EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Nicolas Schmit: La UE necesita una agenda social "valiente" para revitalizar el Pacto Verde

Nicolas Schmit: La UE necesita una agenda social "valiente" para revitalizar el Pacto Verde
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Isabel Marques da Silva
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La UE necesita una agenda social "valiente" para revitalizar el Pacto Verde, afirma Nicolas Schmit. El principal candidato de los socialistas y demócratas a las elecciones europeas expuso a Isabel da Silva Marques, de Global Conversation, sus puntos de vista sobre la revisión del Pacto de Migración.

La Unión Europea necesita una agenda social valiente para revitalizar el Pacto Verde. También hay que revisar la política migratoria del bloque en lo que respecta a los acuerdos financieros con países autocráticos. Estos son algunos de los planteamientos de Nicholas Schmit, principal candidato de los socialistas y demócratas a las elecciones europeas, y nuestro invitado en The Global Conversation.

PREGUNTA: Tras cinco años en la cartera de Empleo y Derechos Sociales, bajo la dirección de Ursula von der Leyen, ¿por qué decidió presentarse a la presidencia de la Comisión Europea?

RESPUESTA: Creo que después de los cinco años en los que intentamos poner la cuestión social en el centro, me di cuenta que aún quedaba mucho por hacer. Creo que es el momento adecuado para que la socialdemocracia se haga con la comisión después de un periodo tan largo, porque hemos tenido durante 30 años, bueno durante 25 años, presidentes conservadores de la comisión. Es hora de cambiar.

P: Cuando se les pregunta en los sondeos, los ciudadanos suelen decir que algunas de sus prioridades son exactamente las cuestiones sociales que interesan a los socialistas: la protección del empleo, una economía más integradora, la lucha contra la pobreza. Entonces, ¿por qué la extrema derecha sigue seduciendo a tantos votantes y por qué los socialistas y demócratas siguen apareciendo en segundo lugar en esos sondeos?

R: Vivimos en un periodo muy incierto. Es incierto por diferentes razones. Estamos saliendo de grandes crisis: la crisis de la COVID, la crisis financiera, que en realidad no está tan lejos. Tuvimos momentos difíciles para muchísimos ciudadanos europeos debido a la inflación. Tenemos una guerra en Europa. Así que creo que esta incertidumbre, más el tema de la migración, ha pasado a ser el centro de los debates.

Los partidos de extrema derecha están jugando con el miedo. No proponen nada, pero juegan con el miedo.

Y finalmente, los partidos de extrema derecha están jugando con el miedo. No proponen nada, pero juegan con el miedo. Y creo que esto crea esta situación especial. Pero aún nos quedan algunas semanas para demostrar que no se trata de miedo, sino de crear confianza.

P: ¿Y qué tienen en su programa los socialistas y demócratas para dar esa sensación de seguridad?

R: En primer lugar, creo que somos muy claros en política social. Queremos continuar con una política social muy activa. Tenemos que volver a unir a nuestras sociedades. Se trata de cohesión social, de justicia social.

La segunda cuestión es combinar lo social y el Pacto Verde. Creo que tenemos que hacer más hincapié en la dimensión social del Pacto, así como en la dimensión económica e industrial. Esto está en nuestro programa.

Y la tercera será afirmar claramente nuestro firme compromiso con la democracia.

P: En la agenda social pudieron aprobar algunas nuevas directivas: Salario mínimo adecuado, Trabajo en plataformas digitales, Transparencia salarial. Pero luego fueron bastante suavizadas por los gobiernos. ¿Le frustra la dificultad para conseguir que la legislación más innovadora llegue realmente a la vida de la gente?

R: Bueno, no estoy totalmente de acuerdo con la idea de que se hayan suavizado, especialmente la directiva sobre el salario mínimo, que en realidad no se ha suavizado. Incluso fue reforzada por el Parlamento Europeo, especialmente en lo que respecta a la negociación colectiva, que es un aspecto muy importante.

La otra, la de las plataformas digitales, se suavizó un poco. Creo que esta es la forma en que funciona la UE, sobre la base de compromisos, y ninguna propuesta procedente de la Comisión sale y se adopta tal cual se propuso. Así es como funciona Europa.

P: ¿Cree que subvencionar más a la industria, ser más audaces como Estados Unidos y China para proteger nuestras industrias, nuestros empleos, empleos de calidad, como ha mencionado, es algo que sólo sería posible a través de un Fondo de Inversión?

R: Tenemos que orientar las ayudas y subvenciones, especialmente para un cierto número de desarrollos tecnológicos, para la innovación, para la transformación de procedimientos, procesos y productos innovadores en el mercado. No estoy en contra de las subvenciones, pero yo no diría que la única manera de seguir siendo competitivos ahora es subvencionando.

