EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

¿Qué países europeos tienen el transporte público más barato y accesible?

Imagen de tranvías cerca del Banco Central Europeo en Fráncfort (Alemania).
Imagen de tranvías cerca del Banco Central Europeo en Fráncfort (Alemania). Derechos de autor AP Photo/Michael Probst
Derechos de autor AP Photo/Michael Probst
Por Rosie Frost
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Una nueva clasificación ha valorado el coste, la sencillez y la accesibilidad del transporte público en distintos países y capitales europeos.

PUBLICIDAD

Un nuevo informe de Greenpeace revela el estado del transporte público en 30 países europeos.

El grupo de campaña ha clasificado los países en función de cuatro criterios: la sencillez de sus sistemas de venta de billetes, la asequibilidad de los billetes de larga duración, los descuentos para grupos socialmente desfavorecidos y los tipos de IVA. El informe también analizaba las capitales individuales, calificándolas en función de las mismas categorías.

A cada capital y país se le asignó una puntuación sobre 100 puntos posibles.

Luxemburgo, Malta, Austria, Alemania, Chipre y España ocuparon los primeros puestos con puntuaciones elevadas por la facilidad de uso de los billetes y los descuentos. Tallin (Estonia), Luxemburgo y La Valeta (Malta) ocuparon los tres primeros puestos en la clasificación de ciudades.

Grecia, Croacia y Bulgaria se situaron al final de la lista de países, con Bulgaria sin puntos en ninguna de las cuatro categorías.

Por ciudades, Ámsterdam (Países Bajos), Londres (Reino Unido) y Dublín (Irlanda) obtuvieron las peores puntuaciones en coste y accesibilidad.

¿En qué lugares de Europa cuesta menos y más el transporte público?

Las ciudades con los billetes mensuales o anuales más baratos en estos momentos son Praga, Bratislava, Roma y Viena. En estos lugares, el coste ronda los 0,85 euros o menos al día tras el ajuste del nivel de precios.

Madrid también figura en la lista, pero sólo temporalmente, con su descuento del 60% en los billetes mensuales, vigente hasta el 30 de junio de este año. España también ha establecido la gratuidad de los trenes regionales y de cercanías para usuarios frecuentes hasta finales de 2023, aunque con algunas restricciones, como un máximo de cuatro viajes al día.

Las ciudades más caras de Europa fueron Londres, Dublín, París y Ámsterdam. Aquí los billetes te costarán más de 2,25 euros al día.

¿Puede el transporte público gratuito convencer a la gente de que no use el coche?

"No abogamos explícitamente por el transporte gratuito", afirma Herwig Schuster, experto en transporte de la campaña Movilidad para Todos de Greenpeace.

"Siempre decimos que el transporte debe ser asequible, pero no gratuito. No pasa nada si esto se hace en Luxemburgo, que es un país superrico".

En cambio, para la mayoría de los países es más fácil y justo aspirar a un precio en torno a 1 euro al día.

Pero aún quedan algunos casos atípicos como el de Luxemburgo en la lista.

Tallin fue una de las primeras ciudades en hacer gratuito el transporte público para los residentes en 2013, lo que ha provocado un aumento de la demanda del 1,2% desde su introducción.

RAIGO PAJULA/AFP
Pasajeros esperan en la estación de autobuses subterránea de Viru, en el centro de Tallin.RAIGO PAJULA/AFP

Luxemburgo fue entonces el primer país europeo en hacer que los billetes fueran gratuitos tanto para los viajeros como para los turistas extranjeros. Sin embargo, no ha conseguido animar a la gente a abandonar el coche.

Greenpeace señala que esto se debe probablemente a que más de 200 000 personas entran y salen de Luxemburgo, lo que significa que aún tendrían que comprar un billete para un país vecino.

"La gente suele ir de Alemania a Luxemburgo, de Bélgica a Luxemburgo y sigue utilizando el coche porque no es realmente útil si no pagan el tramo de Luxemburgo", dice Schuster.

En 2022, Malta se convirtió en el segundo país de la UE en hacer permanentemente gratuito el transporte público. Pero no incluye todas las formas de transporte: las líneas de autobús exprés y los transbordadores están excluidos.

PUBLICIDAD

Los usuarios del transporte público siguen necesitando mostrar una "tarjeta de billete Tallinja" que permite viajar gratis tras un único registro por una tarifa de 15 euros. Esto significa que el asequible transporte público de Malta es menos accesible para los no residentes.

