Última hora
This content is not available in your region

Los humanos no son la única especie que se auto-aísla para frenar las epidemias

Los humanos no son la única especie que se auto-aísla para frenar las epidemias
Derechos de autor  pixabay
Tamaño de texto Aa Aa

Los animales se benefician del distanciamiento social tanto como los humanos, han descubierto los científicos. Un equipo de la Universidad de Texas en San Antonio (UTSA) ha estado observando a los monos en estado salvaje para aprender cómo las enfermedades pueden propagarse entre ellos.

Los investigadores examinaron la forma en que la distancia dentro de los grupos sociales afectaba a la propagación de los microbios entre una muestra de 45 monos colobos en Ghana. Los animales permanecieron predominantemente en ocho grupos sociales distintos. Mediante el análisis de la materia fecal, los investigadores descubrieron que había grandes diferencias en los tipos de microbios que vivían en las entrañas de cada grupo.

"La transmisión social microbiana entre los monos puede ayudar a informarnos sobre cómo se propagan las enfermedades", explica Eva Wikberg, profesora adjunta de antropología de la UTSA. "Esto tiene paralelos con nuestra situación actual en la que estamos tratando de entender cómo el distanciamiento social [...] puede influir en la transmisión de enfermedades".

Wikberg y su equipo descubrieron que los grupos que se acercaban más entre sí, incluso sólo ocasionalmente, tenían más microbios intestinales similares que los que nunca entraron en contacto. Si esto se aplica a nuestro contexto actual en medio de la pandemia COVID-19, muestra que incluso una interacción fugaz puede ser suficiente para transmitir la enfermedad.

"Los estudios sobre animales salvajes pueden enseñarnos mucho sobre la importancia de usar intervenciones como el distanciamiento social para asegurar una comunidad más segura durante esta pandemia", dice Wikberg.

No solo los monos aplican la distancia social

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) recientemente compiló una lista de especies de todo el mundo cuyo comportamiento las convierte en profesionales del auto-aislamiento.

La lista incluye a los principales carnívoros como los osos polares, que aparentemente pasan la mayor parte de sus vidas solos. "Aparte de buscar activamente parejas de apareamiento a finales de la primavera y principios del verano y criar a sus cachorros, los osos polares adultos tienden a ser antisociales", dice la organización benéfica.

Tal vez no sea sorprendente que las ballenas azules, los leopardos de nieve y los jaguares también estén entre la selección de los animales que mejor se auto-aislan del WWF. El ornitorrinco australiano nativo también está clasificado como un ermitaño de libro, puesto que se trata de una especie "tímida" que es "perfectamente feliz llevando una vida solitaria".

PollyDot/Pixabay

Cuando se trata de evitar la enfermedad, incluso las especies más sociales parecen optar por la distancia para mantenerse saludables. Se sabe que las hormigas se aíslan cuando están enfermas reduciendo el contacto con los miembros sanos de su colonia, cambiando significativamente su comportamiento para prevenir la propagación de la enfermedad.

Las colonias de abejas pueden ser devastadas por enfermedades bacterianas, y algunos microbios incluso hacen que las larvas se deshagan desde el interior. Según las investigaciones de la entomóloga Alison McAfee, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, cuando las larvas se infectan emiten sustancias químicas que otras abejas pueden detectar.

Si se descubre que las larvas emiten el olor significativo, las abejas de la colonia expulsarán el grupo enfermo de la colmena. Aunque este no es un método que defenderíamos para los humanos, es digno de mención que el distanciamiento social parece jugar su papel en gran parte del reino animal también.