Esta es la forma en que funciona la UE, sobre la base de compromisos. Ninguna propuesta procedente de la Comisión sale y se adopta tal cual se propuso.

Ahora bien, es obvio que Europa necesita capacidad de inversión, porque cuando competimos con Estados Unidos o China, ellos invierten enormes cantidades de dinero. Y si comparamos cuánto invierte Estados Unidos en inteligencia artificial y en ciertas tecnologías, incluidas las tecnologías verdes, Europa está muy por detrás. Y aquí creo que tenemos que hacer más. Y por eso necesitamos una capacidad de inversión, porque de lo contrario Europa no se mantendrá al día o incluso no liderará ciertas industrias, que es lo que deberíamos hacer.

ARCHIVO - Nicholas Hartnett, propietario de Pure Power Solar, fija un panel solar en el tejado de una casa en Frankfort, Kentucky, el lunes 17 de julio de 2023.
ARCHIVO - Nicholas Hartnett, propietario de Pure Power Solar, fija un panel solar en el tejado de una casa en Frankfort, Kentucky, el lunes 17 de julio de 2023.Michael Conroy/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.

P: Siempre existe la sombra de una posible guerra comercial con China. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha dicho que podría utilizar todas las herramientas de defensa comercial disponibles. ¿Cree que existe ese peligro de guerra comercial con China? ¿Y cómo podríamos contrarrestar sus subvenciones y esas prácticas desleales?

R: China es ahora un actor importante en la economía mundial. Pero China no respeta una serie de normas. Esperábamos que las respetara en el contexto de la Organización Mundial del Comercio, que se ha debilitado drásticamente. Ahora, una guerra comercial no beneficia a nadie.

Pero al mismo tiempo, Europa no debe ser ingenua y debemos defender realmente nuestros intereses, sobre todo cuando tenemos la sensación de que China no nos respeta, con prácticas de subvención y dumping. Y Europa tiene que ser más audaz y más, mucho más, activa y rápida.

P: ¿Incluso con sanciones?

R: Si hay un problema de dumping, como el que tenemos en algunas tecnologías... especialmente tecnologías vinculadas a las tecnologías verdes, como los paneles solares, estamos esperando demasiado tiempo. No estamos reaccionando con suficiente rapidez. Así que creo que Europa, en este nuevo contexto global, tiene que ser más audaz. Pero, al mismo tiempo, creo que tenemos que seguir hablando con China.

P: También invierten y crean empleo. ¿Le preocupa el tipo de empleos e inversiones que están haciendo? Algunos Estados miembros están bastante interesados en tener inversiones chinas...

R: Sí, lo sé, sobre todo por los coches. Hungría atrae ahora a la industria automovilística de China. No me preocupa. Creo que las empresas europeas siguen invirtiendo mucho en China, así que no podemos decir: "bueno, nosotros invertimos en China, pero vosotros no podéis invertir aquí". Por cierto, siempre es una cuestión de reciprocidad. Y este tema de la reciprocidad tiene que situarse en el centro en nuestra relación con China.

P: Hablemos de otro sector de actividad. Si no me equivoco, he oído que su trabajo soñado de niño era ser agricultor. Y estos profesionales son algunos de los protagonistas de las grandes protestas contra la nueva normativa para salvaguardar la biodiversidad y acelerar la acción por el clima. ¿Cuál es su estrategia para ganarse su confianza?

R: Hemos visto durante los últimos años y décadas que los ingresos de los agricultores han disminuido. Hemos asistido a subidas inmensas de sus costes de producción, pero sus ingresos, sus precios, no han reflejado estos aumentos. Creo que tenemos que reflexionar sobre hasta qué punto también es adecuada la idea de un funcionamiento de mercado puro, porque penaliza, finalmente, a muchísimos agricultores. En muchos casos, los pequeños y medianos agricultores tienen grandes dificultades.

P: ¿Pero les daría más apoyo tecnológico y financiero?

R: Este es otro hecho: cómo apoyar la transformación de nuestra industria agrícola, de nuestra agricultura. También introducir tecnología, obviamente es importante. Estamos desarrollando la inteligencia artificial. ¿Cómo apoyar a los agricultores con inteligencia artificial u otros medios tecnológicos?

ARCHIVO - Una aplicación GPS para labrar los campos para la siembra en Ocean Mist Farms en Castroville, California, el martes 2 de julio de 2013.
ARCHIVO - Una aplicación GPS para labrar los campos para la siembra en Ocean Mist Farms en Castroville, California, el martes 2 de julio de 2013.Michael Macor/San Francisco Chronicle

Al final, también se trata de la burocracia. Estoy de acuerdo en que si el agricultor pasa más tiempo en la oficina que en el campo, es algo que no es normal. Pero, al final, los agricultores tienen un gran interés en el éxito de un Pacto Verde justo, socialmente y económicamente.