¿Qué puede animar a la gente a utilizar el transporte público?

Greenpeace afirma que reducir el coste del transporte público es una de las formas "más fáciles y rápidas" de cambiar el coche por el tren y el autobús. También podría ayudar a combatir la crisis del coste de la vida y la creciente pobreza en el transporte.

Pero el coste del transporte público tiene que ser inferior al de un coche y merecer la pena, o la gente no lo utilizará. El informe señala que muchos países y ciudades han abaratado el transporte público en las últimas semanas, meses y años, pero aún queda trabajo por hacer.

"A corto plazo, la financiación es un problema en la mayoría de los países", afirma Schuster.

"Si se abarata el transporte público, lógicamente tiene que ser sufragado por el contribuyente, al menos a corto plazo".

PUBLICIDAD
Si se abarata el transporte público, el contribuyente tendrá que sufragarlo, al menos a corto plazo.
Herwig Schuster
Experto en transporte de la campaña Movilidad para Todos de Greenpeace

Sin embargo, existe un "enorme potencial" para desviar dinero de las subvenciones a los combustibles fósiles o introducir impuestos sobre los billetes de avión y el queroseno para pagar los precios reducidos de los billetes, añade Schuster. Una de las formas más sencillas de reducir el coste sería eliminar el IVA, ya que algunos países de Europa del Este tienen tipos de hasta el 20%.

"En un par de años, creo que todos los gobiernos podrían introducir ese tipo de precios justos".

También es importante facilitar la navegación por los sistemas con billetes sencillos. Schuster afirma que las tarjetas electrónicas que pueden utilizarse en todas partes -como las de los Países Bajos- son una buena solución. Sobre todo si se compara con Bulgaria, donde se pueden necesitar varios billetes para un autobús o para hacer transbordo.

Combinar bajo coste, buena infraestructura y un sistema de billetes sencillo de entender podría ser la mejor manera de animar a más gente a utilizar el transporte público.

¿Qué es un "billete climático" y podría ser la respuesta?

Según Greenpeace, varios países y ciudades progresistas han iniciado una tendencia europea hacia el llamado "billete climático".

PUBLICIDAD

Nuestra definición de "billete climático" es la de un título de transporte público válido para todos o la mayoría de los medios de transporte público... durante un periodo determinado", explica Schuster.

Tres de los 30 países -Austria, Hungría y Alemania- han introducido hasta ahora este tipo de billetes relativamente asequibles que pueden utilizarse en todo el país.

"Creo que el único modelo que se acerca bastante a nuestra [recomendación] es el austriaco, porque el billete climático austriaco cubre todos los medios de transporte. Así que se puede utilizar tanto en el campo como en el metro de Viena", afirma Schuster.

Greenpeace pide a todos los países europeos que aún no han reducido el coste del transporte público que introduzcan un billete climático. Los que ya han introducido este tipo de pases también tienen que mejorarlos.

John MACDOUGALL / AFP
Rolf Erfurt, Director de Operaciones de la empresa de transporte público de Berlín BVG (Berliner Verkehrsbetriebe), sostiene su tarjeta Deutschland Ticket.John MACDOUGALL / AFP

El análisis muestra que el "billete climático" ideal aún no existe en Europa. Pero hay algunas iniciativas interesantes que podrían mejorarse y aplicarse en otros lugares.

PUBLICIDAD

Por ejemplo, Schuster afirma que, aunque el modelo austriaco es bueno, resulta demasiado caro. El Deutschlandticket es más barato, pero no es válido en algunas redes de transporte urbano.

El billetaje transfronterizo, como en Luxemburgo, también es un problema en Europa. Si hay que comprar dos abonos nacionales de transporte público para recorrer sólo 30 km, un sistema como éste no resulta útil. Los descuentos confusos y variados para grupos socialmente desfavorecidos también pueden dificultar los desplazamientos por el continente.

"Eso tiene que cambiar y creo que es algo de lo que la Comisión Europea puede hacerse cargo e iniciar un proceso para facilitarlo", concluye Schuster.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Greenpeace se une a los ciudadanos italianos para demandar al gigante energético Eni

España pone a mitad de precio los billetes de Interrail por toda Europa

Los ministros europeos dan luz verde a las nuevas normas del mercado eléctrico