EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
Cientos de cometas volaban en la costa del Mar Negro búlgaro.

Video. Cometas al cielo por la protección de las aves en Bulgaria

Cometas de colores inundan el cielo sobre la costa búlgara del Mar Negro.

Cometas de colores inundan el cielo sobre la costa búlgara del Mar Negro.

Por undécimo año, los organizadores del evento, que se extenderá hasta los primeros días de septiembre, planean reunir a maestros fabricantes de cometas de diferentes países para exhibir sus creaciones durante uno o dos días en diferentes lugares de la costa búlgara del Mar Negro.

Martin Karnolsky, un entusiasta de las cometas, dice que es un pasatiempo desafiante. “Sin duda, esta afición requiere perseverancia y habilidad. Dicen que volar una cometa es como andar en bicicleta. Es más difícil para mí, pero podemos compararlo con los trucos en bicicleta, que ya no son fáciles y requieren mucho trabajo para aprenderlos. La fórmula es ejercicio y viento. ¡Volemos!."

El festival sigue las rutas migratorias de las aves a lo largo de la costa del Mar Negro y se conoce como “Via Pontica – Volando con los pájaros”. Toda la costa búlgara forma parte de la ruta migratoria de aves de norte a sur conocida como Via Pontica, y los organizadores están creando conciencia sobre la protección de las especies de aves en peligro de extinción y la preservación de la naturaleza.

“Muchas aves vuelan a lo largo de la costa de sur a norte y viceversa, esta es la ruta de la Via Pontica. En esta ruta decidimos organizar nuestro festival en siete lugares diferentes de nuestra costa del Mar Negro, tanto para promocionar la ruta migratoria como para presentar este espectáculo a un nuevo público”, dice el organizador del festival, Yuri Georgiev.

Las demostraciones de los clubes internacionales comienzan a primera hora de la mañana, cuando el viento envía a gran altura sobre el mar sus modelos únicos de cometas, algunas de ellas de tamaños impresionantes.

Cometas deportivas que vuelan muy rápido y crean formas complejas que deleitan al público.“Controlar una cometa es similar a andar en bicicleta”, dice Martin Karnolsky, uno de los participantes más experimentados en los festivales.

En los últimos ocho años**, ha sido miembro del equipo internacional Wind Hunters**, con sede en Singapur, pero ahora Martin, que es el único piloto búlgaro de un Revolution Kite, planea crear un equipo local de entusiastas de las cometas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Últimos vídeos

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD