Imagen de una calle de Tokio en el 13º aniversario de la 'tragedia de Fukushima'.

Video. Japón recuerda a los muertos del tsunami y la catástrofe de Fukushima

Japón ha conmemorado el 13º aniversario del enorme terremoto y tsunami que desencadenaron una fusión nuclear y dejaron inhabitables amplias zonas de la prefectura de Fukushima, con un minuto de silencio y actos conmemorativos, en los que las autoridades japonesas prometieron seguir apoyando la reconstrucción.

Japón ha conmemorado el 13º aniversario del enorme terremoto y tsunami que desencadenaron una fusión nuclear y dejaron inhabitables amplias zonas de la prefectura de Fukushima, con un minuto de silencio y actos conmemorativos, en los que las autoridades japonesas prometieron seguir apoyando la reconstrucción.

En la catástrofe que se produjo el 11 de marzo de 2011, fallecieron unas 20.000 personas y muchas más se quedaron sin hogar en las prefecturas de Miyagi, Iwate y Fukushima.

A las 14:46 horas, instante en el que aquel fatídico día se produjo el enorme temblor de tierra, que alcanzó una magnitud de alrededor de 9 grados en la escala de Richter, la gente de todo Japón se detuvo para guardar un minuto de silencio. En el céntrico distrito comercial de Ginza, en Tokio, la gente se detuvo a rezar en la acera mientras sonaba una campana que marcaba el momento.

Los actos de conmemoración se sucedieron por todo el país. Así, en una ceremonia en la prefectura de Fukushima, donde unas 20.000 personas aún no pueden regresar a sus hogares debido a la radiación, el gobernador Masao Uchibori prometió que la reconstrucción continuará mientras prosigue el trabajo de décadas de limpieza del emplazamiento nuclear. "No nos rendiremos", dijo. "Prometo, ante las víctimas del terremoto y el tsunami, que lograremos la recuperación cueste lo que cueste", añadió.

El 11 de marzo de 2011 un muro de agua de más de 15 metros de altura se abalanzó sobre la central nuclear costera de Fukushima Daiichi, destruyendo sus sistemas de suministro eléctrico y refrigeración, provocando la fusión de tres de sus seis reactores y arrojando radiación a las zonas circundantes. Inicialmente, la catástrofe obligó a más de 160.000 personas a abandonar sus hogares. Los trabajos para retirar los restos de combustible fundido, altamente radiactivo, aún no han comenzado en la central, y se espera que el proyecto general de desmantelamiento dure décadas.

En la ceremonia de Fukushima, el primer ministro Fumio Kishida renovó la promesa de que el Gobierno ayudará a garantizar puestos de trabajo, medios de subsistencia y el desmantelamiento seguro de la central, para que los antiguos residentes puedan regresar a sus hogares. "Seguiremos haciendo todo lo posible por la plena recuperación y el renacimiento, así como por la recuperación de la región nororiental", afirmó Fumio Kishida.

En los actos conmemorativos de este año también se ha recordado a las víctimas del devastador seísmo que sacudió la región centro-norte de Japón, Noto, el 1 de enero. Un suceso que desencadenó una nueva petición para que se revisen los planes de evacuación en todo el país, incluso en torno a las centrales nucleares. Kishida señaló a los periodistas que el Gobierno trabajaría para garantizar que la ruinosa central de Fukushima Daiichi sea desmantelada de forma segura y transparente, citando percances recientes, incluida una fuga de agua contaminada dentro del complejo de la central.

En un paso que el Gobierno y la Compañía Eléctrica de Tokio, TEPCO, consideran crucial para el desmantelamiento, en el pasado mes de agosto la central empezó a verter al mar aguas residuales radiactivas tratadas. Los controvertidos vertidos se han enfrentado a las protestas de los pescadores locales y los países vecinos; especialmente China, que ha prohibido las importaciones de marisco japonés.

En Tokio no se han celebrado servicios conmemorativos nacionales desde el 10º aniversario de la catástrofe, y los municipios de las zonas afectadas por la catástrofe celebran, ahora, servicios locales cada año.

Últimos vídeos