P: Me gustaría hablar ahora del nuevo pacto sobre migración y asilo, que fue algo muy complicado. Ha requerido dos años. También podría ayudar a crear más puestos de trabajo con los inmigrantes económicos, cuando la población europea está envejeciendo, pero se hace mucho hincapié en la externalización. Los acuerdos con gobiernos autocráticos en Túnez, Egipto, Mauritania -este último, por cierto, beneficia mucho a España que tiene un primer ministro socialista-. ¿Qué opina de esa dimensión, en lugar de crear las vías legales para que esta gente venga aquí e incluso enriquezca a la sociedad?

R: Soy bastante reacio a estos acuerdos, que todavía tienen que demostrar su eficacia. Ahora estamos gastando enormes cantidades de dinero, dándoselo a diferentes regímenes o gobiernos como el tunecino.

Sabemos que las autoridades tratan muy mal a los refugiados. Todavía tenemos el problema de Libia, donde no hay un verdadero gobierno allí, hay incluso dos gobiernos. Tenemos la cuestión en Egipto. Así que soy bastante reacio a este tipo de acuerdos, que…

P: ¿Los revisaría o incluso los anularía?

R: Creo que tenemos que revisarlos y sobre todo, ver cómo podemos hacer las cosas de otra manera. Porque tampoco sabemos exactamente cómo se utiliza el dinero. Esa es otra cuestión. Ahora he oído que también ha habido un acuerdo con Líbano, para mantener a los sirios lejos de Europa. Nadie sabe exactamente cómo se gastará el dinero anunciado en Líbano, dada la situación del gobierno libanés, que es en cierto modo un gobierno muy débil, con las influencias de Hizbulá y otros.

P: Para usted, se trata más bien de supervisar lo que se hace. Pero Europa no avanzará hacia un modelo como el del Reino Unido, el de Ruanda. Tenemos a Italia haciendo acuerdos con Albania...

R: Estoy absolutamente en contra de lo que llamamos el modelo Ruanda. Va en contra de los derechos básicos y fundamentales sobre los que se construye Europa. Así que delegar el tratamiento de los refugiados a Ruanda o...

P: ¿Albania?

R: O Albania, sí. Es una cuestión, diría yo, de no respeto a la dignidad humana.

P: Hablemos un poco de la situación en Oriente Medio. Sabemos que al gobierno israelí ya no le importan las peticiones de los aliados de no hacer ninguna operación en Gaza, concretamente en la ciudad de Rafah. ¿Cuál debería ser la reacción de la Unión Europea, a la que tanto se acusa de doble moral al no imponer sanciones, ni siquiera suspender o revisar el Acuerdo de Asociación?

R: Esta es una pregunta que no podemos eludir para siempre. Porque si esto sigue así, si se excluye cualquier solución política, si se excluye cualquier camino hacia un alto el fuego... ¿qué queda entonces? Tiene que haber algún tipo de señal fuerte.

De lo contrario -estoy totalmente de acuerdo con usted-, hay un doble rasero y no podemos permitirnos un doble rasero. Y no es sólo nuestra juventud la que nos critica, sino también en muchas otras partes del mundo. Así que estoy totalmente a favor de un enfoque mucho más duro.

Manifestantes propalestinos participan en una manifestación con motivo del Día de Al Quds, en Londres, el viernes 5 de abril de 2024.
Manifestantes propalestinos participan en una manifestación con motivo del Día de Al Quds, en Londres, el viernes 5 de abril de 2024.Kin Cheung/Copyright 2024 The AP. All rights reserved

P: Hablar de doble rasero es normalmente por las comparaciones con Ucrania. ¿Cree que la Unión Europea podrá ayudar sola a Ucrania si Donald Trump es el próximo presidente de Estados Unidos, por ejemplo?

R: Creo que tenemos que hacer lo que sea necesario. Decir "bueno, Europa no es capaz de hacerlo" es una invitación a Putin. Así que tenemos que hacer lo que haga falta. En ese sentido, tenemos que movilizar más recursos. Tenemos que acelerar nuestra producción, especialmente de municiones, pero también de otros equipos. Esto no es fácil porque el tiempo apremia.

Si Putin gana esta guerra, tendremos muchas sorpresas muy peligrosas.

