EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

Andriy Levishchenko.

Video. NO COMMENT | Un voluntario ucraniano toca el saxofón en medio de las inundaciones

Un voluntario ucraniano que ayudó a trasladar a civiles en bote hacia un lugar seguro desde la zona inundada de Kherson decidió tomar un descanso para ofrecer un alivio diferente: uno musical.

Un voluntario ucraniano que ayudó a trasladar a civiles en bote hacia un lugar seguro desde la zona inundada de Kherson decidió tomar un descanso para ofrecer un alivio diferente: uno musical.

Armado solo con su saxofón, Andriy Levishchenko subió al techo de una casa inundada para tocar su saxofón.

Un gesto de esperanza en tiempos difíciles

Rodeado de agua, Levishchenko interpretó el himno nacional ucraniano mientras los proyectiles rusos caían cerca.

Tras su interpretación, que resonó sobre las aguas inundadas incluso mientras los bombardeos continuaban, una mujer que pasaba en un bote expresó su aprecio y gritó "Gloria a Ucrania", agradeciendo a Levishchenko por "la mejor actuación musical" que había escuchado.

La melodía en medio del caos

Respondiendo a ello, Levishchenko elogió a los "héroes" de Ucrania y afirmó: "Quiero que la gente sepa que la vida sigue aquí".

La inundación ocurrió después del colapso de la presa de Kajovka la semana pasada en el río Dnieper.

Las zonas más afectadas por las inundaciones estaban situadas a lo largo de la parte baja del río, que se ha convertido en una línea divisoria de facto desde que las tropas ucranianas hicieron retroceder a las fuerzas rusas al otro lado del río en una contraofensiva el pasado otoño.

El músico que sueña con una Crimea libre

En una entrevista, Levishchenko, de 46 años, que antes de la guerra trabajaba en logística y transporte de mercancías, dijo que de joven aprendió a tocar el clarinete en una escuela de música, y que luego empezó a tocar el saxofón durante la pandemia de coronavirus.

Levishchenko dijo que su sueño es tocar algún día el himno nacional en Crimea, que visitaba regularmente cuando era niño y está ocupada por Rusia desde 2014.

"Crimea es para mí algo muy, muy querido... muy personal", afirmó.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Últimos vídeos

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD