EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Ciudades inundadas, subidas de precios y temperaturas récord: ¿Qué nos depara El Niño para 2024?

El lecho seco agrietado cerca de la orilla del lago Titicaca en época de sequía en Huarina, Bolivia.
El lecho seco agrietado cerca de la orilla del lago Titicaca en época de sequía en Huarina, Bolivia. Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Rosie Frost
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Se prevé que El Niño dure al menos hasta abril de 2024, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

PUBLICIDAD

Después de que el fenómeno de enfriamiento de La Niña concluyera a principios de 2023, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) declaró el inicio de El Niño el pasado mes de julio.

"Los efectos de El Niño sobre la temperatura global suelen manifestarse al año siguiente de su desarrollo, en este caso en 2024", afirma el secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

Como resultado de las temperaturas récord de la superficie terrestre y marina desde junio de 2023, el año pasado se convirtió en el más caluroso jamás registrado.). Este año podría ser aún más cálido, advierte Talaas.

"Esto se debe clara e inequívocamente a la contribución de las crecientes concentraciones de gases de efecto invernadero que atrapan el calor, procedentes de las actividades humanas".

El récord anterior se estableció en 2016 y fue el resultado de un fuerte año de El Niño combinado con los efectos del cambio climático. La OMM afirma que no hay dos fenómenos de El Niño iguales y que no es el único factor que impulsa los patrones climáticos globales y regionales.

Con temperaturas récord y la posibilidad de un 2024 aún más cálido, ¿cómo influye el cambio climático en El Niño en todo el mundo?

El Niño podría provocar más inundaciones en América

Si este año se produce un fuerte fenómeno de El Niño, el equipo científico de la NASA especializado en el cambio del nivel del mar ha señalado que las ciudades de la costa occidental de América podrían sufrir más inundaciones.

Esto se debe a un aumento de la frecuencia de las inundaciones provocadas por las mareas altas, que pueden anegar con agua de mar las carreteras y los edificios bajos.

Según el análisis del equipo, este invierno podrían producirse un mayor número de inundaciones en intervalos más cortos en ciudades como Seattle y San Diego. La Libertad y Baltra, en Ecuador, podrían sufrir hasta tres en 10 años.

Añaden que, fuera de los años de El Niño, este tipo de inundaciones no suele producirse en la costa occidental de América. Pero, para 2030, la subida del nivel del mar y el cambio climático podrían convertirlas en un fenómeno anual sin necesidad de El Niño.

Estas ciudades podrían sufrir hasta 10 de estas inundaciones en años de El Niño de aquí a 2030.

La sequía seca los lagos y estrangula las rutas marítimas

En el otro extremo, uno de los impactos que ya se está observando en algunas partes de América es la intensa sequía. Según las previsiones de los expertos, El Niño, el cambio climático y el aumento de la temperatura de los océanos podrían prolongar la estación seca en América Central y del Sur.

El pasado noviembre, el servicio nacional de meteorología e hidrología de Perú, Senamhi, descubrió que el nivel de agua de uno de los mayores lagos de Sudamérica, el lago Titicaca, había descendido 74 cm en los siete meses anteriores.

Un hombre camina sobre el lecho seco del lago Titicaca, en la Isla de Cojata, Bolivia, el 29 de septiembre de 2023.
Un hombre camina sobre el lecho seco del lago Titicaca, en la Isla de Cojata, Bolivia, el 29 de septiembre de 2023.AP Photo/Juan Karita

La extrema sequedad y el calor han provocado una evaporación del agua superior a la normal, y las escasas precipitaciones no han sido suficientes para llenar el lago. Con el cambio climático duplicando los efectos del fenómeno natural de El Niño, el lago Titicaca se acerca a un mínimo histórico.

A finales de 2023, la peor sequía de los últimos 70 años obligó a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) a hacer más recortes en el número de barcos que pasan por esta vía acuática vital.

PUBLICIDAD

Los niveles del lago Gatún, que es la principal fuente del agua utilizada en el sistema de esclusas del canal, cayeron a niveles sin precedentes. La ACP afirma que El Niño ha contribuido a la grave sequía.

Los buques de carga esperan en el Océano Pacífico para pasar por el Canal de Panamá durante las demoras en agosto.
Los buques de carga esperan en el Océano Pacífico para pasar por el Canal de Panamá durante las demoras en agosto.AP Photo/Agustin Herrera

El número de buques que pueden pasar ya se redujo a principios de año por primera vez en la historia, lo que provocó grandes retrasos.

Como el Canal de Panamá reduce enormemente el tiempo y la distancia que los barcos recorren entre los océanos Pacífico y Atlántico, su paralización ha aumentado el coste del transporte de mercancías por todo el mundo.

Dos fenómenos meteorológicos combinados

Una rara combinación de un fuerte fenómeno de El Niño en el océano Pacífico y un fuerte cambio de temperaturas en el océano Índico podría intensificar el calor y la sequía en Australia y el sudeste asiático. También provocaría inundaciones en África oriental.

PUBLICIDAD

El Dipolo del Océano Índico (DIO), a veces llamado el hermano pequeño de El Niño, se encuentra en una fase positiva de su ciclo en la que se produce un cambio hacia temperaturas frías en el este y cálidas en el oeste. Ninguno de los dos fenómenos climáticos es raro, pero la combinación de un fuerte IOD positivo y un fuerte El Niño es inusual.

Ambos están asociados a condiciones más cálidas y secas en el sudeste asiático y en gran parte de Australia. Cuando se producen juntos, pueden provocar un tiempo muy seco y olas de calor en toda la región, que podrían dar lugar a incendios forestales.

Un incendio localizado cerca de Bredbo, al sur de la capital australiana, Canberra, durante los devastadores incendios forestales de 2020.
Un incendio localizado cerca de Bredbo, al sur de la capital australiana, Canberra, durante los devastadores incendios forestales de 2020.AP Photo/Rick Rycroft

Ambos patrones se asocian también a un tiempo más húmedo en África oriental, que se está recuperando de varios años de grave sequía. Esto podría significar inundaciones más extremas.

Si El Niño se prolonga hasta 2024, podría debilitar el monzón indio y provocar menos lluvias.

PUBLICIDAD

Una vez más, los expertos dicen que no hay dos fenómenos iguales y que el cambio climático añade un nivel de incertidumbre sobre cómo este doble golpe podría compararse con los que se han visto en el pasado. Pero, al producirse en un planeta mucho más cálido, cualquier precipitación o sequía asociada tiene el potencial de ser más extrema.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

"Que Dios ayude a los que no tienen aire acondicionado": Las olas de calor arrasan Europa

Los países de la UE están lejos de cumplir sus objetivos de emisiones para 2030: España va bien

Temu, SKIMS o Shein: Las marcas de moda rápida puntúan cero en derechos humanos y políticas medioambientales