar lo mejor del despliegue floral vienés. Los jardines y parques de la ciudad se llenan de magnolias y cerezos en flor, así como de rosas y tulipanes.

Puede llegar a Viena desde París en 10 horas con un cambio, o desde Bruselas en 11 horas. Un viaje directo desde Fráncfort sólo lleva 6,5 horas.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La Grecia secreta: pintorescos pueblos de piedra y aceite de oliva con beneficios para la saudl

El trabajo de la UE para asegurarse un suministro diversificado y fiable de materias primas críticas

Día Mundial contra la Obesidad: Uno de cada cinco europeos sufre esta enfermedad