EventsEventosPodcast
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Francia busca inspiración en el extranjero para su cocina

La clásica sopa de cebolla francesa
La clásica sopa de cebolla francesa Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Jonny Walfisz
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Tras siglos de ser respetada como la cuna moderna de la gastronomía y la cúspide de la cocina, Francia planea enviar chefs al extranjero para perfeccionar su cultura culinaria y mejorar la comida tradicional que se sirve en casa.

PUBLICIDAD

De su mirepoix a su mise en place; de la Guía Michelin a las cinco salsas madre: La cocina francesa ha sido considerada durante mucho tiempo la cumbre de la gastronomía. Algunos consideran que Francia alberga la mejor comida del planeta.

Durante siglos, aspirantes a cocineros de todo el mundo han acudido en masa a sus escuelas de cocina, como Le Cordon Bleu de París, para formarse en los elevados estándares de la gastronomía francesa. Pero ahora, ante la creciente competencia y las críticas por tener menús cansados y poco imaginativos, el gobierno del presidente Emmanuel Macron quiere enviar a los chefs del país al extranjero para que aprendan del resto del mundo.

En un golpe contundente a la alta cocina francesa, la ministra de Negocios, Olivia Grégoire, anunció planes para permitir que los mejores talentos del país descubran y traigan de vuelta trucos de los oficios en otros países. "[La gastronomía francesa] se ha enfrentado al auge de la gastronomía extranjera desde finales de los años 90 y se ha visto rezagada por el rendimiento y la influencia de otros países", admitió Grégoire en rueda de prensa.

En el Bocuse d'Or, el campeonato mundial bienal de cocineros que se celebra en Lyon, los chefs franceses sólo han ganado dos veces en los últimos 15 años, a pesar de contar con la ventaja de jugar en casa. "Sería un error dormirse en los laureles y vamos a reafirmar nuestra preeminencia", añadió Grégoire.

"Está demostrado: nuestros competidores tienen ambición y medios, y desarrollan estrategias eficaces para hacer brillar sus cocinas. Nos toca a nosotros ser ambiciosos, estar dispuestos y armados para esta competición a escala mundial", declaró Alain Ducasse, uno de los chefs más laureados de Francia.

Solo los franceses podrían hacer estos caracoles apetecibles
Solo los franceses podrían hacer estos caracoles apeteciblesCanva

Se espera que una nueva resolución del gobierno francés que obligaría a los restaurantes a revelar cuánta comida se cocina en casa revele que la mitad de los restaurantes del país elaboran platos frescos.

Según el chefThierry Marx, dos estrellas Michelin, sólo la mitad de los 175.000 restaurantes franceses sirven comida casera. "Muchos de ellos sufren porque se comparan en precio con otros que utilizan platos precocinados, o incluso alimentos ultraprocesados sin avisar a sus clientes", explica.

Mirando al otro lado del charco, los franceses se plantean incluso pedir consejo a Gran Bretaña para rescatar su estancada cocina. A pesar de que una encuesta realizada el mes pasado mostraba que los franceses clasificaban la comida británica como la peor, el Ministro de Economía y Hacienda valora su talento para la mixología.

Si los mejores en coctelería están en el Reino Unido, entonces nuestros jóvenes aprendices deben poder ir allí durante cinco meses para perfeccionar sus habilidades
Bruno Le Maire
Ministro de Economía y Hacienda francés

Los franceses buscan consejo en toda Europa. En el mismo tiempo que han tenido un éxito menguante en el Bocuse d'Or, Dinamarca y Noruega se han llevado cinco de los ocho posibles máximos galardones.

Espárragos aderezados con salsa holandesa
Espárragos aderezados con salsa holandesaCanva

El Gobierno ha destinado 1,5 millones de euros de financiación pública al plan que enviará a chefs franceses al extranjero, junto con la creación de un centro de formación para jóvenes talentos y la creación de un instituto de Alta Gastronomía.

Queda por ver si este dinero es suficiente para devolver a Francia a la cima de la pirámide gastronómica, aunque el Gobierno también espera que la financiación privada complemente la inversión.

La gastronomía francesa sigue siendo una parte importante del poder blando del país. Un punto que no se le escapa al país, que nominó "El sabor de las cosas" como mejor película internacional en los Oscar de este año, por delante "Anatomía de una caída".

Mientras que "Anatomía de una caída" arrasó en los premios -incluida la Palma de Oro de Cannes- por su mordaz retrato del sistema judicial, El "sabor de las cosas" fue un glorioso paseo por las vistas y los olores de una cocina gourmet francesa de finales del siglo XIX.

 Protagonizada por Juliette Binoche y un Baked Alaska decadentemente preparado, era un espectáculo suntuoso, pero el hecho de que tuviera prioridad sobre la superior "Anatomía de una caída" dice mucho del orgullo que siente el país por su cocina.

Los franceses pueden considerar que su cocina es la mejor del mundo, y cuando se hace bien puede ser sublime. Pero si se les permite dormirse en los laureles, corren el riesgo de que su cocina se parezca a una salsa holandesa fría: antes lujosamente untuosa, ahora una bazofia congelada.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Cocina catarí: recetas tradicionales enriquecidas con ingredientes importados

Las delicias de la cocina asiática, peruana y polaca: joyas gastronómicas en Catar

El negocio de la sostenibilidad alimentaria se extiende a la cocina y a la industria hotelera