EventsEventos
Loader

Find Us

PUBLICIDAD

Cannes 2024: 'El Segundo Acto', la alocada versión de Quentin Dupieux sobre Pirandello

Segundo acto
Segundo acto Derechos de autor Chi-Fou-Mi / Arte France Cinéma / Cannes Film Festival
Derechos de autor Chi-Fou-Mi / Arte France Cinéma / Cannes Film Festival
Por David Mouriquand
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El mundo arde y los escándalos pueden estar gestándose. Es hora de una comedia, ya que el Festival de Cannes de este año se inaugura con un film del director absurdista francés Quentin Dupieux.

PUBLICIDAD

Las películas inaugurales del Festival de Cannes no suelen ser del todo buenas.

En los últimos años, 'The Dead Don't Die', de Jim Jarmusch, 'Final Cut', de Michel Hazanavicius, y '**Jeanne Du Barry',**de Maïwenn, han fracasado. La gala inaugural se ha convertido cada vez más en una forma de que los críticos se calienten un poco antes de que empiece la competición en serio.

Ahora, con el telón de fondo de la guerra, posibles escándalos #MeToo,huelgas, uno de los directores de la Competición huyendo de su país para evitar la cárcel, y el director artístico del festival Thierry Frémaux queriendo "volver a poner el cine en el punto de mira" en lugar de centrarse en el escándalo, llega la última película del prolífico absurdista francés Quentin Dupieux, 'Le Deuxième Acte' ('El Segundo Acto'). 

¿Y por qué no? Teniendo en cuenta que Cannes ha dado el pistoletazo de salida: ¿Qué mejor manera de empezar que con una comedia? No sólo parece una elección acertada, sino que además acaba siendo una de las mejores películas de apertura que se recuerdan.

Comienza con dos amigos caminando hacia el restaurante de carretera del título. David (Louis Garrel) no está muy dispuesto a perseguir a Florence (Léa Seydoux). Ella, sin embargo, es persistente e incluso trae a su padre Guillaume (Vincent Lindon) a su encuentro, ya que está convencida de que David es el indicado.

¿El plan de David para salir de este romance desigual? Trae consigo al exuberante Willy (Raphaël Quenard), con la esperanza de poder emparejarle con Florence. Parece bastante sencillo en una especie de comedia romántica indie, pero como suele ocurrir en el mundo de Dupieux, el sinsentido no tarda en aparecer. Rápidamente descubrimos que la película tiene lugar en un plató de cine. No es que veas a ningún equipo o indicios físicos de ello. Sólo muchas rupturas de la cuarta pared y miradas a la cámara.

Y se intensifica. Hay meta, y hay 'meta'. Esto es lo último. Desde conversaciones inapropiadas que parecen sacadas del X feed de J.K. Rowling hasta acoso en el plató, madres poco impresionadas, mitos urbanos sobre el 'Titanic' de James Cameron y discursos llenos de ego sobre cómo hacer arte en un mundo que se está quemando es un esfuerzo vano y moralmente indefendible -a menos que Paul Thomas Anderson quiera darte un papel, y en ese caso, los elevados discursos sobre la inutilidad de hacer cine son rápidamente lanzados al sol-, los separadores de ambientes son realmente cosa del pasado aquí. Los actores saben que están haciendo una mala película. Una película con una banda sonora que se revela como la primera escrita y dirigida íntegramente por la IA.

Analizada, _'_El Segundo Acto' es un revoltijo desordenado de ideas que no aporta gran cosa en términos de comentario significativo. Aborda la cultura de la cancelación, el arte frente a los algoritmos, el futuro de la industria cinematográfica y el papel del cine en tiempos convulsos. Al pasar por alto estos aspectos que invitan a la reflexión, Dupieux puede poner a prueba la paciencia de los espectadores, que tendrán la sensación de que la película no dice gran cosa sobre nada en su forma singularmente artificiosa. Sin embargo, si se dejan de lado todos los deseos prepotentes de hacer comentarios incisivos y actuales en cada momento, hay mucho que admirar aquí.

Lo que podría haber sido un sketch bobalicón y borracho de su propia autoconciencia se eleva gracias a cinco excelentes interpretaciones, entre las que destaca la de Manuel Guillot, el nervioso propietario del restaurante. Su personaje (¿o no?) emerge como un extra con problemas de ansiedad que lleva toda la vida deseando participar en una película y cuya incapacidad para servir una copa de vino se convierte en uno de los mejores gags de la película. Es a través de sus personajes que Dupieux siembra una suave confusión sobre los límites difusos de la ficción y la realidad, en una especie de riff tonto sobre "Seis personajes en busca de autor" de Luigi Pirandello. Y a medida que se acumulan los giros meta, su película revela su profundidad, ya que trata sobre la simulación, la interpretación y, en los sombríos momentos finales de la película, sobre la verdad.

Puede que 'El Segundo Acto' no sea tan delirantemente inverosímil como el psicocinético asesino del director 'Rubber', su chaqueta homicida 'Deerskin' o su mosca gigante devoradora de perros 'Mandibles', pero satisface con creces. Y cuando la broma parece haber llegado a su fin con la adición de un bigote y una conversación sobre las dificultades de tener un perro, Dupieux termina con una nota amarga y otro plano secuencia épicamente largo que te hace querer gritar: "¡Viva el teatro del absurdo!".

Puede que los actores sepan que están en una mala película, pero el meta-giro final es lo mejor: este meta-universo que están protagonizando en realidad no lo es.

'Le Deuxième Acte' ('El segundo acto') inaugura la 77 edición del Festival de Cannes y ya está en los cines franceses.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Cannes 2024: Los 10 aspirantes a la Palma de Oro a los que hay que prestar atención

Messi, el perro de 'Anatomía de una caída', tendrá su propio programa de televisión en Cannes este año

Cannes 2024: Se anuncia el jurado completo de la competición, con Juan Antonio Bayona y presidido por Greta Gerwig