Video

euronews_icons_loading
La policía checa utilizó gas lacrimógeno y un cañón de agua para dispersar a los cientos de manifestantes que protestaban violentamente contra las restrcciones por la COVID-19