Las autoridades kazajas han reconocido haber arrestado a un millar de manifestantes en las ciudades de Almaty y Nur-Sultán cuando protestaban contra las elecciones del pasado fin de semana. Alegan que el nuevo presidente, Kasim-Yomart Tokáyev participó en unos comicios en los que no existía rival.
Leer artículo completo

Más sobre Noticias