This content is not available in your region

Eslovaquia sigue dando pasos en la lucha contra el plástico

euronews_icons_loading
Eslovaquia sigue dando pasos en la lucha contra el plástico
Derechos de autor  euronews
Por Johannes Pleschberger

Eslovaquia aún no está preparada para decir adiós a las bolsas de plástico. Desde el verano, este Estado miembro de la Unión Europea (UE) ya ha prohibido muchos artículos de plástico de un solo uso, como platos y cubiertos. Pero ahora, el Gobierno eslovaco está alentando a los supermercados a reemplazar las bolsas de plástico con alternativas compostables. Esta iniciativa llega tras incrementarse en un tercio los envases de plástico en el país en los últimos años (2015-2018).

"Los plásticos no son tan malos en general. Tienen su propia finalidad y función en la venta de productos, están protegiendo los productos... Como minorista, debes preguntarte si todo lo que se empaqueta en plástico tiene que empaquetarse en plástico", dice Tomáš Bezák, portavoz Lidl Eslovaquia.

Al no existir una prohibición total del Gobierno sobre las bolsas, las cadenas de supermercados han comenzado a ofrecer alternativas, con éxito. Lidl vende bolsas ecológicas en Eslovaquia, lo que ha reducido el uso de bolsas de plástico en un 30% en sus tiendas.

"Algunas cadenas de supermercados están intentando destacar con su enfoque ecológico, lo que como ministro solo puedo elogiar", señala Ján Budaj, ministro de Medio Ambiente de Eslovaquia.

Desde que Eslovaquia introdujo un precio mínimo para las bolsas de plástico, su uso ha caído drásticamente, pero sigue siendo demasiado alto para los estándares europeos.

Portugal el mejor alumno, Lituania el peor

El país con el menor consumo de bolsas de plástico fue Portugal en 2019, con solo ocho bolsas por persona por año. Los eslovacos, en cambio, consumieron una media de 105 bolsas. A la cabeza de la lista se encuentra Lituania, donde cada persona consumió 332 bolsas en un año.

Suspenso en reciclaje

El potencial de reciclaje de los residuos plásticos sigue sin explotarse en la Unión Europea: se reutiliza menos del 30%. Y en Eslovaquia, terminan en vertederos el doble de residuos domésticos en comparación con la media de la UE.

"Si una bolsa de plástico termina en desechos residuales, generalmente va al vertedero porque estamos tirando el 50% de nuestros desechos, y está dañando el medio ambiente al degradarse a microplásticos y es dañino para el suelo, el agua y el aire", explica Ivana Maleš, instituto INCIEN para la economía circular.

Si bien Eslovaquia está tardando en reducir los desechos de las bolsas de plástico, quiere mejorar la situación con las botellas de plástico.

"Eslovaquia introducirá un depósito de 15 céntimos para las botellas de plástico en los supermercados a principios del próximo año", cuenta Johannes Pleschberger, Euronews, Bratislava.