P: Hay más voluntad política de crear una estrategia europea de defensa y seguridad. Pero la cuestión más espinosa es siempre de dónde saldría el dinero y cuál sería la solución para conseguir más recursos para financiar los instrumentos del sistema de defensa.

R: Europa está amenazada y la gente no siempre se da cuenta de que estamos amenazados. De nuevo, las últimas declaraciones de Putin son una clara amenaza contra Europa. Yo siempre digo: ¿te imaginas a Churchill diciendo en 1940: "Bueno, no estoy seguro de poder resistir contra los nazis porque no sé cómo financiarlo"? ¿te lo imaginas?

No. Y esa es la situación en la que estamos. Y por eso Europa tiene que dar ahora un paso más. Y si la manera de hacerlo es tener más capacidad europea, capacidad financiera para soportar y acelerar sus propias capacidades de defensa y seguridad, tenemos que hacerlo.

P: ¿Cree que los llamados países frugales estarán de acuerdo?

R: ¿Entre los países frugales? Están los que están en la frontera, los finlandeses, los suecos. Están en la frontera. Y, por cierto, todos estamos en la frontera. Y creo que es una cuestión esencial -incluso diría que en cierto modo existencial- para Europa ahora. Porque si Putin gana esta guerra, tendremos muchas sorpresas muy peligrosas.

Y por eso hay que tomar decisiones ahora. No se trata de discutir qué tipo de seguridad de defensa necesitaremos tener en los próximos diez años, no, tenemos que tomar la decisión porque la amenaza es ahora. No es dentro de diez años. Es constante.

P: Nos acercamos a la fecha de las elecciones. Es probable que se produzca un ascenso de la extrema derecha. Probablemente tendrán una mayor representación en el Parlamento Europeo. ¿Cuáles deberían ser los límites de las alianzas cuando Ursula von der Leyen dijo que su partido, el PPE, podría plantearse obtener el apoyo de los ultraconservadores del grupo ECR? En ese caso, ¿deberían los socialistas quedar automáticamente fuera de tal coalición?

R: De ninguna manera. Quiero ser muy claro. No hay manera de tener ningún acuerdo, pacto o lo que sea con la extrema derecha. Porque me he dado cuenta de que, con el PPE, hacen una distinción muy especial entre la extrema derecha... la extrema derecha “decente” y la extrema derecha paria. Cuando miro a la llamada extrema derecha “decente”, ¿quiénes son estas personas? Son Vox. Son admiradores de Franco. Son admiradores de Mussolini. Son el partido PiS, que estuvo a punto de abolir el Estado de Derecho en Polonia y fue sancionado por la Comisión.

Entonces, ¿dónde está la extrema derecha decente? No existe. Y es por eso que no hay manera de tener ningún arreglo para una compra de votos. Porque la extrema derecha es inteligente, no darán sus votos por nada. Así que pedirán concesiones sobre cómo se definirá la política europea.

P: ¿Así que la agenda moderada de von der Leyen dejaría de ser moderada?

R: Bueno, yo no abogo por una agenda moderada, sino por una agenda valiente. No se trata de moderación..

P: En comparación con la extrema derecha.

R: Sí, porque en un periodo en el que tenemos tantas dificultades y problemas, intentarían realmente influir en esta agenda. Su idea, su concepción de Europa es fundamentalmente diferente de la nuestra, los socialdemócratas. Pero supongo que ahora ya no estoy seguro de la concepción del PPE, porque la concepción del PPE está muy vinculada a los antiguos Demócrata-Cristianos.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen en la conferencia federal del partido CDU, en Berlín, el miércoles 8 de mayo de 2024.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen en la conferencia federal del partido CDU, en Berlín, el miércoles 8 de mayo de 2024.Kay Nietfeld/(c) Copyright 2024, dpa (www.dpa.de). Alle Rechte vorbehalten

Ahora bien, sé que para los verdaderos demócrata-cristianos no hay forma de tener una alianza con cualquier forma de extrema derecha. Y esa es también nuestra posición. Soy muy claro. Aquí no hay manera de llegar a un acuerdo.

P: ¿Qué opina de la posibilidad de que el Consejo ni siquiera vuelva a seguir el esquema del candidato principal y seleccione a otra persona para el puesto?

R: Debo decir que no voy a entrar en este tipo de especulaciones. No, pero esperemos al resultado y entonces, creo, habrá que tomar una decisión y estoy seguro de que habrá fuerzas que digan: "tenemos que atenernos a las expectativas de los votantes."

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Elecciones europeas, Procaccini: "La próxima Comisión Europea será de centro-derecha"

El comisario europeo de Ampliación niega haber amenazado al primer ministro de Georgia

Von der Leyen reafirma su intención de llegar a un acuerdo con Meloni